Nashville Pussy: entrevista con Ruyter Suys (parte I)

3.8/5 - (22 votos)

«¡Nos encantaría telonear a Judas Priest o Uriah Heep en España!»

Con motivo de la inminente publicación de su aplastante álbum en vivo «Eaten Alive» (Slinging Pig Records – 2021) disfrutamos de una extensa videoconversación con Ruyter Suys, hacha solista de Nashville Pussy, de la que hoy os presentamos la primera parte en la que nos habla del nuevo álbum, de su sello Slinging Pig Records, colaboraciones durante la pandemia, Turbonegro y Motörhead, entre otras cosas. Con ustedes una de las guitarristas más acojonantes del planeta: Ruyter Suys.

Gracias a Raoul Nizzoli y Chipster PR por facilitar esta entrevista.

 – Hola Ruyter ¿Cómo va todo? ¿Estás en Atlanta ahora mismo?

– Pues sí. Mira qué pinta tiene este lugar en diciembre [está en manga corta y con la cámara del ordenador enseña el jardín de su casa donde luce un espléndido sol]. No puede hacer mejor tiempo. Dentro de una semana se pondrá asqueroso pero ahora mismo es simplemente fantástico. Todo el mundo está en las calles y está actuando de forma normal de nuevo. Georgia, ya sabes, es diferente al resto del mundo. En su momento tuvimos un cierre de servicios duro y bueno, vivimos en Atlanta, que es como millones y millones de personas. Tuvo sus cosas porque, de repente, las calles estaban vacías y podías conducir sin otros coches por ahí y fue como «¡esto es genial, no hay nadie afuera!». Así parecía al principio, como si pudieras ir a todas partes muy rápido. Ahora ya las cosas se van relajando, aunque tienes que usar mascarilla en muchos lugares y hay eventos para los que tienes que mostrar la vacunación, pero ya sabes, nosotros realmente no vivimos en el mundo real porque tenemos la ventaja de no tener un trabajo normal, pero hemos tenido que vacunarnos porque queremos tocar y si no te vacunas no es posible, salvo que sea eventos muy grandes que están fuera de nuestro alcance. De todas formas todo esto es bastante raro, pero no es algo que me deprima. De hecho es un momento histórico muy interesante. Espero vivir lo suficiente para ver el Canal Historia dentro de un montón de años cuando expliquen qué demonios paso aquí, porque sé que hay un montón de cosas que están pasando de las que no nos vamos a enterar hasta dentro de mucho.

– Tiempos aterradores pero interesantes, sí.

– Curiosamente, es el período más largo de tiempo que Nashville Pussy hemos vivido en USA. Nosotros siempre estamos girando por el mundo y pasamos poco tiempo en USA, pero ahora hemos tenido mucho tiempo para ver cómo están las cosas aquí en Georgia, que es un estado de risa. Hay zonas a pocas millas de aquí en las que la gente todavía se cabrea con el tema de la evolución. Es flipante. Ponen pegatinas en los libros de biología del instituto diciendo que la evolución es sólo una teoría. ¿Dónde pasa eso? En Georgia. Estas cosas si vives fuera de USA te parecen muy graciosas, pero las ves desde dentro y es muy diferente. Hemos tenido el final de Trump, las nuevas elecciones… y yo soy canadiense, ¡ni siquiera puedo votar! Pero ves a todos tus amigos enfadarse un montón por cualquier cosa y al final te relajas y te sientas a ver todo esto como si fuese una obra de Shakespeare, o quizás algo más dramático que eso.

«Todos estamos agradecidos de tener música en vivo
otra vez y poder salir a hacer lo que nos gusta,
que nos hace sentir vivos de nuevo”

– Al menos después de estos casi dos años de estar encerrados, recientemente habéis vuelto a dar bolos. Habéis tenido unas fechas con The Reverend Horton Heat y The Toadies, y tocasteis también en este festival, el SoCal Hoedown. ¿Cómo te sientes al volver a la carretera de nuevo?

