‘Utama’ de Alejandro Loayza Grisi

4.2/5 - (22 votos)

Opera prima del cineasta boliviano que en un tono semidocumental, a ritmo pausado y con la cámara fija en planos amplios, narra las difíciles condiciones de vida en el altiplano andino y la cada vez más amplia brecha existente entre los modos de vida tradicionales y modernos. Lo hace describiendo más con imágenes que con palabras, la austera vida diaria de una pareja de ancianos Virginio y Sisa que sobreviven dedicados al ancestral pastoreo extensivo de llamas. Dedicación que agoniza por la extrema sequía que pone de manifiesto el grave problema climático global. Alejados de un progreso tecnológico que es precisamente el que provoca la degradación medioambiental de su forma de vida ya de por sí dificultosa, los ancianos se verán ante el dilema de tener que elegir si seguir resistiendo en su natural hábitat o adoptar nuevas formas de vida en la ciudad.

Dos mundos lejanos y cercanos a la vez, cuyo nexo de unión es Clever, el nieto urbanita de buenas intenciones que llega para tratar de convencer a los endurecidos ancianos sobre la necesidad de trasladarse paradójicamente a la ciudad, que no se muestra aunque siempre está presente y que en esta película es una metáfora muda de un desarrollo insostenible. Tres personajes con carácter, pero entrañables y razonables que chocan con sus argumentos, sobre todo abuelo y nieto, ante la observadora, reflexiva y resignada mirada de la abuela.

Dos mundos obligados a entenderse que solo la cercanía de la muerte en forma de enfermedad parece acercar en una perspectiva en altura, la que ofrece el cóndor en el amplio cielo solo recortado por la vital montaña. Realismo mágico con la que se muestran las señales de la naturaleza que Virginio sabe interpretar, pero no Clever. Señales que el director dirige también al espectador con el sonido del viento, de los animales y principalmente con la continuada y profunda respiración entrecortada de Virginio… que al igual que «Dersu Uzaala», el protagonista de la película del mismo nombre dirigida en 1975 por el gran Akira Kurosawa, se aferra a territorio y a su forma de vida.

Comentarios

Comentarios