‘Breakdown’ y ‘Cinema Panopticum’ de Thomas Ott

3.7/5 - (24 votos)

El historietista germano-suizo Thomas Ott suele realizar breves cómics sin apenas texto y con el negro como color dominante. Las imágenes hablan por sí solas para perturbar al lector, más bien al observador. Ediciones La Cúpula está reeditando parte de su obra; el pasado año hizo lo propio con “Hellville” y “El número” y ahora es el turno de “Breakdown” y “Cinema panopticum”.

Aparecen en ambas el personal y característico estilo del autor: historias cortas, cuyos puntos en común son las situaciones y ambientes cargados de angustia y tensión. Relatos mudos en los que de forma expresiva se expone lo macabro… lo violento y en los que las figuras parecen sobresalir del papel gracias a la técnica del rayado y el juego de negativo fotográfico con el blanco sobre el negro como protagonista. Figuras físicamente monstruosas y personajes inadaptados que ocupan espacios oclusivos que mezclan fondo y forma y que recuerdan a las pinturas del alemán del periodo de entreguerras Otto Dix.

La primera de las obras –“Breakdown”– es un conjunto de relatos de atmósfera densa donde tendrán lugar ceremonias paganas, escaramuzas en sucias alcantarillas, suicidios, asesinatos, recuerdos infames, masacres sangrientas y alegorías imposibles. La segunda –“Cinema Panopticum”– es una feria en cuya barraca se invita al espectador a internarse en la oscuridad de la psique humana a través de unos relatos que basculan entre la broma macabra y el más absoluto de los espantos.

Duro y crudo Thomas Ott con su perturbador imaginario reflejado en “Breakdown” y “Cinema Panopticum”.

Comentarios

Comentarios