– Absolutamente maravilloso. El SoCal Hoedown fue nuestro primer show en vivo. Y lo hicimos con muy poco ensayo. Nuestra bajista voló desde California aquí para ensayar y luego todos volamos a California para el concierto porque no teníamos ni idea de cómo íbamos a sonar después de dos años sin tocar juntos. Así que, por si acaso nos habíamos olvidado de cómo tocar nuestros instrumentos, pensamos que tal vez debíamos ensayar, pero tan pronto como todos estuvimos juntos en la misma habitación, a la primera nota fue jodidamente perfecto. No es por echarme flores, pero nos hicimos todo el setlist del tirón, sin pestañear. Fue genial. «No necesitamos ni practicar» dijimos, así que nos fuimos a tomar algo y luego volamos a California y lo clavamos. No fallamos ni una nota. Y el público fue genial. Todo el mundo de vuelta después de haber estado en pausa más de un año y medio, y sólo hizo falta pulsar el «play» y cambió todo. Fue absolutamente glorioso. Tienes toda esta energía reprimida que se muere por salir y es como enloquecer de nuevo. Lo mismo con el público, que se estaba volviendo loco. Lo mismo con los shows con los Toadies. Todos estamos agradecidos de tener música en vivo otra vez y poder salir a hacer lo que nos gusta, que nos hace sentir vivos de nuevo.

– ¿Y mientras no has podido girar, qué has hecho estos dos años?

– Bueno, he estado conociendo más a mi gato y he visto Netflix. De hecho creo que he agotado Netflix. Pero en realidad lo pasé muy bien. Quiero decir, a pesar de la tragedia, este tiempo libre ha sido realmente bueno para mí, era realmente necesario. Tenemos un patio trasero enorme. Así que pasé mucho tiempo en el jardín cultivando tomates. Ha sido una suerte para nosotros. Tenemos algunos amigos en Madrid que viven en un complejo de apartamentos y se estaban volviendo locos estando encerrados. Me sentía fatal por ellos, porque yo me he pasado todo el rato en el jardín, haciendo ejercicio, echando bíceps. Realmente no hay escasez de trabajo por hacer por aquí si quieres hacer jardinería. Es muy divertido, aunque definitivamente es lo opuesto al rock and roll.

Pero también hemos estado grabando. Blaine ha estado en su pequeña burbuja covid pero también se ha dedicado a Nine Pound Hammer, su otra banda. Se fueron a Kentucky y grabaron un álbum entero: «When The Shit Goes Down». Al principio se iba para allá una vez al mes, se quedaba en un B&B, estaban todos separados en el estudio con este tema de la distancia social y luego, ya sabes, a medida que las cosas se relajaron, fue más fácil de hacer, dieron algunos bolos y grabaron todo el disco, lo cual fue fantástico. Y luego por supuesto terminamos «Eaten Alive». Estuvimos trabajando todo el diseño durante un año. Todo súper lento, lo masterizamos, mezclamos y estuvimos hablando con unas discográficas diferentes y al final decidimos publicarlo por nuestra cuenta en nuestro propio sello, Slinging Pig Records.

– Hablando de Eaten Alive. ¡Vaya discazo! Es jodidamente genial. Os muestra tal cual sois en vivo, y lo digo con conocimiento de causa porque ya os he visto en directo unas cuantas veces. Ya era hora de que sacaseis un álbum en directo como este ¡y doble, como tiene que ser un directo! Los fans de la banda llevábamos tiempo esperándolo. La pregunta es ¿por qué demonios habéis tardado tanto?

– (Risas) ¡Que te jodan! Lo sé, tío, es terrible. Honestamente, tuvimos puta suerte. El productor, David Bennett, él es el que grabó el directo en Nottingham como un disco extra para «Ten Years of Pussy». Lo grabó sin que nosotros lo supiéramos pero, bueno, era colega del técnico de sonido, y lo escuchamos y vimos que sonaba genial, y les conocimos justo antes de hacer una gira por Europa, y cuando fuimos al Reino Unido para los últimos conciertos de la gira despedimos a nuestro técnico de sonido. Le dejamos en Francia. Y llamamos a David antes de subir al ferry y le dijimos, «oye, sabemos que vas a venir a todos estos bolos, que vas a tomarte unas vacaciones de tu curro y que vas a grabar todos los conciertos (porque él ya nos lo había dicho) así que ¿quieres ser nuestro técnico de sonido?«. «Hell yeah!» respondió. E hizo un gran trabajo, porque no tuvo que grabar el sonido de otro técnico, sino el suyo propio. Nos dijo cómo quería que sonáramos y luego lo grabó tal cual. Es un auténtico hombre del rock’n’roll y tiene un gusto excelente. Es el tío que conozco más en sintonía con el rock sureño americano ¡Y es de Reino Unido! Conoce a todas esas bandas que mucha otra gente detesta y que nosotros adoramos. Adora a AC/DC, a Status Quo… Le gusta la buena mierda. Confiamos totalmente en él, grabó todas los putas noches y sacó de ahí lo mejor. La mayoría de las canciones son del show de Manchester pero en cualquier caso, son las mejores. Nos ha captado tal cual somos en directo.

