3.9/5 - (25 votos)

A primeros de los 90 del siglo pasado Guns N’ Roses dominaban el mundo del rock ‘n’ roll y nada hacía presagiar que en unos pocos años la banda iba quedarse despojada de todos sus miembros originales salvo Axl Rose y a iniciar una travesía del desierto que finalizaría ya en este siglo cuando tras varios lustros finalmente “Chinese Democracy” viera la luz a finales de 2008.

Pero volvamos a aquella primera mitad de los años 90, cuando las giras de los grupos de primera fila se alargaban literalmente durante años y la industria estaba dispuesta a apoyar a las bandas con el lanzamiento de multitud de singles. El éxito de los dos volúmenes de “Use Your Illusion” fue tal que tanto Slash como incluso Gilby Clarke pudieron lanzarse en solitario en proyectos que entonces eran todavía paralelos. Hasta Duff McKagan se permitió el lujo en 1993 de editar “Believe In Me”, un irregular disco grabado durante jornadas muertas de la mastodóntica gira de Guns N’ Roses que le permitió sin embargo al bajista montar una banda y salir de gira como telonero de los alemanes Scorpions.

El resto de la historia más o menos todos la conocemos: Axl fue expulsando a toda la banda en los años posteriores al lanzamiento de “The Spaghetti Incident?” (también editado en 1993), hasta quedarse solo y con los derechos del nombre del grupo.

Mientras tanto los años de excesos sin límite pasaron factura a un Duff que, ante el riesgo de irse al otro barrio, recibió la motivación necesaria para limpiarse definitivamente y, además de comenzar a llevar una vida más sana, decidió ocupar su tiempo matriculándose también en la universidad en su Seattle natal. Como sabemos también, McKagan no abandonó la música: en 1996 había lanzado como parte de la superbanda Neurotic Outsiders el único álbum del grupo y en 1998 se editó el disco homónimo de 10 Minute Warning, la banda punk de la que había formado parte en sus inicios. Un año después la racha tendría que haber continuado con “Beautiful Disease”, su segundo álbum en solitario bajo el nombre de Duff McKagan, pero por culpa de los tejemanejes de la industria discográfica, el disco sería archivado y hasta el día de hoy permanece inédito, aunque gracias al milagro de internet -a veces sirve para cosas buenas- los fans hemos tenido acceso a sus canciones todos estos años.

Lo gracioso del caso es que Geffen Records, sello que iba a publicar el álbum, incluso fabricó CDs promocionales del disco con número de referencia GEFD-A-25303 y gracias a ellos, supongo, hemos tenido acceso a sus canciones. Según la Wikipedia, la fecha de lanzamiento estaba fijada para el 5 de febrero de 1999, coincidiendo con el cumpleaños de Duff y de hecho existe una portada, aunque su origen es incierto porque el mencionado material promocional no incluía ninguna. Pero aún teniendo toda la campaña en marcha, la fusión entre Polygram -entonces sello matriz de Geffen- y Universal aparcó el lanzamiento y nunca más se supo. Ni siquiera las colaboraciones de Slash o de Izzy Stradlin ayudaron a que finalmente el disco viera la luz. El interés de la industria sin duda estaba virando hacia otros sonidos y gente como Duff y sus ex compañeros de banda se veían ya como dinosaurios de una época mucho más políticamente incorrecta.

Dejando a un lado el componente de fanatismo y el aura que le confiere ser un disco “fantasma”, “Beautiful Disease” es una obra muy interesante en la que vemos ya al McKagan compositor que dejaría su impronta en el proyecto posterior Loaded. Aquí también grabaría gran parte de los instrumentos él solo, aunque entre los colaboradores tenemos por ejemplo a Mike Bordin de Faith No More a la batería. Para la obra, Duff recuperó dos temas anteriores, el inicial “Seattle Head” que ya había grabado como cara B de un single de Neurotic Outsiders (y que después regrabaría por segunda vez para el debut de los mencionados Loaded –“Dark Days”– junto con “Superman” y “Then and Now”) y “Mezz”, uno de los cortes que se habían incluido en el disco de 10 Minute Warning. Desde un punto de vista estilístico, no puede encuadrarse “Beautiful Disease” en un género concreto; el disco es más bien una muestra de todos los sonidos que ha practicado Duff durante su carrera y como digo a mí personalmente me parece el preludio de lo que luego sería “Dark Days”. Ni que decir tiene que recomiendo su escucha a todos los fans de McKagan que todavía no lo hayan hecho. El track list completo es como sigue:

“Seattlehead”
“Who’s to Blame”
“Superman”
“Song for Beverly”
“Put You Back”
“Shinin’ Down”
“Missing You”
“Hope”
“Holiday”
“Then and Now”
“Rain”
“Beautiful Disease”
“Mezz”

Tal vez algún día veamos “Beautiful Disease” editado en formato físico. Sería de justicia.

Comentarios

Comentarios