‘La madriguera dorada’ de Cătălin Partenie

4/5 - (20 votos)

El escritor rumano narra el tránsito entre la adolescencia y la juventud de Fane, un chaval que curiosea entre diferentes grupos de jóvenes de mayor edad que él. Todos ellos tienen inquietudes rockeras en el contexto de la Rumanía de finales de los 80, bajo el régimen dictatorial de Ceaucescu. Bandas e individuos por tanto que… de forma más o menos clandestina abrazan el rock como forma de evadirse de un sistema monolítico, estandarizado y aburrido con nulas expectativas de futuro.

En algo menos de ciento ochenta páginas, de forma directa y sin rodeos, se diferencian dos partes que inteligentemente el autor consigue solapar de forma natural. Siempre narradas desde la primera persona de su personaje principal, en la primera parte se presenta al protagonista en su viaje iniciático vital con la música como vía de escape. Fane curioso e inquieto conocerá a un estudiante de Filosofía que toca la batería en un garito donde trabaja Oksana como camarera.

Los tres encuentran en la «madriguera dorada» su refugio, un lugar donde ensayan, se evaden, comen… y hasta ríen divertidos. Se forma así un triángulo de amistad el que se vislumbra levente un velado amor que refleja las dificultades de este viaje iniciático bajo la muda y asfixiante opresión del poder. A través de las vivencias de sus protagonistas se muestran además los anhelos de una juventud esperanzada en cambiar su vida fuera del país, viendo que nada cambia en el suyo, pues no perciben que en el año 1988 el bloque comunista estaba dando sus últimos coletazos.

En la segunda parte, ya en 1989, el panorama político, económico y social del país se hace explícito, coincidiendo con la separación de los tres habitantes de la idílica madriguera que se dispersan por diferentes lugares. La caída del Muro de Berlín y el Bloque del Este se narra en relación al protagonista y las personas que lo rodean a la vez que a Paul y Oksana ausentes, aunque viviendo los acontecimientos directamente también pero en otros lugares.

Una historia de final sorprendente, con parajes divertidos de referencias musicales como la recurrente «Mistreated» de Deep Purple con David Coverdale a la guitarra y personajes secundarios curiosos. Obra epistolar de rasgos autobiográficos (el autor tocó en su juventud en bandas de rock y es actual profesor de filosofía) que apunta con tino a dos direcciones antagónicas pero curiosamente convergentes, la personal iniciación y apertura a la vida y la impersonal decadencia y muerte de un sistema político.

Comentarios

Comentarios