‘George Sprott 1894-1975’

3.8/5 - (24 votos)

George Sprott 1894-1975

SETH (Random House Mondadori)

«George Sprott 1894-1975» es una novela en imágenes según indica su portada, firmado por SETH, seudónimo de Gregory Gallant. El historietista canadiense reflexiona de forma existencial, casi metafísica, sobre la vida a través de un personaje ficticio con trazas de real, el protagonista que da título a la obra, un hombre que dedicó gran parte de su juventud al estudio de las latitudes árticas y a su divulgación en un programa de televisión local durante casi toda su vida.

Un hombre por tanto con cierta influencia pues sin llegar a ser alguien famoso, tampoco es anónimo pues tiene una considerable audiencia y cierto grado de influencia. En este sentido la obra es también un pequeño homenaje a los medios de comunicación, sobre todo la televisión de finales de los 60 y años 70 como elemento ayudó a consolidar el estilo de vida norteamericano que, desde lo local, conseguirá crear un ideal colectivo previo a la posterior globalización de los medios de comunicación en red.

Una historia dividida en distintos capítulos, que ocupan una cara cada y en la que diferentes personas que le rodearon hablan sobre él, conformándose así una especie de puzzle con el que aproximar al lector la figura del protagonista desde distintas perspectivas… a veces antagónicas, por lo que cada lector creará su propia imagen sobre la personalidad de George. Un narrador que se reconoce a sí mismo como caótico exponiendo los distintos episodios de forma aleatoria, sin guardar la línea cronológica temporal, ayudará también a crea esa visión de George no del todo definida.

Aunque el autor da pistas sobre el personaje con la inclusión de unos acertados capítulos en flashback donde aparecen momentos de la infancia, juventud y madurez de George en los que predomina la imagen sobre la palabra… acercamiento eso sí, sin certezas. Pocas respuestas pues a las tantas preguntas planteadas en el fragmento que ha introducido esta obra… pues lógicamente no las hay… ya que son los grandes enigmas existenciales de la humanidad. Desde el principio hasta el fin.

Comentarios

Comentarios