BPMD – ‘American Made’ (Napalm 2020)

Que Mike Portnoy es un culo inquieto que raya la hiperactividad, creo que es algo que ya hemos comentado aquí en alguna que otra ocasión (probablemente, la última de ellas coincidiendo con la publicación de la primera entrega de Metal Allegiance).

En cualquier caso, no creo que sea algo que pase desapercibido para los iniciados.

En nueva esta ocasión, el actual batería de Winery Dogs y Sons Of Apollo ha unido sus brazos expertos a tipos de renombre como Bobby Blitz, mítica voz de los no menos míticos Overkill, Mark Menghi, bajista de los citados Metal Allegiance y el ex Machine Head Phil Demmel.

Lo que estos cuatro veteranos músicos reflejan en “American Made” es su intención de hacer llegar a las nuevas generaciones de metaleros los clásicos atemporales del rock de la América de los años setenta del pasado siglo con los que crecieron , pero eso sí, barnizándolos con la rudeza de un sonido eminentemente más heavy del que hacían gala los originales.

Intentando ser fieles a esa premisa de origen, BPMD nos deleitan con revisiones de temas inmortales de bandas como Aerosmith, ZZ top, o Van halen, desgranado un total de diez pistas que a buen seguro van a ser del agrado de más de uno.

Publicado hace apenas dos semanas, el 12 de este mismo mes de junio, en “American Made” encontramos incendiarias versiones de “Wang Dang Sweet Poontang” (Ted Nugent), “Toys in The Attic” (Aerosmith), “Evil” (Willie Dixon, aunque quizá sea más correcto decir que la de BPMD se basa, al igual que alguna otra, en la versión que hicieran Cactus de ese clásico del blues), “Beer Drinkers and Hell Raisers” (ZZtop), “Saturday Night Special” (Lynyrd Skynyrd, impresionante revisión), “Tattoo Vampire” (Blue Öyster Cult), D.O.A. (Van Halen), “Walk Away” (James Gang, probablemente mi favorita), “Never in My Life” (Mountain) y “We’re an American Band” (Grand Funk Railroad).

Diez temas que, aunque suene a tópico de relleno, hacen suyos hasta el punto de convertirlos en diez trallazos de factura heavy que no van a decepcionar a los oídos más endurecidos.

Comentarios

Comentarios