– Es que este disco es Nashville Pussy en vivo si trampa ni cartón, y cualquiera que os haya visto en directo sabe de lo que hablo, y quien no haya tenido esa suerte ahora tiene la gran oportunidad para comprobarlo.

– ¿Sabes? En una entrevista muy reciente, un tío me dijo que no había escuchado nada de Nashville Pussy antes de este álbum en directo y que sólo nos conocía de nombre. Al final lo que dijo es que «Eaten Alive» es el disco perfecto para introducirse en la banda y que ahora iba a escuchar todos nuestros discos en estudio.

También es el pequeño regalo perfecto para todos después de la pandemia porque, ya sabes, muchas gente está deseando vernos en vivo después de que tuviéramos que cancelar tantos shows. Los tours de Europa y Australia ya se han reprogramado como tres jodidas veces. Los pobres australianos llevan no sé cuánto tiempo esperando y esperando y esperando…. Es sencillamente ridículo. Y el disco también se ha retrasado. El CD ahora saldrá en Nochebuena.

– Sí, estaba previsto para el 10 de diciembre.

– ¡Estaba previsto para hace mes y medio!

– ¿Tiene algo que ver con la escasez de vinilo?

– Una ya no sabe por qué. En Estados Unidos ahora mismo es difícil hasta conseguir comida para gatos y… ¡Espera! ¡Ahora mismo estamos sonando en la radio! Es una emisora de Connecticut. El DJ trabajó para Bronze Records. ¡Es el tipo que ficho a Motörhead! Tiene 70 años y fichó a un montón de bandas increíbles pero… ¡fichó a Motörhead! Él tiene este programa de radio que se emite una, dos veces al mes, y un amigo nos dijo que nos iba a pinchar, y llevábamos todo el día escuchando a ver cuándo sonábamos. Oye, Blaine está por aquí. ¿Quieres hablar con él?

– ¡Claro! Hola Blaine. Un placer conocerte, hombre. ¿Cómo estás?

– R: Sí, solo nos estaba diciendo lo genial que es el nuevo álbum. Blaine todavía no ha hecho ninguna entrevista ni le han dado opiniones del disco.

Es un discazo. Y suena totalmente real. Nada más empieza ya es como teneros en la puta cara.

– B: ¡Hey, muchas gracias tío! La verdad es que nos ha llevado lo suyo poder sacarlo pero ha merecido la pena. No sabíamos qué hacer todo este tiempo, tuvimos que superar unos cuantos obstáculos peo al final lo conseguimos y estoy muy contento. Nos llevó una cantidad enorme de tiempo la portada y todo el diseño… algo ridículo. Todo empezó con esa oportunidad que tuvimos de grabar los últimos conciertos en Reino Unido del final de la gira del 2017 y al final ha salido muy bien.

– R: Ya le he contado lo de David (Bennett). ¡Debe ser el único tío en Reino Unido al que le gustan Jackyl!

– B: Sí, y ha grabado también a Georgia Satellites, y recientemente a Kentucky Headhunters, y a Hayseed Dixie…

– R: Sí, Hayseed Dixie. Tienen una gran cantidad de seguidores en el Reino Unido. Él es su técnico de sonido. Y ahora va a ser nuestro. Así que la próxima vez que toquemos en Madrid, con suerte David estará detrás del volante, porque él sabe cómo sacar lo mejor de nosotros y que sonemos potentes. Y además es un tío divertido y aguanta bien la cerveza. Puede beber y beber sin emborracharse, como buen británico.

[Blaine se despide de la conversación]

– Entrando en vuestro sello con el que publicáis «Eaten Alive», Slinging Pig Records, lo primero que hay que decir es que muy buena elección de nombre con ese guiño a Swingin’ Pig Records…

– (Risas) ¡Muy bien! Casi no puedo creer que lo hayas pillado. Puede que seas la primera persona en entenderlo. A mucha gente tenemos que explicárselo.

