Germán Salto – ‘Germán Salto’ (Gran Salto Adelante 2022)

3.7/5 - (24 votos)

El madrileño Germán Salto es uno de esos personajes de nuestra escena musical que se pueden calificar definitivamente de diferentes, ya que lo que practican no tiene muchos espejos en los que mirarse dentro de nuestras fronteras. Y tras dos singles y dos largos anteriores firmados como ‘Salto’, ahora, un lustro después de su anterior álbum, regresa con una obra que ha titulado simplemente con su propio nombre completo. Desconozco si este cambio en la denominación del proyecto tiene algo que ver con la naturaleza algo distinta de esta nueva empresa, pero tendría todo el sentido del mundo.

Dicho esto, nuestro protagonista no se ha alejado dramáticamente de anteriores propuestas -al menos en el fondo-, pero digamos que sí ha dado un nuevo barniz que no había utilizado anteriormente a las nueve pistas que componen el álbum de la mano del productor Iñigo Bregel. También hay que señalar la adopción del castellano, cambio que suele resultar traumático para muchas bandas y solistas, pero que Salto solventa con sorprendente facilidad y cierta ayuda (Santi Campos compone un par de letras y colabora en otra).

Lo primero que sugiere al oyente el sonido de «Germán Salto» es una producción de la década de los años 70, algo suponemos buscado por el tipo de disco y el concepto detrás de él. Salto ha confesado estar obsesionado durante los últimos años con Burt Bacharach, y aquí podemos ver su influencia en toda una serie de orquestaciones que dan lustre a unas composiciones de pop redondo. Y no porque las mejoren, sino porque las realzan. Incluso el experimento de incluir dos versiones de «Solo el tiempo» acaba saliendo bien porque los diferentes arreglos convierten la composicion en prácticamente dos canciones distintas.

Por lo demás, Salto ha compuesto unos temas atemporales de puro pop que lo mismo pueden gustar a los aficionados al pop de entre los 60 y lo 70, como a los amantes del Meat Loaf de «Bat Out of Hell», los seguidores del glam y el hard rock clásico o, simplemente, los fans de la música sin prejuicios. Y puede que a primera vista no tenga sentido, pero esta media hora de música consigue enganchar y maravillar, y no necesariamente por ese orden. Como decía, son clave en la construcción del álbum los arreglos orquestales de Iñigo Bregel, pero la forma en la que están encaradas las voces y los coros probablemente tengan tanta importancia como esas orquestaciones.

Creo que puedo afirmar que con «Germán Salto», el artista y piloto madrileño ha alcanzado cotas de creatividad inéditas por estos lares. Y con ello no quiero decir que no haya grandes compositores y músicos creando obras de entidad en nuestro país, sino que no se me ocurren muchos otros nombres que hayan tomado la dirección que ha tomado Salto con este breve pero impresionante nuevo álbum. Se me ocurre una palabra para ello: trascendente.

Comentarios

Comentarios