Dormanth – ‘Complete Downfall’ (Xtreem Music 2020)

Cuando restan apenas 24 escasas horas para la publicación oficial del nuevo trabajo de Dormanth, los bilbaínos han conseguido posicionarse, tres décadas después de su iniciación en eso del metal extremo,  como referencia estatal ineludible para los afiliados a la vertiente  más melódica de eso que se dio en llamar death metal. Pero más allá de las fronteras patrias, el combo vizcaíno ha venido cosechando durante estos dos últimos meses los elogios de buena parte de los medios especializados, tanto en sus vertientes digitales como gráficas a uno y otro lado del Atlántico.

Es justo decir que los chicos de Óscar Del Val y Javi Izkar (únicos miembros de la formación original de Dormanth) han despertado muy diligentemente la expectación hacia este, su cuarto trabajo de larga duración, «Complete Downfall», mediante la liberación temprana de varios de los temas del disco («Fire», con la colaboración de Pedro J. Monge, productor del trabajo; «Tragicomic Day», cuyo vídeo fue censurado en Facebook y «Beyond the Gates», que junto con la citada «Fire» protagonizó la sección «La canción del día» en Rock and Roll Army. Aquí y aquí).

Tal y como comentábamos sobre la banda en la pasada reseña de «Abyss» (léela aquí), Dormanth no son unos recién llegados a la escena. Muy al contrario y a pesar del parón de veinte años en su actividad, los miembros fundadores de la banda, allá por 1993, provenían de formaciones muy baqueteadas en los escenarios vascos, como Beer Mosh o NoPresion.

Como al que va a firmar este texto algunos de los escritos le sirven de improvisado confesionario, diré que me es complicado ser objetivo con una banda a la que, por cercanía con alguno de sus miembros más ilustres, he seguido desde el principio y disfrutado en vivo incluso antes de la publicación de su obra inicial.

Así que, expuesto lo anterior a la vista y juicio del público, diré que casi treinta años después y a pesar de  los cambios en la formación (la última incorporación para este «Complete Downfall» corresponde a Jokin, miembro, al igual que Óscar y Javi, de los también veteranos bilbaínos In Thousand Lakes), Dormanth han evolucionado musicalmente sin salirse de los parámetros con los que iniciaron su historia en «Sadness», su primera maqueta, y el consiguiente largo, «Valley of Dreams».

Pero, obviamente, ese tiempo da para mucho y tanto en técnica como en composición la banda está a galaxias de distancia de aquellos viejos tiempos. Canciones como las ya citadas dejan marcada buena constancia de ello, pero por si no fuese suficiente para aclararle al oyente que no piensan volver a ausentarse durante otras dos décadas, los de la villa del Nervión se descuelgan con temas de la talla de «Brainstorm» (no sé si la mejor, pero sí mi favorita en este nuevo trabajo con el permiso de la citada «Beyond the Gates»), «Bloody Scars» (donde la melancolía supera los límites de la melodía para crear el perfecto broche de cierre de la obra), «The Origin» (en la que abandonan su línea más clásica y abrazan un registro más oscuro, si cabe. Si no hubiese elegido ya, sería de lo mejor del disco) o «Crystal Bone» (según mi zafia y pobre perspectiva de ajeno advenedizo al género, su incursión particular en  terrenos limítrofes con el Black Metal. Y que me odien los listos y los puristas). Así, hasta completar el listado de once canciones que completan la nómina de nuevas creaciones.

En cualquier caso y en definitiva, lo de Dormanth, obviando las influencias,  es ejemplo de fidelidad a las líneas y parámetros propios sin dejar de lado la renovación, evitando de ese modo la repetición en bucle de esquemas ya muy trillados.

Nada -o muy poco- que envidiar a la escena internacional. En cualquier caso, nada que tenga que ver con el propio grupo o su trabajo y tal vez sí con la ubicación.

Eso sí, no tengo muy claro que a Óscar del Val vaya yo a perdonarle lo de Ozzy.

Comentarios

Comentarios