Entrevista con Märvel

3.8/5 - (23 votos)

«Aún no es oficial pero tendremos un nuevo disco para el año que viene»

Al finalizar su tremendo concierto en Märl (Alemania) del 5 de noviembre, del que pudisteis leer la crónica aquí y a pesar del largo día y el complicado viaje que habían tenido que afrontar para llegar hasta este concierto, The King, Speedo y The Charlatan nos dedicaron un buen rato en el backstage para disfrutar de una reveladora y divertida charla. Con todos ustedes, los Barones del High Energy Rock’N’Roll – ¡MÄRVEL!

Gracias por dedicarnos este rato. ¿Qué tal todo?

The King: Bueno, ahora ya bien, pero ha sido un largo día, amaneciendo a las cuatro de la mañana, cogiendo un avión hasta Frankfurt y conduciendo cinco horas hasta aquí.

Sí, las carreteras alemanas están finas. Nosotros hemos hecho lo mismo pero desde España. Ya habías tocado en otro festival en julio de este año, pero desde entonces el de hoy ha sido vuestro único concierto en todo el año. ¿Cómo os sentís?

TK: Es bueno que el tema se esté despertando de nuevo. ¿Qué puedo decir? Hemos echado mucho de menos esto.

– Habéis lanzado hace poco dos temazos como «Slasher With A Broken Heart» y «One Common Enemy» y con ellos surgen una serie de preguntas. La primera es si estos temas son un adelanto de un nuevo LP y en su caso para cuándo se publicaría.

TK: Sí. Aún no es oficial pero tendremos un nuevo disco para el año que viene. Durante la primera mitad del año. Lo sacaremos con The Sign Records.

Ya lleváis un tiempo trabajando con ellos.

TK: Sí, desde 2016. Lo primero que hicimos con ellos fue una reedición de «The Hills Have Eyes» en CD. Después «At The Sunshine Factory», «Guilty Pleasures» y el single «Märvellous».

– ¿Cómo fue el proceso del grabación de estas nuevas canciones?

TK: Yo escribí casi todas las canciones, luego las ensayamos y nos juntamos para grabar las pistas básicas como los cambios de ritmo y después Burgher, el otro bajista, trabajó las pistas por su cuenta. Yo trabajé las voces y las guitarras en nuestro estudio y luego el batería The Vicar, aportó la percusión. Es difícil con los miembros de la banda en sitios diferentes. The Vicar grabó las baterías en su casa, en Estocolmo.

– Speedo: ¿Sólo grabó sus partes de batería o aportó también ideas propias?

TK: Bueno. Teníamos las canciones ensayadas de antes, así que todo el mundo sabía lo que tenía que tocar. Luego grabamos las pistas de batería en mi estudio. Y Burgher fue tocando las partes de bajo, con el ampli de tu bajo (refiriéndose a Speedo), así que eres parte de esta grabación.

– SP: ¡OK! Es un buen ampli.

TK: Sí lo es. Con este ampli hemos grabado no todos, pero casi todos los discos, salvo uno que fue con otro ampli.

– ¿Hay más temas de estas sesiones del nuevo LP que vayáis a lanzar por anticipado antes del disco? ¿En formato físico, quizás?

TK: Sí habrá más temas pero no saldrán en formato físico. Sólo como singles digitales. Tendrías que preguntar a la gente de The Sign Records para confirmar, pero en principio sólo están previstos en formato digital.

«Desde The Sign nos dicen ‘esto
no funciona así, no podéis sacar notas
de prensa de coña’… Se equivocan»

– Hablando de la banda, cuando empezasteis en el 2002, y ya ha llovido desde entonces, ¿cómo es que elegisteis esa estética de superhéroes y os creasteis esos personajes?

TK: (risas). Bueno, creo que en parte es culpa mía.

– SP: Nos asustaba que nos viesen en el escenario.

TK: Así es más divertido.

– SP: Para mí, y esto fue hace ya tiempo y muchas cosas han cambiado, de hecho no debería ser yo quien contestase a esto…

TK: Bueno, tú estabas ahí.

– SP: A ver, sí, la cosa es que estuvimos hablando sobre lo que te divierte de estar en una banda, y todos veníamos de otras bandas anteriores y ya sabíamos que hay cosas que molan y cosas que no. Girar lleva un montón de trabajo así que dijimos «si vamos a hacer esto, al menos que nos lo pasemos bien»…

TK: No tomarnos las cosas muy en serio, no ser pretenciosos….

