‘Cómo componer una canción’ de Jeff Tweedy

3.9/5 - (24 votos)

Recuerdo haber leído hace bastantes años un artículo en el que se comentaba cierta polémica que rodeó a Nick Cave cuando se hizo público que acudía religiosamente a una oficina cada mañana para trabajar en lo suyo: la composición. Por lo que recuerdo, se comentaba que muchos fans del australiano se sintieron defraudados al conocer que Cave no creaba canciones como de la nada, esperando que le llegara la musa de la inspiración mientras que se dedicaba a la indolente vida del rockero.

Los fans -o al menos los fans que no han perdido cierto grado de inocencia- queremos creer que hay algo romántico en todo esto de crear canciones, que la inspiración es caprichosa, llega por sí sola y simplemente hay que estar atento para atraparla cuando pasa a nuestro lado. Igual que queremos creer que los miembros de todas nuestras bandas favoritas son los mejores amigos y que trabajan codo con codo, con un nivel de camaradería que les convierte en hermanos de distinta madre.

Con los años sin embargo, hemos descubierto que con frecuencia los músicos de cierto nivel no soportan a sus compañeros de banda… y también que, aunque algunos digan que las canciones flotan en el éter y ellos simplemente son el vehículo que las canaliza, el secreto del éxito de muchos músicos reside en el trabajo duro y en la constancia (aquello de la inspiración y la transpiración que se atribuye a Thomas Alva Edison).

En su segunda obra escrita, Jeff Tweedy sostiene que cualquiera es capaz de componer una canción, sean cuales sean sus habilidades (lo que por otra parte no significa que tenga que ser necesariamente buena). Y para reforzar esa idea, el líder de Wilco pergeñó esta breve obra donde explica cómo trabaja (la elección del verbo no es casual) a la hora de ponerse a componer, proponiendo incluso ejercicios al lector.

Tweedy se declara consciente de lo que explicábamos en los primeros párrafos: que la mayoría de la gente ve la composición de canciones como algo mucho más romántico. Y puede que en ese sentido «Cómo componer una canción» sea una obra totalmente desmitificadora. Pero por muy «pincha globos» que pueda parecer la propuesta, el bueno de Jeff también se propone que todo lector de su obra sea capaz de acabar el libro con una canción compuesta bajo el brazo. Para lograrlo no le cuesta nada desvelar sus métodos, rutinas y trucos de composición, que es de lo que trata en última instancia el libro.

No desvelaré si después de la lectura servidor acabó componiendo su propia canción, pero os reto a que descubráis por vosotros mismos si el método Tweedy funciona. Lo peor que puede pasar es que invirtáis dos o tres horas en su lectura.

«Cómo componer una canción» de Jeff Tweedy está editado en España por Editorial Contra.

Comentarios

Comentarios