Mark Kelly’s Marathon – ‘Mark Kelly’s Marathon’ (earMUSIC 2020)

Tras toda una vida dedicado a Marillion, el teclista Mark Kelly decidió en 2019 seguir los pasos de casi todos sus compañeros de banda y crear su propio proyecto al margen del grupo. Así nació Mark Kelly’s Marathon, banda que debutó el pasado 27 de noviembre con este disco de título homónimo. Junto a Kelly participan en el proyecto Oliver M. Smith a las voces, Pete ‘Woody’ Wood y John Cordy a las guitarras, Henry Rogers a la batería y su sobrino Conal Kelly al bajo.

Los diez cortes que componen este álbum («Amelia» es el nombre conjunto que reciben los tres primeros -«Shoreline», «Whistling at the Sea» y «13 Bones»- y «Twenty Fifty One» los cuatro últimos -«Search», «Arrival», «Trail of Tears» y «Brief History»; aparte tenemos «When I Fell», «This Time» y «Puppets») fueron grabados entre marzo y julio de este año en diversos lugares debido al confinamiento. La banda posteriormente entraría en los Real World Studios de Peter Gabriel a finales de julio para grabar una versión en directo del álbum que fue filmada para el DVD extra que acompaña a algunas de las ediciones del disco. Lo curioso es que para algunos de los miembros del grupo, esos 28 y 29 de julio fueron la primera ocasión en la que coincidían en persona con el resto de la banda.

Podría parecer a priori que al hablar del proyecto personal del teclista de un grupo como Marillion, este primer trabajo tuviera que ser por fuerza un ejercicio de estilo progresivo con una desmesurada presencia de los teclados y una inclinación hacia los temas extensos. Pues lo cierto es que las canciones no son en general especialmente largas (apenas 45 minutos para la decena de cortes que lo componen; otra cosa es si contabilizamos en conjunto las dos suites antes mencionadas que reúnen varios de ellos); y tampoco vemos un excesivo protagonismo del instrumento de Kelly. En cuanto al género, si bien podemos describir el álbum como un disco de prog rock, también habría que señalar que estamos ante un disco muy accesible y con cierta sensibilidad que podríamos llamar de pop. El grupo busca con ahínco lo melódico y las partes vocales van especialmente en esa dirección.

No obstante, tampoco creo que «Mark Kelly’s Marathon» sea una obra que pueda ser consumida por un público amplio -recuerden, a pesar de todo seguimos hablando de progresivo-, por lo que no creo que atraiga más allá del público habitual de Marillion o de los seguidores habituales del prog rock.

Comentarios

Comentarios