– SP: ¡Eso es! Y si sacábamos una nota de prensa nos inventábamos la historia. Eso lo hacía mucho más interesante.

TK: En los comienzos de la banda es lo hacíamos mucho. Sacábamos notas de prensa que decían cosas como «Märvel está formado por Mario, Luigi y la Princesa Peach» (risas). Lanzábamos como diez notas de prensa distintas porque era divertido. Ahora desde The Sign nos dicen «esto no funciona así, no podéis sacar notas de prensa de coña».

– SP: Se equivocan.

TK: Sí, se equivocan (risas).

– ¿Sois fans de los cómics?

TK: Por supuesto, aunque según lo recuerdo el nombre lo elegimos sin pensar en ese momento en los cómics.

– SP: Bueno, no fue realmente así. Estábamos en un concierto y no sabíamos de qué iban a ir las canciones, te preguntamos a ti y todas las letras del primer EP tenían algo que ver con superhéroes y la conclusión fue que debíamos llamarnos Märvel.

TK: Y cuando tuvimos un nombre dijimos «¿para qué complicarnos más la vida?».

– SP: ¿Acaso nos van a demandar alguien? iSólo somos una banda!

TK: Bueno, eso vino después.

– SP: Sí, eso ya vino años después.

TK: Antes de que sacásemos el primer single, fui a un concierto de los Hellacopters, en el 2002 o el 2003, con una copia casera en CD de nuestro primer EP y se la di a todos los miembros de la banda, y Nicke (Andersson) me dijo «quedaría mejor con puntos sobre la ä», y esa fue la primera vez que lo vimos así, aunque tardamos unos cuatro o cinco años en implantarlo. Muy divertido, la verdad.

– Entonces, ¿habéis tenido algún problema o alguna demanda con el nombre?

– SP: ¡Oficialmente, sí!

TK: Hubo problemas con una compañía de motosierras en el norte de Suecia que también se llama Marvel.

– Me figuraba que en su caso los problemas podrían haber venido de la editorial de cómics Marvel.

TK: Qué va. Somos muy pequeños para ellos.

– SP: Sí lo somos, sí.

TK: Y hay una banda española llamada Marvel.

– Sí. De finales de los 80. Heavy metal.

«Hay una ley en Suecia que dice que si tienes
más de treinta años y tocas rock’n’roll estás
cometiendo un delito y te puede caer una multa»

– Algo inconfundible de Märvel es que sois los Barones del High Energy Rock’N’Roll

TK: (risas) Sí, eso dice todo el mundo…

– ¿Y porqué los Barones, y no los Superhéroes, los Dioses, los Reyes…?

TK: Bueno, es gracioso.

– SP: No tiene mucho sentido.

TK: Ni siquiera sabemos lo que es un barón, pero… es una descripción correcta.

– Si hablamos de barones, tenemos el Barón de la Birra, que es Homer Simpson en uno de los episodios de la serie. Es un título nobiliario, como duque, o marqués o conde…

TK: (risas) Eso es lo que hace que sea tan bueno. Que suena ridículo.

– ¿Y los Superhéroes?

TK: Ya nos hemos cansado un poco de la temática superheroica.

– ¿Y los Salvadores?

TK: Eso suena más a algo que dirían los Saxon y nosotros no somos una banda de metal.

– SP: La cima es solitaria…

TK: Sí, en la canción «T.N.H.» de «Warhawks of War» decimos «la cima es solitaria para los barones del rock» (it’s lonely at the top for the barons of rock), que básicamente significa que nunca eres demasiado viejo para tocar rock’n’roll. Hay una ley en Suecia que dice que si tienes más de treinta años y tocas rock’n’roll estás cometiendo un delito y te puede caer una multa.

– ¿Pero estamos de coña?

TK: ¡Por supuesto! Es una chorrada que solemos decir y que suena bien.

– Os mantenéis muy cerca de los fans, no solo en conciertos como el de hoy sino también con estas nuevas canciones que habéis publicado. Habéis organizado esta campaña «We Wanna Know You (Just a Little Bit Better/Even Better)» que no es lo típica petición a los fans para que se graben haciendo el macaco con vuestra canción de fondo, sino que habéis ido más allá pidiendo a los fans que participen, reinterpreten y remezclen las canciones, poniendo a su disposición las pistas de sonido y las partituras y las letras en vuestra web. ¿Cómo se os ocurrió esta idea?

