‘As Bestas’ de Rodrigo Sorogoyen

5/5 - (2 votos)

Tenso thriller rural psicológico que narra la confrontación entre dos familias que ven y viven distintas realidades con respecto al territorio que habitan reflejado además en el conflicto entre el lugareño y el foráneo. Por un lado, una pareja francesa se instala en una aislada aldea gallega con la intención de poner en marcha su proyecto de vida, con actividades tradicionales cercanas a la naturaleza y el mundo tradicional: vender productos de sus huerto en el mercado local y restaurar casas para atraer visitantes y evitar la despoblación. Una idea de vida al margen de las asfixiantes reglas del mercado. Por otro lado una familia autóctona con la pesada carga del ingrato y poco productivo trabajo agrícola y ganadero soportado generación tras generación. Viven pared con pared en el disperso hábitat rural gallego.

La propuesta de una multinacional dedicada a la explotación de energía eólica para instalar aerogeneradores eléctricos generará la discordia, ya que o venden todos los propietarios o la compañía no compra. Es en este irreconciliable cruce de caminos en el que ambas familias entrarán en conflicto. Los unos ven una oportunidad única para cambiar de vida y alejarse precisamente de sus orígenes para buscar una posible nueva vida en la ciudad, para los otros será una amenaza del mundo del que precisamente tratan de escapar. Cada postura se carga de razón con buenos argumentos en defensa de sus intereses… de nuevo las energías renovables de fondo como en la película «Alcarrás» comentada en esta misma web (ver aquí).

Conflicto como metáfora entre la legitimidad sobre decidir ¿quién impone su derecho sobre el territorio? ¿quien vive desde siempre o el recién llegado que la defiende? La familia nativa recurre a la intimidación y el amedrentamiento. Momento en el que en la primera parte de la trama aparece la tensión y violencia interna psicológica que se materializa también en externa y física que el uso de la cámara en mano dota de un realismo… perturbador.

Los mejores momentos se producen en cambio en los diálogos en los que ambas posturas intentan buscar una solución al conflicto. Espectacular duelo en el que, como si de un western se tratara, se produce un crucial diálogo a muerte en lugar de en un árido y polvoriento salón de un poblado del lejano oeste norteamericano, en una húmeda y oscura taberna de una aldea gallega en excepcional plano secuencia.

Complejas personalidad excelentemente interpretadas por los hermanos Anta, (Luis Zahera y Diego Anido), la pareja formada por Antoine (Denis Menochet) y Olga (Marina Foïs) esta última protagonista absoluta de la segunda parte en la que la violencia no se evidencia pero está en el ambiente en desasosegante suspense. Excelentes interpretaciones sobre todo la de Luis Zahera que solo verle… y oírle da miedo. La naturaleza también aporta, la densidad y oscuridad del noroeste peninsular y la noche como amenaza… siendo pocas las escenas luminosas relacionadas a momentos de esperanza. La segunda parte cambia y aunque menos espectacular supera a la primera pues el duelo continúa bajo parámetros totalmente distintos… y sorprendentes.

Comentarios

Comentarios