Discogs: ¿trabajo colaborativo o explotación de idiotas?

4.7/5 - (24 votos)

Estoy casi seguro de haber tratado este tema por aquí en algún otro artículo, pero por si acaso no lo he hecho o para los que no lo leyeran en su momento aquí va un resumen rápido: como muchos otros aficionados a los discos de vinilo, hace un tiempo introduje mi colección completa en Discogs con el objetivo de tener siempre un listado a mano y evitar comprar dos veces discos que ya tuviera. Si también lo habéis hecho es probable que os hayaís encontrado con que alguna de vuestras ediciones no figura en la base de datos. En mi caso me vi obligado a introducir varias, incluyendo algunas por las que me han llamado la atención algunos imbéciles que consideran que las he introducido mal o que incluso me las he inventado.

Dejé pasar el tema porque la verdad es que no tengo el tiempo ni la paciencia de lidiar con idiotas, pero me encuentro que estos días, cuando tendría que estar tranquilo descansando para olvidar a otros idiotas con los que por desgracia sí tengo que lidiar obligatoriamente en mi “trabajo de verdad”, me están llegando continuas notificaciones de Discogs al correo informando de que uno de esos payasos que se han autoerigido en policía de la integridad de la base de datos de Discogs vuelve a la carga y pide la eliminación de uno de los registros.

Es bastante gracioso que a mí, que llevo dos décadas trabajando de manera profesional con bases de datos de verdad, que conozco la teoría y que incluso he ayudado en el diseño de alguna, me tengan que llamar la atención por, y cito textualmente, “contaminar” Discogs con registros de dudosa existencia. Y si fuera de otra manera lo mismo hacía caso, pero a mí me enseñaron que las cosas hay que pedirlas con educación y así lo suelo hacer, pero cuando alguien va de listo y utiliza un tono que no me parece el adecuado pues le mando a tomar por el culo.

Llegados a este punto he decidido además que pueden hacer lo que les salga de los mismos cojones. Si quieren eliminar uno o varios de los registros que he creado que lo hagan. Hace tiempo que decidí que jamás voy a volver a trabajar gratis para una plataforma que se va a lucrar gracias al tiempo de la gente (para eso ya lo hago en esta web). Porque queda muy bonito decir eso de que Discogs es una plataforma de “trabajo colaborativo”, pero ese término debe de ser un eufemismo de “nos creáis el contenido gratis, pringaos”. Se trata de una explotación de incautos, ni más ni menos, aunque de alguna manera todas estas corporaciones (y Discogs lo es, que no os engañen) han logrado que a casi todo el mundo le parezca cool algo que no es más que una nueva cara del viejo capitalismo.

Y antes de que nadie me acuse de incoherente por denunciar la plataforma pero hacer uso de ella… pues sí, lo mismo soy bastante incoherente, pero empiezo a tener una edad y un carácter que me acerca más al abuelo Simpson que a gente de rectos e incorruptibles valores morales. Pero qué queréis que os diga, nunca dije que fuera un modelo a seguir.

Comentarios

Comentarios