TK: Bien, creo que cuando más te diviertes es cuando los fans y tú estáis al mismo nivel y dejas que la gente sea creativa, y así incluyes a la gente de una manera que va más allá de estar simplemente encima del escenario. La música en directo es un asunto que se está haciendo difícil. Cada vez viene menos gente a los conciertos y además así tampoco están tan involucrados. Están de pie, mirando el concierto y ya. Pensé en esta idea porque de esta manera los fans sí se involucran con lo que haces. Por lo menos yo lo siento así.

– A todos los fans nos gustaría estar en el escenario en algún momento y no sólo estar entre el público coreando las canciones…

TK: Era una prueba a ver cómo funcionaba.

– SP: Y la respuesta de los fans que has recibido es tremenda.

TK: Sí, ha sido genial. No me esperaba que esta iniciativa fuese tan bien recibida. Era una prueba y podría haber salido rana.

– SP: Cuando haces algo de este estilo los anuncias en las redes sociales pero no sabes cuánta gente lo va a ver, te expones y realmente no tienes ni idea de cómo va a salir el tema. Y en este caso la respuesta ha sido muy buena.

TK: Kaj Sivervik, que lleva The Sign Records, enseña también edición musical, trabajo publicitario, etc. y ha tenido gente en sus clases que nos han puesto a nosotros y a esta campaña como ejemplo, lo cual está muy bien porque es algo que hemos hecho nosotros mismos. No hay nadie más involucrado.

– SP: Y enlazando esto con el tema de las máscaras, la temática de los superhéroes y hacer cosas divertidas, lo mejor es conectar con gente que tiene un interés en la música. Tener esa conexión. Y esa es una de las cosas fenomenales de este lugar [el Jugend- und Kulturzentrum Hagenbusch, n. del r.], la gente que ha organizado este bolo y los bolos anteriores aquí en Märl son gente supergenial, Ben [Founding Field Marshall de Alemania, n. del r.] ha creado la Märvel Army local, han impresos su propias camisetas y la respuesta que han tenido de la gente es asombrosa a todos los niveles. Es algo realmente estupendo.

– Eso me lleva a otra cosa muy personal de la banda que es la Märvel Army. Tengo mucha curiosidad sobre cómo se crea y cómo se eligen los presidentes. ¿Alguien levanta la mano y dice «vamos a hacer la Märvel Army en Indonesia» y os llaman o algo así?

TK: (risas) Surge de forma muy natural. Simplemente gente muy activa que está muy metida en la banda…

– SP: …Y juntas a cuatro o cinco de esas personas en cada región y luchan a muerte entre ellas (risas).

TK: (risas) Sí, básicamente ese es el sistema. Y luego al ganador le hacemos un cuestionario de aptitud (risas). No, en serio, es algo que fue surgiendo de forma muy natural, empezando con poca gente en cada país. Capitain Poon en España siempre nos había estado apoyando, así que era la elección lógica. En Finlandia no podía ser nadie más que Mikko. El tío lleva un tatuaje de Märvel ¿quién más podría ser? (risas).

– El grupo de Facebook de la Märvel Army Spain tiene actualmente 162 miembros.

TK: ¡Sí! Va creciendo poco a poco.

– No está nada mal teniendo en cuenta que parece que cada vez quedamos menos fans del rock en España y que la edad media de asistentes en los conciertos va subiendo. No te encuentras chavales de 16 años cuando debería ser lo normal.

TK: El rock ya es cosa de gente mayor (risas)

– Hablando de la Märvel Army, hay otras bandas que también su propio tiene ejército de fans, y la primera que te viene a la cabeza son los KISS. Veo a KISS, veo a Märvel y pienso “¿para cuándo unos condones de Märvel, o un ataud de Märvel?” O también un cómic de Märvel, aunque ya comentabais antes que el tema superhéroes y los cómics es algo que ya habéis superado…

TK: No es que no nos gusten los cómics, sino más bien que ya hemos tomado otro camino.

– SP: El artista que hizo las portadas para los primeros discos de Märvel es dibujante de comics.

TK: Sí, llegó a hacer tres cómics con los personajes de Märvel.

En vuestro primer single hay tres tarjetas con los dibujos y la historia de los personajes.

– SP: Sí, y luego en «Bedlam At The Embassy» están las tarjetas de los supervillanos.

TK: La cosa es que cuando lanzamos este segundo single y preparamos copias para enviar a la prensa, unas cincuenta, incluimos una tarjeta especial de un supervillano que estaba inspirado en un periodista sueco. Un tío contra el que no teníamos absolutamente ningún problema porque no nos había hecho nada, pero incluimos una tarjeta en la que le caracterizábamos como el gemelo malvado del supervillano. La verdad es que no sabemos cómo se lo llegó a tomar (risas).

