Gazpacho – ‘Fireworker’ (KScope 2020)

Hace unos días que podemos encontrar en las tiendas «Fireworker», el nuevo trabajo de los noruegos Gazpacho, álbum que hace el número once de su discografía y que llega dos años después del anterior «Soyuz».

Tan solo cinco cortes son los que componen este trabajo -«Space Cowboy», el tema de apertura del disco, roza los veinte minutos de duración; el que lo cierra, «Sapien», sobrepasa los quince-, donde el sexteto nórdico sigue afrontando temas de fuerte caracter filosófico («Fireworker» es, según el teclista Thomas Anderson, una especie de fuerza superior que controla nuestras acciones), bañados por una música para la que las etiquetas de prog rock o art rock probablemente se queden cortas.

Y es que en «Fireworker» confluyen todos los elementos, tanto líricos como sónicos, que hacen de Gazpacho una de las bandas más intensas del universo progresivo de las últimas dos décadas: profundamente atomsféricos y con una música cargada de emotividad, los noruegos juegan con la profundidad de unas composiciones que se proyectan en múltiples direcciones.

Algunos ya hablan de «Fireworker» como la obra más potente del grupo en los últimos años; como la culminación de un camino que les ha llevado a ser reconocidos como unos maestros dentro de su género. Lo cierto es que es necesario escuchar con tranquilidad este trabajo para apreciar todos sus matices. No es la rama del prog que más me atraiga, pero hay que reconocer que el prestigio de Gazpacho es bien merecido.

Comentarios

Comentarios