Milk – ‘Escape from Dead Planet’ (Resilient 2021)

Lo mismo me equivoco, pero los barceloneses Milk deben de ser la única banda del mundo que ha lanzado un álbum en formato cómic. Porque sí, no es la primera banda en lanzar tebeos inspirados en sus andanzas o en la temática de sus discos, pero que yo sepa no hay ninguno que haya lanzado un disco únicamente en ese formato.

Bueno, esto no es del todo así, ya que la música se puede encontrar en las plataformas digitales, pero el único soporte físico que documenta el lanzamiento de «Escape from Dead Planet» es este cómic de doce páginas a cargo del artista Van Saiyan en el que se recogen los créditos del álbum y con viñetas inspiradas en sus letras.

Pero volvamos a Milk, porque este cuarteto debuta con este «disco» (de alguna forma tendremos que referirnos a él) y creo oportuno introducir al grupo brevemente: formados en el año 2018, la banda compuesta por Rodrigo Leite (guitarra y voces), Jérémy Fourest (batería), Iván Medina (bajo) y Ramón Codina Napoli (teclados) practica lo que ellos denominan «powergrunge». Entre sus influencias se citan QOTSA, Muse o Faith No More.

Y es que era cuestión de tiempo en este mundo cíclico que surgiera un nuevo revival -o al menos algunos grupos que se animasen a recuperar todo aquello- de unos sonidos tan claramente identificados con una época, aquella gloriosa primera mitad de los 90 que ahora entra en la treintena, que alcanza en el imaginario melómano una categoría de mítica.

Efectivamente Milk nos van a recordar a muchas cosas. Y desde luego a más que a los grupos anteriormente citados: aquí podemos escuchar a Nirvana o ecos de System of a Down o Red Hot Chili Peppers por ejemplo. Y si bien algunas de estas inspiraciones aparecen bastante evidentes, otras hay que escarbar un poco más y tal vez resulten inconscientes para sus creadores.

Como bien suele decirse, en la música no hay nada que no esté ya inventado y lo único novedoso que pueda surgir tiene que ser necesariamente una combinación de elementos existentes que a nadie se le haya ocurrido antes. En ese sentido Milk no inventan nada nuevo, pero se agradece que hayan querido darle a su sonido una cierta pátina más contemporánea. Es un acierto también que un instrumento tradicionalmente tan denostado como son los teclados hayan encontrado un hueco en estas canciones, ya que en ciertos momentos aportan un punto de identidad que no estaba presente en alguno de los que se intuyen sus referentes musicales.

Por lo demás, «Escape from Dead Planet» me parece un típico disco de debut donde la banda va buscando su propio sonido y personalidad. Prometedor y disfrutable, sí, pero todavía con un punto de derivativo que si van puliendo les puede llevar a terrenos muy interesantes.

Comentarios

Comentarios