– Siempre que el personaje no fuese algo tremendamente insultante, se lo tendría que haber tomado como un cumplido.

TK: Eso espero… (risas).

– Hablando de personajes de comics, ¿cuáles son vuestros favoritos?

– SP: Para mí, Hellboy

TK: ¿Mi favorito de todos los tiempos? Posiblemente Spiderman.

– Hellboy mola y Mignola a nivel gráfico es acojonante, pero Spiderman es el superhéroe mejor parido de la historia. El primero con el que los chavales se podían identificar directamente. ¿Y vuestros artistas de comics favoritos?

– SP: Mignola desde luego, y Bill Sienkiewicz, como quiera que se pronuncie.

TK: Mi favorito es un autor sueco del que posiblemente no hayas oído hablar, Per Valsinger. que hace un comic que se llama «Superkillen» (risas) que tiene todo tipo de superpoderes y que puede ver lo que va a suceder, y que siempre que va a pasar algo se queda en casa viendo la tele. Hace el mínimo esfuerzo posible. Es un vago.

– ¿Algo estilo underground?

TK: Sí, muy de aparecer en fanzines. No es algo muy serio, la verdad.

Desde luego no parece el típico superhéroe.

TK: Pero es el mejor (risas)

«Que alguien me compare con Paul Stanley
es el mayor de los halagos posibles.
Es uno de mis grandes héroes»

– King, esta va especialmente para ti. Varias veces he leído comparaciones tuyas con Paul Stanley. La que más me llamó más la atención fue un comentario que hacía alguien a un vídeo de una canción vuestra, no recuerdo cuál, que refiriéndose a ti decía algo así como «¿Qué hace Paul Stanley debajo de esa máscara?». ¿Te molesta la comparación?

TK: ¡Qué va! (risas) Que alguien me compare con Paul Stanley es el mayor de los halagos posibles. Es uno de mis grandes héroes.

– Supongo que ese tatuaje que llevas no es por casualidad (el dibujo con las cuatro cabezas de los miembros de KISS originales del «Rock And Roll Over» en un antebrazo).

TK: Desde luego. Mientras crecía, KISS como banda y Paul como letrista y cantante fueron una influencia enorme para mí, así que esto es un gran alabanza (risas). Me río porque es que ni le llego a la suela de los zapatos.

– SP: Eso no es verdad.

TK: Bueno, es un grandísimo nombre como para mencionarlo y compararse con él así de repente, pero entiendo los comentarios. Si copias a alguien durante toda tu vida tarde o temprano vas a sonar parecido a esa persona (risas).

– No es copiar. En Märvel sí se pueden apreciar influencias, como en todas las bandas, pero nadie crea un grupo encerrado en una cueva sin tener ninguna referencia exterior. Alguna música tienes que haber escuchado en un momento dado que te anime a decir «esto es lo que quiero hacer».

TK: Desde luego. Todos habíamos estado en muchas otras bandas previamente y teníamos la idea de hacer algo relacionado con el rock. En mi opinión mí fueron los Hellacopters los que abrieron esta puerta: «Así es como se puede hacer el tipo de rock que te gusta pero de una forma nueva». Por lo menos para mí eso fue el germen de esta idea. De ahí es de donde vengo.

– SP: (dirigiéndose a TK) Yo no escucho nada de rock. Bueno sí, pero no como tú. Yo ya no estoy en la banda. Pero tú tienes algo totalmente diferente y único en tu propio estilo cuando escribes canciones. No es un plagio de KISS…

TK: Al menos hoy ya no lo es (risas).

– SP: A ver, yo siempre quise tocar música, pero yo quería tocar algo estilo Ramones para que fuese fácil…

TK: Pues siempre tocaste partes de bajo bastante complicadas.

– SP: Sí, bueno, al final resultó no ser tan gracioso como yo pensaba. En cualquier caso entiendo la comparación, por lo menos a nivel cantante.

– Conste que todo lo que he oído comentar por ahí a este respecto es personal y es en relación con tu estilo vocal, no con que Märvel sean un plagio de KISS.

TK: Al principio siempre tratas de recrear algo que te gusta, pero luego vas evolucionando (y ya son casi 20 años) y encuentras tu propio estilo. Las canciones son más complicadas… Bueno, no realmente. Las canciones son más sencillas. Como «Slasher With a Broken Heart». Suena sencilla, pero tocarla no es sencillo en absoluto. Eso es lo complicado: hacer que algo suene sencillo.

