Todocoleccion: por qué lo abandoné y por qué lo desaconsejo

1.8/5 - (203 votos)

Como comprador de elepés con una frecuencia casi compulsiva, a lo largo de los años he comprado mucho en tiendas físicas y he conocido y usado -y abandonado- diversas plataformas y tiendas online. Pero por alguna razón hasta hace aproximadamente unos cuatro años, mi paso por Todocoleccion, la respuesta nacional a sitios como eBay, era poco menos que testimonial. Estaba registrado y puede que hubiera realizado alguna compra suelta, pero ese diseño como de hace dos décadas me inspiraba muy poca confianza.

Cuando los gastos de envío desde el extranjero empezaron a subir de manera exponencial, supongo que empecé a volcarme más en el mercado nacional, lo que tal vez sea la razón por la que en los últimos tres años he llegado a adquirir una cantidad de discos bastante elevada en Todocoleccion. Ya sabemos que los precios de ciertos discos, sobre todo de las ediciones extranjeras, suelen estar bastante inflados en nuestro país -esto lo puede atestiguar cualquiera que compre y que se haya molestado en comparar precios-, pero el hecho de que los gastos de envío resulten algo más baratos suele compensar.

Aunque parezca que todo está a favor de que nos inclinemos hacia Todocoleccion frente a, qué sé yo… Discogs, la verdad es que, como suele ocurrir también bastante a menudo, el producto nacional es mucho más cutre. Y no hablo simplemente de diseño, que Discogs también necesitaría alguna que otra mano de pintura, sino de funcionamiento técnico: tú no puedes por ejemplo meter en tu cesta artículos de varios vendedores y comprarlos por separado -algo que sí se puede hacer en Discogs-, sino que una vez que le das al botón el sistema entiende que quieres comprar todo de todos a la vez y en todas partes. Y aunque parezca que sabiéndolo no hay mucho problema, os recomiendo que no hagáis compras individuales desde la aplicación de móvil porque aunque únicamente veáis lo que estáis comprando en ese momento y no os aparezca por ninguna parte el resto de la cesta, os estáis comprometiendo a comprar todo. Comenté esto al incompetente y borde servicio de atención al cliente de Todocoleccion, sugiriendo que se pudieran formalizar las compras vendedor por vendedor. Su respuesta fue más o menos que así estaba el tema y que la siguiente tuviera cuidado en un tono que parecía más de bronca que de ayuda. Tampoco parece demasiado lógico que ante una puja en los últimos segundos, el sistema retroceda la cuenta atrás otros tres minutos; a no ser que este mecanismo esté pensado para que la gente se pique y siga subiendo los precios hasta que se canse o se le vaya de las manos.

Basándome en todo lo anterior y en varios “intercambios de pareceres” con el personal de atención de la plataforma, he llegado a la conclusión de que Todocoleccion no cuida al comprador, lo que es lo mismo que decir que no le importa su satisfacción como cliente. De hecho Todocoleccion aparentemente apenas ejerce algún tipo de control sobre los vendedores. En otra ocasión detecté que un vendedor tenía decenas de discos piratas a la venta. Soy contrario a comprar ese tipo de artefactos, pero allá cada cuál lo que haga con su dinero. Lo que no me parece para nada ético es que quien los venda oculte este hecho y que haya gente que piense que está comprando copias genuinas de… no sé, “Apple” de Mother Love Bone, por poner un ejemplo, en estado prístino por 18 pavos. Y otro día si queréis hablamos de los precios de locura que están alcanzando ciertas cosas pero… ¿18 pavos? Ni de puta coña… La cuestión es que hablé con el vendedor para decirle que ese eufemismo de “rara edición” que utilizaba podía conducir a ciertos compradores a creer erróneamente que estaban comprando un disco oficial, pero básicamente se mofó de mí, por lo que puse en conocimiento del servicio de atención de Todocoleccion lo que había observado y vinieron a decirme que no podían hacer nada. Yo creo que no querían, por la respuesta se intuía que no se iban a tomar ni la más mínima molestia en comprobarlo, vaya.

Ya he comentado que Todocoleccion es un poco cutre, y algo que redunda en esta idea y en la de que el comprador pinta poco es el sistema de valoración: un vendedor puede cambiar el sentido de su voto si, por la razón que sea, el comprador está descontento con la compra y le deja una valoración negativa. Y cuando digo cambiar es cambiar, no eliminar el voto: hace un tiempo hablé con un vendedor porque consideraba que el estado de los discos que le había comprado no se correspondía con la descripción de los anuncios. Siempre que me pasa algo así procuro ser educado y esta vez no fue la excepción, pero me encontré con un vendedor que aparte de mostrarse tremendamente faltón, me acusó entre otras cosas de tener el plato estropeado y no tener ni idea de discos de vinilo. Y eso que le dije que no tenía ni ganas ni intención de devolver los discos, pero que era buen comprador y que esperaba un detalle por su parte en futuras compras. ¿Su respuesta? Cambiar la valoración que me había puesto de positiva a negativa y poner en el comentario que intentaba extorsionarle. Obviamente yo, que todavía no había dejado la mía, expliqué de la manera más resumida que pude lo que había ocurrido, y tras algún que otro intercambio de mensajes poco amables llegamos al acuerdo de eliminar cada uno la valoración que le habíamos dejado al otro. Valoraciones de quita y pon y, al parecer, de manera infinita mientras no pase el tiempo máximo. Ya me diréis qué valor tiene ese sistema de confianza.

Y no creáis que eso de que cuando te llega el disco el estado sea mucho peor de lo que ponía en el anuncio sea algo raro, porque es bastante común. Con según qué precios pues igual pasas de tomarte la molestia, pero no hace demasiado también que tuve que devolver un álbum porque estaba que se caía a trozos. El vendedor no me puso ninguna pega, pero claro, como mínimo palmas los gastos de envío.

El problema más reciente que he tenido con la plataforma y la gota que ha colmado el vaso ha sido por un paquete que después de dos semanas no había llegado. Eso en territorio nacional es raro raro raro. Consulté primero con el vendedor, que se limitó a decirme que era bajo mi responsabilidad porque había elegido el envío ordinario: me pedía 7,50 euros por enviar tres singles; días antes había enviado yo un LP con más peso y había pagado la friolera de 6,81… así que me negué. Y no me vengáis con el tema del coste del embalaje que ya sabemos que el 95% de los vendedores utilizan cajas recuperadas de otros envíos o cogen cajas de cartón y preparan ellos un paquete de aspecto lamentable y en algunos casos bastante endeble. Al recurrir a Todocoleccion se limitaron a tirar de manual para responderme más o menos lo mismo, que el problema era mío y que la próxima ya sabía lo que había. Y resumiré todo lo que pasó a continuación; baste decir que el vendedor optó por tomar un tono agresivo, Todocoleccion directamente se lavó las manos con unos correos en un tono que me parece poco apropiado para dirigirse a un cliente (y menos a un cliente con cerca de 500 artículos comprados) y yo me cabreé hasta tal punto que decidí dos cosas: 1- que jamás voy a volver a comprar en esa mierda de plataforma; y 2- que iba a escribir un artículo contando mis experiencias porque, entre otras cosas, amenacé con hacerlo y parece que me tomaron a chufla.

No sé si mi pataleta experiencia le servirá a alguien, pero espero que Google haga su magia y veamos un mañana sin vendedores estafadores y plataformas que piensen más en los compradores, que no olvidemos que son los que pagan, que en tíos mierdas y miserables.

PD: por supuesto que no opino que todos los vendedores que trabajan con Todocoleccion sean unos miserables, generalizar está muy feo…

Comentarios

Comentarios