«MC5: A True Testimonial» de David C. Thomas (2002)

Aunque parecía perdido en el limbo debido a disputas legales entre el equipo de producción y Wayne Kramer (por una cuestión de derechos musicales, principalmente), parece que en un futuro no muy lejano por fin se pueda disfrutar del lanzamiento en formatos domésticos de «MC5: A True Testimonial», filme de dos horas de duración que recorre de manera magistral la historia de los Motor City Five.

No es extraño que el resultado fuera tan satisfactorio, ya que el equipo encabezado por el realizador David C. Thomas y el productor Laurel Legler estuvo trabajando en la película durante más de siete años, desde los años 90 del pasado siglo hasta comienzos de este. Tras ser exhibido en diversos festivales durante 2002/2003, en 2004 la comercialización del documental fue paralizada por el mencionado pleito interpuesto por Kramer, alegando que director y productor le habían prometido figurar como «productor musical», algo que el equipo negaba.

Sea como fuere, todo este follón coincide en el tiempo con la reunión de los por aquel entonces miembros supervivientes de la banda: Kramer, Michael Davis y Dennis Thompson. El resto ya lo sabéis: DKT/MC5, la muerte de Davis en 2012, la celebración por parte del guitarrista del cincuentenario de la banda como MC50,… y ahora parece por los indicios que están dando en el último par de años el equipo realizador de la película, que el lanzamiento definitivo de «MC5: A True Testimonial» parece estar a la vuelta de la esquina, aunque le siga costando doblarla.

En cualquier caso no es complicado localizar por internet una copia de bastante mala calidad de este documental, por lo que todo aquel interesado en verlo que no pueda esperar a su lanzamiento oficial puede hacerlo (aunque reiteramos que la calidad es bastante más baja que los estándares de hoy en día).

El documental como ya hemos dicho es un repaso más o menos exhaustivo de la carrera del grupo (todo lo exhaustivo que se puede ser en 119 minutos de metraje: The Stooges apenas se mencionan y la carrera posterior de los miembros del grupo es obviada casi completamente). Con un inteligente uso del material de archivo, incluyendo hasta imágenes rodadas por el FBI en sus labores de marcaje al grupo, se arroja bastante luz sobre aspectos de la banda como su posicionamiento político, del que mayoritariamente se desvinculan y lo ven prácticamente como una torpeza que lastró el progreso de su carrera. Obviamente también es vital el testimonio directo de los protagonistas, aunque tal vez Kramer reciba demasiado protagonismo y el que fuera manager del grupo, John Sinclair, acabe resultando un personaje bastante insufrible y cargante.

Estamos en definitiva ante un documental de manual muy bien planteado y ejecutado, que con sus dos horas de duración resulta tremendamente entretenido. Su visionado se antoja obligatorio para los fans de la banda de Detroit.

Comentarios

Comentarios