– Esto es una opinión personal, pero si comparas lo que hacíais al principio con lo que hacéis ahora, hay un cambio desde «Warhakws of War»…

TK: Sí, algo sucedió ahí.

– Sí, y yo diría que se consolida con Hadal Zone Express. Las canciones son más compactas, que no quiere decir que sean simples, sino que fluyen mejor para el oyente. Y eso implica un montón de trabajo por detrás para que las canciones funcione manera que quien las escucha se enganche y se deje llevar. Como con los Ramones, la genialidad está en la sencillez que percibe quien las escucha, y que la canción entre sola. No requiere ningún esfuerzo escuchar «Danish Rush» o «The Hills Have Eyes», por ejemplo, y eso es porque ese esfuerzo ya se hizo antes con la labor de composición.

TK: Si, sí. Una de las cosas que te vas dando cuenta con el tiempo es que la producción se va haciendo más compleja y le tienes que meter más trabajo y más duro. Al principio grabábamos las canciones tal cual las tocábamos en directo, quizás algunos overdubs, pero básicamente en vivo, más rock, más punk. Ahora hay un montón de voces y de overdubs, pero bueno, es parte de lo que supone crecer como músico, crear cosas nuevas. A ver, ambos estilos de grabación están bien…

– SP: Lo que quieres decir es que la banda mejoró cuando yo me fui… (risas)

TK: No, hombre. No es eso. Creo que hubiésemos evolucionado igualmente.

– SP: Desde luego estoy de acuerdo con el análisis que has hecho. No debería ser difícil escuchar una buena canción. Tienes que crear detalles que sobresalgan, que la hagan interesante. Si es siempre igual da-da-da-da-da al final te aburre.

TK: Mucha gente me dice «tú tocas para la canción en vez de para el riff». En el rock de hoy hay bandas que sacan un riff bueno y lo repiten y lo repiten, y para mí eso no es muy interesante. De lo que se trata es de contar algo, de sentir algo.

– Que al final un buen riff no tiene nada de malo…

TK: Por supuesto, pero para mí no es lo más importante. También depende del estilo de música que hagas.

– La banda ha evolucionado un montón desde que empezó en aquel lejano 2002. ¿Teníais un plan de futuro cuando comenzasteis o fue algo más en plan «toquemos para pasarlo bien y ya veremos a dónde llegamos»?

TK: Tocar en la banda siempre ha supuesto mucha diversión. Suponía tocar un estilo de música nuevo, una nueva constelación. No habíamos tocado juntos antes y siempre ha habido algo nuevo que descubrir. Por lo menos para mí así ha sido desde el principio. Siempre surge algún proyecto nuevo que queremos hacer. Ahora mismo tenemos un montón de ideas para un nuevo disco, otro nuevo proyecto. No lo podemos hacer todo tan rápido como querríamos (risas). Siempre que sea divertido vamos a por ello. Es parte de lo que somos, pero bueno, la vida da de sí lo que da de sí. En cualquier caso, el año que viene es el 20º aniversario de la banda y habrá cosas interesantes tanto si miras hacia atrás a cosas del pasado como si miras hacia adelante. Lo pasamos muy bien grabando el álbum de versiones así que puede que hagamos algo similar, quién sabe…

– ¿La portada del nuevo disco la va a hacer el mismo artista que los dos últimos singles?

TK: Sí, el mismo que hizo «Warhawks of War», «Thunderblood Heart», «Guilty Pleasures» y los dos últimos singles.

«Somos un power trio
de seis o siete miembros»

– Es muy bueno. Una cosa que es muy particular de la banda, que es una de las razones por las que Speedo y The Charlatan han tocado hoy en lugar de The Burgher y The Vicar es esa especie de política de la banda por la que si has sido miembro alguna vez, lo eres de por vida y estás siempre en la reserva. Un rollo muy Vengadores, ¿no?: «Vengador una vez, Vengador siempre». Es algo muy especial.

TK: (risas) Sí, es verdad. Es algo muy especial.

– SP: Para mí es un honor haber participado en este bolo. Me lo he pasado en grande. Ha supuesto un montón de trabajo porque no había tocado un bajo en diez años. Siempre dijimos que nadie dejaría la banda. Somos un power trio de seis o siete miembros (risas).

