Corcs Drum & Organ – ‘Una Altra Excepció’ (Adarce/BCore 2020)

Corcs Drum & Organ recuperan la filosofía de menos es más y se apuntan a la fórmula de dúos con presencia de grupo que tanto ha estado -y aún sigue estando- en boga a lo largo y ancho del globo terráqueo.

En esta ocasión, hay varias peculiaridades en el combo. Sus composiciones son totalmente instrumentales, no hay instrumentos adicionales en la grabación, tampoco se ha implementado ninguna ayuda digital, incluso en la grabación, que, dentro de las limitaciones actuales, se ha intentado que sea lo mas analógica posible. La tercera, quizás la más curiosa, es que para el proyecto, han utilizado única y exclusivamente dos instrumentos fabricados hace más de cincuenta años en la ciudad condal.

Oriol Casas y Joan Sobrevals, que son las mentes que se esconden tras Corcs Drum & Organ, nos explican que toda su ideología para el proyecto gira en torno a la reutilización.

Por esta razón, se empeñaron en encontrar una batería y un órgano fabricados en su ciudad, hace más de medio siglo, y exprimirlos al máximo, dejando fuera cualquier otro tipo de ayuda externa para llevar a cabo su idea, tratando de demostrar que el envejecimiento de las cosas es subjetivo, según sus palabras.

Fruto de esta idea, nace «Un Altra Excepció«, álbum que recoge estos postulados a lo largo de catorce cortes donde Casas y Sobrevals dan rienda suelta a su universo sonoro, dando a luz este disco, editado en una tirada limitada y numerada de trescientas unidades a través del sello Adarce Records.

En cuanto a lo musical, «Un Altra Excepció« navega por sonidos evidentemente anclados en las décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo, amalgamando el soul, el rythm and blues, el funk, momentos de proto-disco, reggae y un porcentaje bastante elevado de química entre Casas y Sobrevals que hace que este álbum sea un disco eminentemente destinado a hacer moverse y, eventualmente, bailar al oyente.

Los títulos de las canciones, en catalán y en inglés, predisponen al receptor acerca de lo que los autores intentan transmitir con sus composiciones, con enunciados tan sugerentes como «Què tal si deixem de guardar les cebes al mateix armari que els productes de neteja?».

Jugando con la dicotomía entre la ortodoxia y la heterodoxia más exacerbada, Corcs Drum & Organ salen y entran en los géneros musicales que abordan manteniendo la línea común de la música festiva y bailable a lo largo de los cuarenta y dos minutos que dura «Un Altra Excepció«.

Los temas tampoco exceden en minutaje, lo cual ayuda a aliviar un poco la posible monotonía de una fórmula arriesgada como la que ha elegido el dúo, sin excesivas florituras y eternos devaneos, muy propios en otras manifestaciones similares, en la que absolutamente todas las canciones pivotan en dos instrumentos, sin apenas variación tímbrica.

Un disco equilibrado y bastante llevadero, aunque por momentos, el trémolo taladra las orejas inmisericordemente, y que si hubiera sido pergeñado tiempo atrás, ilustraría perfectamente alguna de las filmaciones nacionales de la época, o sería la banda sonora de cualquier guateque abierto hasta el amanecer.

Comentarios

Comentarios