TÚ VES OVNIS publican su nuevo EP «La curva al final del túnel»

Los valencianos Tú Ves OVNIs publican este jueves 28 de enero su nuevo EP, «La curva al final del túnel», lanzamiento que viene acompañado del estreno de su tercer single en formato videolyric, «Big Bang»:

‘BIG BANG’ abre el EP con ritmo cadencioso y un mensaje claro: «El letargo tranquilo y acomodado saltó desde el balcón». Pese a ser una obra menos orgánica instrumentalmente que la anterior, las guitarras siguen presentes y se pueden escuchar bien afiladas y distorsionadas en el estribillo «Palabras fáciles, emociones difíciles. Besos etéreos, caricias sin dueño y el tictac del reloj». Meteoros en forma de mantras para querernos decir que, cuando más falta nos hacían los besos y abrazos, ha llegado esta pandemia para mantenernos a distancia. Como dice la filósofa barcelonesa Marina Garcés: «Lo que nos queda, entonces, ya no es un tiempo que suma sino un tiempo que resta». La coda final de la canción nos sumerge en un confinado vaivén hipnótico en el que el texto («Una bacteria nos desnudará» / «La belleza: respirar») sugiere temas tan actuales como la situación de la cultura en este contexto, la crítica al tecnoptimismo hegemónico o el recordatorio de que, al final, en lo más sencillo está la clave. En definitiva, un tema pegadizo, a la par que experimental, que nos demanda varias escuchas para adentrarse en él y recapacitar.
Solíamos esperar nos transporta, sobre un ritmo aterciopelado acompañado de unos delicados y bellos coros (si cerramos los ojos casi podemos imaginar el viento llevarse las hojas en la ciudad), hacia la reflexión; como una pareja de enamorados que ve el mundo arder, al igual que su relación. Guitarras sutiles entre la densa armonía de sintetizadores y grooves se adentran en nuestro inconsciente para decodificar nuestros patrones más nocivos. Todo se quiebra para remarcar que lo fundamental, de la misma manera que llega, se esfuma. No obstante, quedar impasibles y quietos nos puede hacer dudar entre algo tan crucial como “¿suspirar o respirar?”. La espera, en este caso, ha valido la pena.
Está por ver si al salir de este túnel estaremos preparados para girar el volante rápido y tomar la curva o, si por el contrario, caeremos por el precipicio; pero qué suerte poder disfrutar mientras tanto de canciones que nos hagan, a la vez, evadirnos y reflexionar. Lujosa pobreza.
Todo esto vendrá envuelto en un más que cuidado juego audiovisual en el que han participado Diego Fertita como productor de la canción, Gala Serrano como directora de la filmografía y Sara Antolín como diseñadora del arte.
Vivimos tiempos efervescentes, donde las certidumbres han desaparecido y casi cada día nos sorprende con un nuevo e inesperado acontecimiento. En este transitar hacia la distopía (o utopía), casi tres años después de su aplaudido primer LP (Flores y Cemento, 2018), nos regala tres nuevas canciones para regodearnos en nuestra desgracia o abrir los ojos y cambiar de dirección.
Diez minutos son suficientes para que pongan encima de la mesa temas tan importantes como el decrecimiento, un inminente cambio de paradigma, una más que urgente transformación ecosocial, o la tan cercana desaparición de los recursos naturales más ¿necesarios?, … Todo ello vestido de un dream pop elegante, maduro y viscoso, con dosis de introspección y antidistanciamiento social. Un giro sustancial en el estilo de la banda. Tomando un cariz más electrónico, Lo-Fi y minimalista.
Quizás la primera banda nacional que se atreve a jugar con esta mezcla de sonido y lírica.