– TK: Tenemos la banda, que son los miembros que graban el disco, y luego la familia extendida que siempre echa un cable. Para este concierto hablé con The Charlatan, aquí presente, y luego con The Aviator pero no estaba disponible y The Charlatan dijo «¿por qué no pruebas con Speedo?» y yo le respondí «¿Speedo? ¡Si no ha tocado en diez años!», pero me insistió: «por lo menos pregúntale» y así lo hice.

– SP: Y dije que sí.

TK: Bueno, me dijiste que lo tenías que pensar, que tenías que poner el huevo y un día apareciste diciendo «vamos a hacer un ensayo a ver qué tal», y la verdad es que salió bien. Fue un rayo de esperanza.

– Pues desde el público ha sonado genial.

TK: ¿Sí? Qué bien. La verdad es que aún tengo que encontrar un reemplazo para mí…

– SP: Esa fue también una de las ideas originales para usar máscaras desde los comienzos de la banda. Poder tener dos bandas, que una estuviese girando, anunciar que la otra se había separado y tener a todo el mundo preguntándose qué demonios estaba pasando (risas).

TK: La idea es que según qué miembros estén en el escenario tengas diferentes estilos de la banda. Si está The Vicar tienes más juegos de voces porque es un cantante excelente. De hecho es el cantante de otra banda. Si toca The Burgher tienes otro estilo diferente al bajo, y también otras voces, y por supuesto la batería es muy diferente si toca The Vicar o The Charlatan. Y todo esto está muy bien. Prefiero probar una nueva combinación que decir que no a un bolo.

«Para el vigésimo aniversario estaría bien
hacer algo con todos los miembros presentes
y pasados de la banda en el escenario»

– Es como tener varias bandas en una sola.

TK: Totalmente, y además sucede que yo suelo estar disponible para tocar y el resto de miembros no tanto (risas).

– SP: Llevas una pesada carga (risas). No voy a acaparar esta entrevista porque ya no estoy en la banda, pero tengo que decir que es genial escuchar lo que hace The Burgher con el bajo. Es un bajista tremendo. Es muy, muy bueno. Hace cosas que a mí no se me habrían ocurrido. Yo tengo un par de acordes básicos y es lo que toco para hacerlo fácil y pasarlo bien.

TK: Bueno, él usa púa en vez de los dedos como tú y a veces lo tiene difícil para tocar las canciones antiguas…

– SP: Y es muy rápido. Me quito el sombrero, mi casco de ciclista, ante The Burgher. Es un gran bajista.

TK: Para el vigésimo aniversario estaría bien hacer algo con todos los miembros presentes y pasados de la banda en el escenario. En los primeros tiempos de la banda teníamos coristas. A lo mejor están interesadas. Son las monjas que aparecen en la portada de «Thunderblood Heart». Se hacían llamar Groupie Heaven.

– SP: También tenían otro nombre: Evil Mountain.

TK: Todos los personajes tenían una historia y un origen. Se supone que ellas estaban en un monasterio y encontraron un libro mágico y bla, bla, bla.

– Para estar en Märvel tienes que tener un nombre y un personaje. No puedes llegar por las buenas y decir: ”hola, me llamo Peter Smith…”

TK: Hola, me llamo John Steen… (risas)

– Hay que tener una identidad secreta. Y hablando de identidades secretas, ¿a qué se dedican las identidades secretas de los miembros de Märvel cuando no están enmascarados y salvando el rock’n’roll?

TK: Soy enfermero.

– SP: Yo me dedico a arar el campo.

– Ya habéis girado por España varias veces. ¿Qué recuerdos tenéis?

TK: Dulces recuerdos. Lo pasamos en grande. Muy corto (risas). En lo que a mí respecta a los fans españoles les sigue importando la música en directo. Es mejor que lo que pasa en Suecia.

– Cuesta creerlo con la cantidad de bandas que han salido de Suecia en los últimos treinta años conocidas en toda Europa, desde la ola escandinava de los 90 con los Hellacopters y Backyard Babies y Turbonegro y Gluecifer (aunque estos dos sean noruegos) y la cantidad de bandas que hay en Gotemburgo. No sé qué le ponéis a la cerveza. En España hay bandas y van surgiendo desde luego, pero no hay este tirón que tenéis en Suecia.

TK: Pues no sé qué explicación darte. La verdad es que no tengo ni idea de por qué es así.

– Alguien me comentó en algún momento que en Suecia hay ciertas ayudas públicas a la música, pero no sé si esto es del todo cierto.

– The Charlatan: Puedes alquilar locales de ensayo muy baratos.

TK: Y hay asociaciones de estudiantes a través de las que puedes acceder a financiación, que no lo cubre todo pero te da algo. Así que, sí, de alguna manera se promueve la música.