– Me cuesta creerlo…

– Pues sí, pero ese es nuestro trabajo. Hay que educar a la gente en cosas como esta, o como que ese hit de Quiet Riot realmente lo escribieron otros tipos…

– En los primeros años de creación de Slinging Pig Records (entre el 2010 y el 2012) publicasteis unas cuantas cosas bastante potentes: el disco de Kentucky Bridgeburners, «Live In Rennes, France 1998 (Booting The Bootleggers Volume 1)» de Nashville Pussy, el directo «Kentucky Bridgeburners sings Nine Pound Hammer» el disco de Dick Delicious and The Tasty Testicles «Vulgar Display of Obscurity», y desde entonces hasta «Eaten Alive», más bien poco por no decir nada. ¿Por qué?

– Pues no sé decirte por qué. ¡Quizás porque hubo sellos discográficos serios que se prestaron a publicar nuestros discos! (risas). Lo que hacemos en este sello es básicamente para nosotros mismos. Nuestro lema es «no prometemos nada» y eso es lo que hacemos. Mantenemos esa promesa, no eludimos nuestra responsabilidad de no hacer nada (risas). Pero vaya, no sé decirte por qué no sacamos nada durante todo ese tiempo, aunque bueno, sí publicamos alguna cosa más. El anterior disco de Nine Pound Hammer («Bluegrass Conspiracy») salió con Nitrosonic, que era el sello del batería. Si Nitrosonic no se hubieran encargado de ello, lo habríamos lanzado nosotros con Slinging Pig. Así de fácil. Y no sé si escuchaste «Blaine’s Hillarious History Of High As Hell». Eso también los sacamos con Slinging Pig. Este sello es para publicar nuestras mierdas, ya sabes.

– Y de cara al futuro, ¿tenéis algo más planeado con el sello?

– No tenemos nada planeado por el momento, pero Slinging Pig es nuestro sello de referencia para nuestros propios proyectos personales, así que ya caerá algo siempre que consiga convencerme a mí misma para hacerlo.

– Bueno, seguro que «Eaten Alive» irá muy bien. Mucha gente estaba esperando un álbum en vivo de Nashville Pussy.

– Eso espero. ¡Me gustaría ser la ejecutiva discográfica de un álbum de éxito! (risas). De hecho cuando se venda la tirada de vinilo negro sacaremos una edición limitada de 100 ejemplares dorados. ¡Vamos a tener nuestro puto disco de oro! Siempre quise un disco de oro…

– De todas formas, «Eaten Alive» no es lo único que habéis hecho durante estos tiempo de pandemia. También participasteis en «Heirs of the Dog», el tributo a «Hair of The Dog» de Nazareth con Joecephus And The George Jonestown Massacre, en el que también participan Eddie Spaghetti y Neil Fallon. Está muy bien ese disco.

– ¡Oh sí! Hubiera participado en todas las canciones de ese álbum si me lo hubiesen pedido, pero al menos me las arreglé para meter la cabeza en tres de los temas.

Cuando entramos a grabar habíamos pasado por una temporada de confinamiento extrema durante bastante tiempo, no habíamos visto a otros seres humanos y desde luego no habíamos hecho nada música. Nos preguntaron «¿estáis listos para entrar y hacer esto?». En el estudio estaban desinfectando micrófonos y esas mierdas. Estaban siendo muy cuidadosos. Ten en cuenta que fue hace bastante tiempo cuando sucedió esto. Probablemente fue dentro de los primeros seis o siete meses de la pandemia. Fuimos de los últimos en contribuir al álbum. Pero como te decía habíamos estado en confinamiento extremo y fue jodidamente agradable salir de casa y hacer lo que hacemos, ya sabes. Estuvimos bebiendo whisky a las dos de la tarde y grabando esta mierda en un hermoso día soleado en Atlanta y nos sentíamos jodidamente bien, fue maravilloso. Fue como decir «sí, recuerdo esto, solíamos disfrutar mucho haciendo rock and roll».

