Accept – ‘Too Mean to Die’ (Nuclear Blast 2021)

Tengo la incómoda sensación de haber hecho esta reseña varias veces ya. Ese desagradable sentimiento de déjà vu se presenta en mí en cada ocasión en que tengo que escribir algo relacionado con los Accept actuales.

Sí. Lo reconozco y lo acepto -sin ánimo de hacer chistes facilones-: para mí Accept no es la misma cosa sin Udo. Es un hecho. Máxime cuando para este trabajo solo queda un miembro que podamos considerar clásico en la formación. Ahora mismo el grupo no deja de ser poco más que el proyecto en solitario de Wolf Hoffman, tras la salida de Peter Baltes.

No deja de ser una obviedad decir que Hoffman siempre ha sido determinante en la máxima medida para marcar las señas de identidad del grupo y, sin duda alguna, enorme como guitarrista (no en vano en los años ochenta ocupaba las posiciones más altas en los rankings de los mejores guitarristas del mundo), pero por sí solo o, mejor dicho, unido a otros factores contemporáneos en la historia de Accept, tal vez no sea suficiente para mantener la llama de lo que significaron entonces para algunos de nosotros, imberbes adolescentes en los años ochenta del pasado siglo, sobre todo cuando se empeña en repetir esquemas (coros y melodías clásicas con las que ya no demuestra más que, quizás, la escasez de ideas). Aunque es muy posible que eso sea lo que piden los más acérrimos.

En mi opinión, uno de esos factores es la propia voz elegida tras la marcha de Dirkschneider, la de Mark Tornillo. Probablemente  haya comentado esto con motivo de la crítica de su anterior trabajo, «The Rise Of Chaos», pero Tornillo –y que vaya por delante que no lo siento y no me voy a arrepentir de decirlo- me parece un mero imitador, que no solo se reduce a fotocopiar la voz de su antecesor, sino también sus cadencias a la voz y sus formas de entonar e interpretar. Y a veces resulta molesto tanto calco.

¿Significa toda esta bilis que he soltado que «Too Mean To Die» me ha parecido un mal disco? Pues he de decir que no del todo, y en comparación, bastante mejor que su anterior obra ya citada.

Aunque todo lo dicho anteriormente marca en exceso, canciones como «Ovenight Sensation» (que a pesar de su tópico riff, es sin duda lo más clásico y deseable del todo el LP), «How Do We Sleep» (la cual, incluso con esos coros y sin salirse de los esquemas de Accept, me recuerda horrores a ciertas formas de hacer de, agárrese usted los machos, Running Wild. Será cosa mía), «Sucks to be you» o la propia «Too Mean to Die», hacen de esta nueva entrega de los alemanes un disco bastante aceptable.

No obstante, dentro de lo  innecesario, los teutones nos deleitan con un tema como «Samson and Delilah» que junto con el pseudo Himno de la Alegría inserto en el solo de «Symphony of Pain» representa lo más redundante y prescindible de su trayectoria presente.

En definitiva, tal vez por los viejos tiempos «Too Mean To Die» merezca un par de escuchas más.

Comentarios

Comentarios