«Compartimento nº6» de Juho Kuosmanen

3.8/5 - (25 votos)

Compartimento nº6 – JUHO KUOSMANEN
(Elokuvayhtiö Oy Aamu, Achtung Panda! Media, Amrion, Kinokompaniya CTB, Eurimages)

«Rail movie» escenificada en un tren muy alejado de sus días de esplendor, incluso cutre, el Transiberiano de los años posteriores a la caída del comunismo. En él, los dos protagonistas viajan desde Moscú hasta Múrmansk en el Círculo Polar Ártico teniendo que compartir estancia. Dos personas que en principio, más que antagónicas… parecen incompatibles hasta el extremo.

Solo una de ellas, Laura, ha sido previamente retratada por el director, que aunque sin profundizar mucho, en un preámbulo necesario pero que despista pues parece otra película, retrata al personaje como una joven finlandesa un tanto anodina e insegura, aspirante a arqueóloga que estudia en Moscú, donde mantiene una relación sentimental con Irina, una mujer activa y acomodada en el círculo cultural de la ciudad cuya relación se muestra como desigual, como desiguales son los mundos en los que viven… idealizando la joven Laura la forma de vida de la más madura Irina. Juntas iban a realizar el viaje para visitar la citada área del norte donde se encuentran unos petroglifos prehistóricos.

Finalmente Laura realiza el viaje sola y es aquí donde comienza la historia… en el claustrofóbico espacio del compartimiento del vagón de tren en el que se encuentra con Ljoha, un ruso con el que tendrá que compartir viaje y cuya presencia es la de un auténtico gañan, borracho y con atisbos de peligroso real por su actitud y lenguaje del que poco se sabe de su vida, aunque se intuye.

El agobio se acentúa tanto en el interior como en el exterior, por la aplastante atmósfera del invierno ruso en el nunca parece que sea de día. Interiores y exteriores excelentemente iluminados con tonos ocres y amarillo vahído los primeros, con los que el director muestra una decadente aunque cálida nostalgia.

La película fluye al ritmo de la vieja máquina: le cuesta arrancar, pero con paciencia, la del espectador, irá avanzando con parsimonia y centrando su objetivo, al igual que las vías del ferrocarril dirigen el destino de esta historia cuyo trayecto es el principal valor de la misma y no el destino final. El empeño por llegar como excusa para dejar atrás parte de una vida poco perfilada pero llena de dudas… sobre todo ella.

La narración se compartimenta según el tren avanza hacia el norte, parando en las cada vez más, destartaladas, inhóspitas y frías ciudades. Paradas más o menos largas donde se suceden breves episodios que serán clave para el acercamiento de ambos personajes, que de forma creíble gracias a las buenas interpretaciones de Seidi Haarla y Yuriy Borisov irán, si no entendiéndose sí aceptándose… en buenas e inesperadas escenas como la surrealista estancia de ambos en casa de una mujer supuestamente madre de Ljoha… y es que el humor… a la finlandesa y el absurdo, junto al alcohol, no faltan en esta cinta en cuyo ambiente el cine de los reconocidos Mika y Aki Kaurismaki.

El viaje llega a su destino, en un muy magnífico tramo final en el que… entendiendo los sentimientos sin necesidad de palabras, la aceptación gradualmente se ha convertido… más que en amor en cariño, o al menos no en un amor convencional, pues ambos son conscientes de lo que son y pueden dar. Llegar a los petroglifos que estudia Laura y que Ljoha por fin interioriza en su vocabulario servirán como metáfora tanto de un mundo antiguo más allá del retrato de la Rusia comunista que hace el director finés, como de las vidas de ambos… ‘conocer el pasado es aceptar tu presente para afrontar un futuro… sea este estando juntos o no’.

Comentarios

Comentarios