Yo había accedido a hacer «Miss Misery» bastante antes. Y estaba practicando y practicando y era tan difícil de cantar y el registro en el que canta [Dan McCafferty], es realmente alto. Seas hombre o mujer, es muy difícil conseguir esa voz ¿verdad? Porque es un cantante jodidamente increíble. No creo que haya cantado tan fuerte en mi vida y creo que realmente puedes escuchar la miseria de verdad en mi voz (risas).

– La verdad es que me sorprendió muy gratamente escucharte cantar en este disco, porque normalmente sólo haces coros y aquí suenas muy bien. Deberías cantar más a menudo.

– Me encantaría, pero te juro que casi me desmayo. Canté tan fuerte que me mareaba. La culpa es de Blaine, que era mi productor, porque estaba todo el rato diciendo «más fuerte, más fuerte» y yo estaba ahí, haciéndole caso y dándole duro.

Cuando nos pidieron que hiciéramos esto pensé lo mucho que amo este álbum, de principio a fin. Lo he escuchado del tirón toda mi vida, pero siempre me salto «Love Hurts», porque he escuchado tantas veces esa canción que me podría cortar el cuello si la escucho alguna vez más en la radio. Sin embargo luego escuché la versión de Eddie y pensé, «¡ooooh, tengo que cantar también en esta!». Yo estaba en plan «¿puedo hacer la armonía a esto?». Y me dijeron que adelante, que por favor hiciese la armonía. Fue lo opuesto a «Miss Misery». Con «Miss Misery» tenía que gritar y estaba pensando en Janis Joplin, mientras que en «Love Hurts» era como si prácticamente estuviera susurrando en el micrófono. Era como dejar que los ángeles salieran de mi boca (risas). Definitivamente lo opuesto a «Miss Misery».

– De verdad que tendrías que hacer esto de cantar más a menudo. Con Joecephus And The George Jonestown Massacre también participasteis en el tributo a Black Oak Arkansas, «Mutants Of The Monster». Y es que Black Oak Arkansas os pegan mucho a Nashville Pussy…

– Pues sí. Y has de saber que justo después de que hicimos el show en el Social Hoedown en California, me quedé un par de días y grabé algunas partes con ellos para un nuevo álbum tributo que están preparando para otro proyecto benéfico. Va a ser un tributo a MC5. Toco la guitarra y hago coros aunque no canto. Todas las voces principales estaban ya cogidas…

– Te quería preguntar por tus recuerdos del recientemente fallecido Hank von Hell. Compartisteis escenarios con Turbonegro en la gira de «Darkness Forever», en medio de la cual se separaron.

– Sí, y aunque realmente no fue una sorpresa es difícil aceptarlo. Es una tragedia porque Turbonegro fue fundamental para abrirnos los ojos a una forma completamente nueva de escuchar la misma música. «Apocalypse Dudes» es uno de los álbumes más perfectos de todos los tiempos. Y bueno, sabemos que Euroboy y Happy Tom son Turbonegro y que son los que estuvieron todo un año trabajando en ese álbum, Hank apareció por allí durante una semana o algo así. Hay que reconocerle el mérito a quien lo tiene. Turbonegro siguen ahí reventando cabezas, encontrando nuevas formas de incorporar el viejo rock and roll y tratar de crear nuevos conversos. Creo que la última vez que los vimos estaban tocando una parte de la versión en vivo de «We Will Rock You» que fue realmente impresionante.

«Al día siguiente estabas hecha una mierda y
Motörhead se descojonaban de ti diciendo que
eras una idiota que no sabía tomar drogas»

– La última vez que estuvieron por aquí fue en el Azkena Rock Fest en 2018 presentando «Rock’N’Roll Machine» y fue alucinante. Es muy triste de lo de Hank, Iba a girar por España a principios de 2022.

– Es una prueba de que hay que aprender a consumir drogas correctamente. Algunas personas pueden hacerlo y otras no. A menudo me han citado mal cuando hablo de cómo aprendimos a consumir drogas con Motörhead. Ellos simplemente ponían a nuestra disposición todo el alcohol que quisiésemos y, ya sabes, más cocaína de la que hemos visto en nuestras vidas, y si te equivocabas de montaña de polvo blanco terminabas esnifando speed y podías estar despierto durante tres días. Al día siguiente estabas hecha una mierda y Motörhead se descojonaban de ti diciendo que eras una idiota que no sabía tomar drogas. Claro, tú les respondías que eran ellos quienes te habían dado todas esas mierdas, pero ellos te replicaban que, bueno, nadie te había obligado a tomarlas…  Ahí vimos que teníamos unas cuantas cosas por aprender. Y las aprendimos, aprendimos a festejar duro pero también aprendimos que siempre tienes que subirte al escenario, que no te puedes perder un puto bolo, etc. Aprendimos todas estas putas reglas porque, amigo, ¡hay reglas!

