The Dead Daisies – ‘Radiance’ (SPV 2022)

3.7/5 - (21 votos)

Tras la publicación de este ya quinto disco de estudio del grupo con base australiana, creo que ya nadie duda de que lo mejor que pudo hacer David Lowy allá por 2019 fue fichar a la llamada «voz del rock», el ínclito Glenn Hughes, a la sazón personaje imprescindible en la ya larga historia de la música rock.

Con esta incorporación, The Dead Daisies acabaron imprimiendo a su primer trabajo con el inglés al frente («Holy Ground», SPV, 2019) un sello «bluesy» que difícilmente hubieran podido alcanzar los registros de cualquiera de los dos anteriores vocalistas, Jon Stevens y el ex Mötley Crüe, John Corabi. No es una crítica, es un hecho objetivo y probablemente ya descrito en esta página con anterioridad.

A pesar de las recientes manifestaciones de su compañero de andanzas musicales, Doug Aldrich (ex Whitesnake, ex Dio, etc…), comentando la avanzada edad y los ritmos de gente como David Coverdale o el mismo Hughes, la voz de este último no parece haber acusado en demasía el paso de estos tres años desde su debut con los Daisies. Muy al contrario, sus cuerdas parecen estar en forma permanentemente. Ojalá tengamos la oportunidad de comprobar eso de los ritmos de gira del inglés, de 71 añazos, si se deciden a acercarse por aquí en la presentación de este magnífico «Radiance».

Si bien The Dead Daisies ha venido siendo desde su formación en 2012 una suerte de line up de mercenarios por la que han pasado buena parte del los nombres importantes del hard rock actual (Marco Mendoza, John Tempesta, el citado John Corabi, Deen Castronovo, Tommy Cufletos, etc…), parecen haber encontrado en el cuarteto Lowy-Hughes-Aldrich-Tichy una formación con la que no solo se encuentran cómodos, sino con la que también facturan trabajos de la categoría y la talla de este último «Radiance», donde aúnan casi a partes iguales clasicismo y actualidad musical.

En esta web, y yo personalmente en varias ocasiones, hemos manifestado eso de que la reseña de un disco no debería tratar de desgranar técnica y compositivamente uno por uno los temas de una obra musical hasta desnudarlos por completo, despojándolos de su esencia. No. Para mí la crítica musical debe ser otra cosa y con este «Radiance» tiene poco sentido no hacerlo así. Estamos hablando de un grupo compuesto por gente de experiencia y solvencia más que sobradas y demostradas para entregarnos otra obra de una calidad fuera de toda duda ¿Que tranquilamente podrían publicar un mal disco aun con todo lo dicho? Obviamente, pero no es el caso y por tanto aquí volvemos a entrar en el terreno de las emociones que transmite la música, sin tener en cuenta las filias o fobias que podamos tener hacia un músico determinado.

Estamos ante una obra donde no sobra un solo tema, independientemente de la difícil primera escucha de alguno que otro; donde esa voz bluesy de Hudges encaja a la perfección en todos y cada uno de los estribillos; donde los riffs y solos de Aldrich generan una densa atmosfera de la que es difícil escapar y donde tanto Lowy como Tichy son los encargados de engrasar un conjunto final para dotarlo de sentido y robustez.

Un perfecto planteamiento al que le siguen el perfecto nudo y el perfecto desenlace.

Si canciones como «Hypnotize yourself», «Shine On», «Born to Fly», «Face your Fear», «Corageous», «Cascade» o «Not Human», no te hacen desear frente estar a un escenario en el que descarguen Hudges, Aldrich y compañía, o no estás en el foro correcto ahora mismo o no estás vivo. No hay muchas más posibilidades.

Comentarios

Comentarios