Dance Gavin Dance – ‘Afterburner’ (Rise 2020)

Chicos malos pero no tanto

Desde los estados juntos de América, los sacramenteses Dance Gavin Dance nos presentan «Afterburner«, su más reciente trabajo discográfico. El quinteto, activo desde hace tres lustros, con Will Swam y Matt Mingus como únicos supervivientes de la formación inicial, ha ido adelantando sencillos desde febrero de este mismo año, preparando el desembarco del disco.

Encontramos en este «Afterburner» temas que podríamos englobar dentro del metalcore, o el post metalcore más heterodoxo, aunque con ese toque prog de Dance Gavin Dance, y a su vez otros, que entran dentro de la evolución del hardcore melódico, orientado mucho más a la franja de edad en torno a la pubertad, con devaneos pop más que evidentes, y toneladas de glucosa, convenientemente contrarrestadas, aunque en su justa medida, con los guturales de su otro vocalista y partes más pesadas y contundentes.

En conjunto «Afterburner» es un compendio de temas con una evidente intencionalidad comercial aunque, eso sí, sin querer evidenciarlo demasiado. Esto se lleva a cabo con un medido trabajo de balanza, contraponiendo siempre algún fragmento, digamos, screamo, para compensar las melodías pop que son la espina dorsal de los temas que configuran el disco. Por momentos podemos identificar las múltiples y variadas fuentes de las que bebe la banda, que con estos trece temas vuelve a la palestra discográfica tras un hiato de un par de años desde el que era su último trabajo, «Artificial Selection«, allá por 2018.

Evidentemente, la libertad de cada artista reside en elegir sus intenciones, temática y estilo, y desde aquí no cabe la crítica en ese aspecto. Dance Gavin Dance tiene claro cuál es su público, qué es lo que demanda y en qué medida, y se lo ofrece, con unas composiciones perfectamente ejecutadas y milimétricamente producidas.

En el aspecto estrictamente técnico, «Afterburner«, su ya novena entrega discográfica, ha sido grabado en el estudio Interface Audio, propiedad de Kris Crummett, que junto con Drew Fulk han coproducido el trabajo. El resultado es un disco con un sonido bastante prístino, aunque no falto de una comedida y controlada contundencia, que adolece un poco de falta de visceralidad y de rango dinámico.

Para dar forma a los temas, Dance Gavin Dance ha contado con un numeroso elenco de colaboraciones en forma de artistas invitados, principalmente guitarristas y vocalistas de otras formaciones de su entorno musical.

En el haber de «Afterburner«, Dance Gavin Dance muestran quizás el que pueda ser su trabajo más consistente y sólido, en el que incluso devanean con éxito con elementos del prog, y su ejecución técnica raya a gran nivel, mostrando a las claras que la maquinaria de la banda se halla bien engrasada, y un sonido realmente bueno en cuanto a la producción del mismo.

En la otra parte de la balanza tenemos que volver a insistir en que quizás se han pasado con la glucosa, y que verdaderamente se van a tener que esforzar más si quieren entrar en el mundo de las influencias latinas y el castellano, ya que su «Calentamiento Global» no pasa de la mera anécdota.

En definitiva, un trabajo claramente orientado al público seguidor de Dance Gavin Dance, que a buen seguro hará disfrutar, y correcto en el resto de los demás aspectos. Será interesante, cuando todo este océano de incertidumbre se calme, poder ver cómo desarrollan y defienden «Afterburner» sobre las tablas.

Comentarios

Comentarios