«Héroes: Silencio y Rock & Roll» de Alexis Morante (Netflix)

Héroes del Silencio nunca fue una banda que significara nada para mí. Visto con perspectiva, supongo que yo también fui víctima de los prejuicios de los que se habla en «Héroes: Silencio y Rock & Roll», aunque no es menos cierto que en su época era prácticamente imposible que nuestros caminos se cruzasen dado que poco o nada aparecían en los pocos medios a los que yo podía tener acceso (recuerdo una mención de su aparición en un festival centroeuropeo en cierta cabecera de heavy metal que tenía una edición española y en la que la mayor parte de sus textos eran traducciones; más tarde, hacia el final de su carrera, sí que recuerdo artículos más extensos en otra revista española, pero lo cierto es que aún así nunca sentí el impulso de prestarles atención).

No tiene esto nada que ver sin embargo con esta tardía reseña –Netflix estrenó el documental el 23 de abril-, que responde tal vez a cierta tendencia a la procrastinación por mi parte, pero sobre todo a mi manía de no centrarme en la escritura -o en cualquier otra labor- si no me siento motivado hacia ello. Y hasta que no he sentido el impulso de dedicarle hora y media al visionado y luego otro rato a ordenar mis ideas sobre lo visto en el procesador de textos, simplemente no lo he hecho.

Por supuesto, con el tiempo que ha transcurrido desde su estreno, no he llegado totalmente virgen a «Héroes: Silencio y Rock & Roll», ya que son varias personas las que me habían hablado bien del filme. Y yo, como creo que he comentado más de una vez en mis textos, soy capaz de ver o leer cualquier obra relacionada con el mundo del rock aunque no sea especialmente fan del sujeto o el grupo al que esté dedicada. Era inevitable por tanto que en algún momento hiciese lo propio con este documental de Alexis Morante.

Es interesante además que siendo «Héroes: Silencio y Rock & Roll» un documental a la vieja usanza (y aquí me refiero a que tiene muy claro que para contar una historia, solo se necesita a los protagonistas y a algunos secundarios; afortunadamente esta no es otra película en la que somos testigos del enésimo testimonio de Henry Rollins o de Dave Grohl), resulta bastante más interesante que un alto porcentaje de los filmes biográfico-musicales que se han estrenado en los últimos años. Es la propia banda la que cuenta su historia. Y tal vez sea una historia que sea similar a la de otros muchos grupos (auge, caída, resurrección -efímera en este caso-,…), pero tiene unas peculiaridades que la hacen atractiva y hasta cierto punto ejemplarizante.

Me explicaré: no solo se nos cuenta aquí la biografía de un grupo de éxito, sino que se deja bien claro desde el principio que la banda fue capaz de imponerse a la frecuente y molesta miopía de los considerados grandes centros culturales como puedan ser Madrid o Barcelona hacia lo que se vino a llamar «provincias». Algo que por cierto sigue ocurriendo hoy en día, aunque sinceramente, creo que en este país actualmente hay música mucho más interesante en las zonas periféricas que la que pueda haber en esas dos ciudades.

Y otra cosa que creo que no hay que perder de vista es que, nos guste o no, Héroes del Silencio es una de las pocas bandas de rock de nuestro país que consiguió triunfar fuera de nuestras fronteras a cierto nivel. No sé si simplemente eso justifica la existencia de esta película, pero al menos es un dato que merece la pena recordar.

Sí que se echa en falta en ciertos momentos algo más de profundidad en algunos temas (aunque tal vez sea simplemente que al desconocer la historia de la banda, se me escapan algunas referencias), por lo que creo que no habría estado de sobra media hora más de metraje.

Para concluir, diré que «Héroes: Silencio y Rock & Roll» es un documental de buena factura y muy fácil y entretenido visionado, así que se la recomiendo a cualquier con un mínimo interés en el rock.

Comentarios

Comentarios