– SP: Puedes acceder a ayudas a la grabación.

TK: Te apuntas a una asociación de estudiantes y te dan tiempo de estudio gratis. Cosas de este estilo.

– Pues no está nada mal.

TK: Sí, a lo mejor estamos un poco mimados. Pero no siempre ha sido así. Desde luego no cuando yo crecí. Ha mejorado bastante.

– SP: Con mis antiguas bandas le sacamos mucho partido a todas estas posibilidades. No es mucho dinero, pero te ahorrabas el alquiler del local de ensayo y del equipo. Es una ayuda.

TK: Y luego están las escenas locales, como Gotemburgo que mencionabas antes, que tiene una escena muy fuerte y están muy involucrados en la música en vivo, son todos muy colegas y van los unos a los conciertos de los otros. La vida de esa escena es muy vibrante. En Linköping hace mucho tiempo que no veo eso, por lo menos en la escena del high energy rock’n’roll. No hay muchas bandas que toquen este tipo de música, así que siempre hemos estado aparte. No estamos dentro de la escena de las bandas de Estocolmo o las de Gotemburgo. Siempre hemos ido por nuestra cuenta.

– SP: Hubo una gran escena hardcore a mediados de los noventa. Y de indie pop. Pero ya está. Quedan un par de bandas de blues rock por ahí, de señores muy viejos para el rock (risas).

TK: Hubo algunas bandas de metal en los 80, como Axewitch, pero eso fue antes de que naciese.

«Ghost le plagiaron
totalmente la idea de
las máscaras a Märvel»

– TC: ¿Y qué dices de Ghost?

TK: ¿Ghost? ¿Son una banda de metal? ¿Oye, qué opináis de Ghost?

– Bueno. El último disco, «Prequelle», no está mal. Las canciones están curradas, aunque es algo más pop, más mainstream…

TK: Bueno, es lo que siempre han tratado de conseguir, ¿no?

– TC: Sí, llevar la música de Satán al gran público.

– SP: Hay que decir que lo que han conseguido es impresionante. ¿Y qué os parece el trabajo de batería en sus discos?

– No me ha llamado la atención ni por ser particularmente bueno ni por ser particularmente malo, pero tampoco me he fijado mucho, la verdad.

TK: (risas) Él toca la batería en los discos de Ghost [refiriéndose a The Charlatan].

– (risas) Menos mal que no he dicho ninguna barbaridad… ¿Eres uno de los Nameless Ghouls?

– TC: No toco en directo con Ghost. Sólo toco en los discos, menos en el segundo, «Infestissumam», y en «Popestar». Toco en el primero, en «Meliora», «Prequelle», «Seven Inches of Satanic Panic» y la versión de «Hunter’s Moon» de la banda sonora de la nueva película de Halloween, pero la que se escucha en la película, no la que sale en el álbum.

TK: Si pensabas que en Märvel tenemos problemas para mantener un seguimiento de los diferentes miembros y personalidades que pasan por la banda y de quién toca en qué disco, Ghost está ya a otro nivel. Ya no queda ningún miembro original en la banda, salvo…

– TC: Le demandaron.

– SP: Yo no voy a demandar a nadie. Al menos no de momento (risas).

– «Ex-bajista cabreado demanda a Märvel». En primicia para Rock and Roll Army (risas).

TK: A decir verdad, Ghost le plagiaron totalmente la idea de las máscaras a Märvel.

– El concepto desde luego que lo copiaron.

– SP: Solía referirme a Ghost como «la otra banda enmascarada de Linköping» (risas).

TK: De hecho la prensa local se refería a ellos de la misma forma (risas). Mucha gente los llamaba así hace tiempo.

– Su éxito radica en que han tomado la temática satánica y han llevado esa imagen de oscuridad y peligro a la gente de forma algo descafeinada pero que gusta bastante.

TK: Había hecho mucha música maligna anteriormente. Supongo que le salió de forma natural.

– Estaba metido en cosas de metal extremo, ¿no?

– SP: Su nombre escénico era Mary Goore en vez de Gary Moore (risas).

TK: ¿Y qué opináis del nuevo disco de ABBA? Salió ayer.