La pregunta ante la que todos vivimos expectantes es: ¿qué veremos al final de este túnel? Y parece que nos da igual, aunque vengan curvas; que somos meros espectadores. Cuando la realidad es que somos los actores principales de este melodrama de ciencia ficción donde todo está polarizado. Quizás debamos empezar a tomar partido… ¿Extinción o rebelión?
NOROESTE, fue el primer adelanto de su inminente EP ‘Curva al final del túnel‘  nos sorprende con unos beats melosos y un bajo contundente, donde cada acorde está tocado lo justo y necesario; dando protagonismo a la voz y letra. Para conseguir un cambio en la sociedad primero hemos de revisar nuestro interior y realizar un cambio personal («Tardes al sol para encontrarme ahí dentro» / «¿Podrías tú seguir ajeno a este miedo?»). Y, como ya dejaran entrever en «Flores y Cemento», existe una preocupación por el daño ecológico que acarrea la mano del hombre y del sistema capitalista («Cuchillos de plástico que cortan como guillotinas» / «Eucaliptos en el lugar equivocado» / «Frío y calor al mismo tiempo») y la defensa de una vida que se adecue a los ritmos de los ciclos naturales («Vivir más lento»). Como hay que degustar esta canción, sin prisas y con los oídos bien abiertos.
BIOGRAFÍA
Tú Ves Ovnis nace el 2014 en Valencia. Desde entonces han publicado:
• Un primer EP, ese mismo año, titulado Trilogía de Amor en Mercurio.
• Y su primer disco largo Flores y Cemento en 2018.
Con ambos obteniendo excelentes críticas por parte de la prensa y medios especializados. Además de destacar en diferentes concursos y eventos de renombre como Mad Cool Talent 2019, Movistar Roster, II Concurso Gramolero de Bandas, MusikIrún y CreaCultura (Atresmedia y Talents United). La estructura y base de todas las canciones parten de la disolución de la banda de culto valenciana Aloha Dai en 2014. En ese momento Enrique Peydró (Tú Ves Ovnis) decide seleccionar algunas de las canciones, que no encajaban en la vertiente neo-psicodélica de la banda extinta, y editar su trabajo de presentación Trilogía de Amor en Mercurio (EP, 2014). En Flores y Cemento (LP, 2018) nos encontramos ante una obra heterogénea en lo esencial pero homogénea en el tratamiento y envoltorio de las canciones. En las 12 pistas que componen el álbum hay espacio para canciones duras y oscuras (Electropura / Los Días Perdidos), melódicas y paisajísticas (Pachamama / El Tren del Solitario), íntimas (Amanecer Doble / Viaje Astral / Resonancia Orbital), rockeras (Revolución), instrumentales (Sala de Espera), experimentales (De lo que importa no queda) y poéticas (Avistamiento / Abducción). De la homogeneización tuvo bastante culpa el importante trabajo realizado por Dany Richter en El Lado Izquierdo (Julio de la Rosa, Havalina, Rufus T. Firefly, Tulsa, Russian Red, Christina Rosenvinge y un largo etcétera). Quién se encargó de las mezclas y la masterización en el verano de 2017. Flores y Cemento es la cinta sonora con dos caras de una misma moneda: el amor y la naturaleza son los tallos que emergen del hormigón en el que vivimos. Una visión íntima y transversal de la realidad y ecosistema en el que nos sumergimos cada día, donde en ocasiones las canciones, duras y grises, duelen; en otros momentos, frágiles y rosadas, sanan. La obra que se nos presenta suena elegante, contundente, introspectiva, interesante, novedosa. No hay mejor forma para sobrevivir al tedio cotidiano que regalándonos un buen ramo de canciones. Sin duda, su primer álbum fue una muy buena noticia y un soplo de aire fresco en el panorama musical alternativo y se encuentra desde aquel momento entre uno de los discos más excitantes y sorprendentes de 2018. Tras un original remake de su tema El Tren del Solitario (Single, 2020), donde se dan pistas de lo que sería su nuevo sonido, vuelve a la carga con Curva al final del túnel (EP, 2021).

Comentarios

Comentarios