Hemos perdido tantos héroes… y muchos de nuestros héroes son jodidos adictos a las drogas. Últimamente hemos estado escuchando a Stevie Wright [de los Easybeats]. Hemos estado escuchando sin parar su álbum en solitario que fue producido por Vanda y Young. Era jodidamente bueno. Por supuesto, era un adicto a la heroína y simplemente lo destruyó [falleció en el 2015]. Hay entrevistas con él ya mayor y dice bien claro que se arrepiente de muchas cosas, pero que la heroína fue lo peor que hizo en su vida y es solo un pozo en el que vuelcas toda tu emoción y simplemente roba tu alma. Si pudiera volver atrás y hacer las cosas de manera diferente, nunca hubiera tocado la heroína. Era un tío con tanto talento, tan bueno cuando estaba en su mejor momento… simplemente espectacular. Y todo eso se ha perdido. Aunque la verdad es que no sé qué me va a matar. Podría ser el jodido Covid, probablemente un accidente automovilístico. O algo estilo Spinal Tap como un accidente de jardinería.

– Bueno, no siendo batería deberías de librarte de una muerte Spinal Tap.

– Sí, posiblemente me salve de una combustión espontánea en el escenario (risas). ¿Pero sabes a qué me refiero? Cuando suceden este tipo de mierdas son una llamada de atención para que te pongas las pilas. Y desde luego no fue bueno para Turbonegro. No fue bueno para nadie. Es muy triste…

– Pues sí. Había sacado dos discos que estaban más que bien. Estaba haciéndose una carrera en solitario y mira… No sabes cuándo te toca. Igual con Ron Heathman de los Supersuckers, que también se nos fue hace poco (el 2020). Precisamente su último tour con Supersuckers por España fue con Nashville Pussy en vuestra gira de “Get Some!”.

– Ron, oh Dios mío, tenía tanto talento. Me encantaba verle tocar. Era muy elegante, Eddie Spaghetti solía decirle a Blaine que Ron y yo teníamos el mismo tipo de «problemas de guitarristas».

«Wendy O ha tenido mucho más influencia
en mí como guitarrista que la que haya
podido tener Joan Jett en toda mi vida»

– Hablando de «problemas de guitarristas» oigo y leo mucho a la hora de referirse a ti como una de «las mejores guitarristas femeninas» y esa mierda, cuando yo no le veo mucho sentido a esto. En particular veo mucha comparación con Joan Jett, que me encanta, pero que creo que no tiene nada que ver contigo, y además esta ese rollo de «no está mal para ser una chica que toca la guitarra» o «es de las mejores chicas que tocan la guitarra», cuando aquí de lo que se trata es de tocar la guitarra, y tú estás en la liga de Angus Young, Gary Rossington y Fast Eddie Clarke.

– Nunca sé qué hacer con ese extraño título. No sé si debería aprovecharme de él o luchar contra él, porque la verdad es que odio esa mierda. Y gracias por decir eso sobre Joan Jett porque desde luego es una rockera de la cabeza a los pies, pero nunca, nunca, nunca, nunca, nunca diría que ella ha tenido algo que ver con el que yo me haya dedicado a la música. A la gente se le podría ocurrir decir lo mismo de mí y Taylor Swift sólo porque el hecho de que somos mujeres.

– Exactamente. Si tuviese que buscarte algún paralelismo con alguien diría más bien Wendy O Williams, aunque sólo fuese por la actitud.

– Desde luego. Además Wendy no tocaba la guitarra. ¡Las cortaba con la motosierra! Wendy O ha tenido mucho más influencia en mí como guitarrista que la que haya podido tener Joan Jett en toda mi vida…

La semana que viene podréis leer la segunda parte de esta entrevista.

Para ir abriendo boca aquí tenéis un primer adelanto de «Eaten Alive»: «Wrong SIde Of A Gun»

Comentarios

Comentarios