Los Enemigos – Madrid (Sala Lula 28 y 29-10-2022)

3.8/5 - (25 votos)

El largo fin de semana vacacional y alguna cita festivalera, provocaron una menor afluencia de público en la tercera cita de los Universarios enemigos; y un ambiente de inicio más frío que los tumultuosos dos primeros conciertos de quince días antes. Con las banda más engrasada y sin fisuras, salvo problemas de sonido en forma de acoples y Josele luchando con los pedales de su guitarra, llegó el turno de celebrar las canciones de «Nada», disco de 1999 y último en estudio de su primera etapa.

Fino con algo más de protagonismo cantó «Razas de Caín», «No se lo cuentes» y en el tiempo de interpretar repertorio abierto «Océano». Presentaron como inédita en directo «¡Con dios!» y curiosamente fue muy celebrada la íntima «Ná de ná». En «An-tonio» y rescatando canciones de otros discos como «Alegría», el protagonismo fue para Chema con muy buenos momentos en la batería, a base de percusión en la primera e incluso bongos en la segunda, aportando sonoridades diferentes y muy vivas al aluvión de guitarras de la banda. El respetable comenzó a animarse.

En el capítulo de faltas, de este disco no tocaron el instrumental «TTL» que hubiera funcionado bien como «intro», «Claro que arde» y sobre todo «Héroe o basura» que alguien pidió tímidamente, pero con «Animal» se acabó «Nada» y comenzó el rico y fructífero viaje por la máquina del tiempo enemiga, peregrinaje sonoro con el que los fieles, ya sí… se lanzaron al desenfreno del más o menos repertorio habitual de estas sesiones. Sin sorpresas, pero siempre estimulante para los que ésta era su tercera presencia y arrebatador para los que se estrenaban (se vieron caras nuevas).

El día siguiente tocaba despedida con dos discos para la ocasión «Tras el último no va nadie» de 1994 y el aún reciente y sobre todo vigente «Bestieza». Con un ambiente más animado de inicio y con la banda sonando firme y sin fisuras, con mucho brío y soltura fueron sonando las canciones directas y arrolladora que si en estudio suenan como un torbellino, en directo multiplicaron su efecto huracanado: «Mar de sendas», «Vendaval», «La ofensa» y «Menos que un perro» más «Las tornas» que por su empuje se cuela con buen criterio entre el repertorio moderno.

Del gato pasaron al perro dijo Fino señalando los carteles luminosos de las portadas, aunque fueron alternando ambos, junto a los primeros clásicos que no faltaron ninguna de las cuatro noches celebradas. «La espera» y sobre todo «Sin hueso» fueron muy bien acogidas, con emoción la primera y trascendencia especialmente la segunda, además de «La carta que no» que no ha faltado en los bises durante este ciclo como recuerdo a los amigos que quedaron en el camino.

Volviendo al febril guitarreo «¿Por qué yo?» produjo loca algarabía tras veintitantos años sin aparecer en directo en una jornada más divertida para el público que se hizo el cuatro por cuatro, al disfrutar con los discos de más canciones ‘nuevas’, pero también para el resto con el demoledor repertorio clásico: «Desde el jergón», «Carnaval», «La cuenta atrás», «John Wayne», «Complejo», «Septiembre», «Dentro», «Paracaídas»… en un final de delirio colectivo rematado con el actual y nuevo clásico «7000 canciones». Emocionante epílogo para un esfuerzo de resultados satisfactorios.

Comentarios

Comentarios