‘Obra maestra’ de Juan Tallón

4.2/5 - (21 votos)

Historia ocurrida en la realidad que narra la desaparición de la escultura Equall-Parallel/Guernica-Bengasi de Richard Serra, cuatro monumentales bloques de acero de un peso en total en torno a las 38 toneladas de peso que desaparecieron sin dejar rastro después de haber estado expuestos en el Reina Sofía el año de su inauguración en 1986, conmemorando precisamente la apertura de dicho Museo de Arte Contemporáneo.

Tallón construye una especie de novela por referirnos de algún modo a la obra, ya que «Obra Maestra» se mueve a mitad de camino entre el reportaje y la ficción, el disparate y el sainete, el falso ensayo o la no ficción a base de distintos puntos de vista que se van complementando en perfecto equilibrio. Lo hace a través del testimonio monologado en primera persona de más de 70 personajes que tuvieron mayor o menor relación o contacto con la obra perdida. Hablan sobre la misma, sobre su creador el norteamericano de abuelo mallorquín Richard Serra, de los policías que investigaron la desaparición, de los responsables del museo, de los críticos del mundo del arte y del propio escritor… entre muchos otros.

Con un título que delata la ironía no exento de mala baba, el autor enfoca el increíble hecho de las desaparición de tan voluminosa y pesada obra, en el que el lector participará de forma activa en el intento de esclarecer una trama que va cambiando a la vez que avanzamos en nuevas exposiciones y puntos de vista sobre los hechos.

La obra funciona como thriller clásico, pero es además una reflexión sobre el proceso creativo artístico que se traslada además al proceso de creación literaria. Desde dentro, desde la propia literatura como generadora de curiosidad artística. Los límites del arte tanto escultórico como literario en el que se llega a cuestionar la validez de una obra tanto en su original, como en una copia de misma si el artista así lo decide. También incluso para acercarse a la figura de Richard Serra y a los escultores minimalistas del pasado siglo XX.

Contada libremente en cuanto a la línea temporal, las páginas siguen un esquema en el que los saltos cronológicos no impiden que el lector pueda seguir con claridad las pesquisas sobre el paradero de la obra desaparecida que, según el personaje en cuestión que hable de ella, aportará percepciones muchas veces  contrapuestas sobre los hechos. Difícil definición en definitiva la de este, eso sí, disfrutable libro que engancha sobre todo por cómo está contada más que por el desenlace de la trama en sí.

Comentarios

Comentarios