«Sin los Beastie Boys no creo que hubiésemos
formado esta banda en Linköping basada en el
concepto de pasarlo bien haciendo algo raro»

– No he escuchado el disco entero pero sí las canciones que adelantaron y suenan muy bien, muy ABBA. A quien le gusten ABBA de toda la vida desde luego que le van a gustar. Si eres más de Slayer a lo mejor ya es otra cosa. Y hablando de otras bandas: cinco bandas sin las que Märvel no existiría. Y una creo que ya sabemos cuál es…

TK: Sí, KISS es algo bastante obvio (risas). Hay muchas bandas. Si le preguntases a The Vicar (un gran fan de la música que toca muchos estilos) te diría no cinco, sino cincuenta. Cuando eres un crío escuchas a Kiss, Iron Maiden, Europe y otras bandas de la época y luego empiezas a explorar más atrás en el tiempo a ver de dónde viene todas esas bandas y descubres a Humble Pie, Led Zeppelin, los Beatles… Aunque nunca estuve muy metido con los Stones.

– SP: ¡Beastie Boys!

TK: ¿Beastie Boys? ¿Y Rage Against the Machine?

– SP: No, lo de los Beastie Boys lo digo muy en serio. Sin los Beastie Boys no creo que hubiésemos formado esta banda en Linköping basada en el concepto de pasarlo bien haciendo algo raro.

– Esto sí que es interesante.

– SP: Y no me refiero a nivel musical.

– La pregunta va más allá de las puras influencias musicales: «bandas sin las que Märvel no existiría» así que los Beastie Boys, con lo que has explicado, es una respuesta más que válida.

– SP: Si estuviese aquí The Vicar te diría también Parliament-Funkadelic [esa noche Märvel terminó el concierto con su versión de «Come In Out Of The Rain»n. del r.].

TK: Y también el Northern Soul. Es muy importante para nosotros. En nuestro primer álbum de versiones grabamos «If I Could Only Be Sure» de Nolan Porter [canta el estribillo]. Escuchamos mucho estas baladas soul. Es difícil cubrir aquí todas las influencias. Podríamos mencionar también las más obvias, como AC/DC. Turbonegro también fueron una gran influencia en la creación de Märvel y durante sus primeros años, por su actitud y su producción.

– SP: Al final, Märvel no es sólo una banda de rock. Entre todos los miembros de la banda, presentes y pretéritos, escuchamos y tenemos influencias de música de todas clases. Así se entiende mejor mi referencia a los Beastie Boys: se inventan personajes, graban vídeos estúpidos y se lo pasan en grande juntos. No se autolimitan diciendo «vamos a hacer tal o cual tipo de música». Evolucionan. Eso y su sentido del humor.

– Quería preguntar qué planes tiene la banda para el futuro pero ya me habéis ido contando muchas cosas: nuevas canciones que irán saliendo, nuevo disco el año que viene, el 20º aniversario… Aunque si queda algo en el tintero no os cortéis porque queremos saberlo.

TK: Tocar en un estadio en Londres…

– SP: Con versiones nuestras en 3D, como ABBA…

TK: ABBA también son una gran influencia, aunque no sean una de las razones directas por las que formamos la banda.

– ¿Y hay posibilidades de que os podamos ver girando por España?

TK: Tal vez. Nos encantaría pero… En fin, ya veremos. ¿Crees que alguien estaría interesado?

– Fans y público, por supuesto. Promotores no te puedo decir porque no conozco a ninguno. Si lo conociese ya le habría puesto en contacto con vosotros.

TK: Hemos tenido algunas ofertas. Ahora sería cuestión de conseguir que sucediese. Tiene que haber alguien que pueda impulsarlo.

– Muchas bandas europeas y norteamericanas vienen para España y se sacan entre 6 y 8 fechas, y combinando esto con más fechas en Francia, Italia y resto de Europa se apañan una gira europea. Tiene que haber alguien capaz de organizaros algo así.

En cualquier caso, muchas gracias por vuestro tiempo, y sobre todo por el concierto. Después de que el Anger Fest se fuese a la mierda, venir hasta Márl esta era una gran oportunidad para veros en el escenario y la verdad que ha merecido la pena sufrir el demencial tráfico alemán.

– SP: (risas) La verdad es que he merecido la pena invertir todas estas horas de viaje. Teníamos que tocar. Muchas gracias a vosotros por haber venido hasta aquí.

– Si queréis decirle algo a los fans del rock en España, ahora es el momento.

TK: ¿Qué otra cosa puedo decir más que muchas gracias por todo el apoyo y la pasión? Esto es lo que sentimos que los fans españoles nos aportan y estamos muy agradecidos por ello. Esperamos poder veros el año que viene.

– SP: Cortaos el pelo y buscaos un trabajo.

Comentarios

Comentarios