«Mi vida entre las hormigas» (2017)

Dentro de la labor de recuperación de algunos documentales musicales que nos hemos propuesto recordaros durante estos días de confinamiento, hoy le ha tocado el turno a «Mi vida entre la hormigas». Data de hace ahora tres años este documental que sirve de repaso a la carrera de Los Ilegales. O tal vez deberíamos decir que repasa la carrera y la vida de Jorge Martínez, Jorge Ilegal, que para el caso es lo mismo. E igual que ocurre con Martínez y el personaje público, tal como nos cuentan durante la película, ambos se confunden hasta no quedar muy claro quién o qué es cada cuál.

Como suele ocurrir con todo tipo de productos nostálgico-musicales de este país, en «Mi vida entre las hormigas» acaban apareciendo las mismas caras de siempre, léase los Jesús Ordovás, Tomás Fernando Flores, Mariskal Romero, Miguel Ríos,… No sé si es que realmente los protagonistas eran cuatro o que igual que pasó con la «movida», que hoy en día parece ser lo único que ocurrió en la España de los 80 culturalmente hablando, estos que hemos mencionado -y algunos otros- son los únicos nombres que parecen haber trascendido y ser de los pocos para hablar con autoridad de la era que va de finales del Franquismo hasta bien entrados los 80 o incluso más allá.

En cualquier caso, esta molestia de ver siempre con las mismas caras no empaña para nada la factura de un un filme que recoge muy bien (aunque tal vez de una manera bastante telgráfica, por aquello de ajustarse al canon de los 90 minutos de duración) la idiosincrasia de una banda y las varias caras del personaje. Porque, efectivamente, nos cuentan que Jorge Ilegal no es un personaje unidimensional, a pesar de lo que decíamos en el primer párrafo sobre la confusión con la persona. Esto es algo que los fans de la música tendemos a olvidar, que muchas veces nuestros ídolos proyectan una imagen que no se
corresponde con la realidad. O como en el caso de Martínez, no representa toda su realidad. Y para alguien que siempre fue visto prácticamente como un bocazas chulesco e inclinado a dirimir las diferencias a golpes, esto es toda una revelación.

Y además está la música, obviamente. Porque no olvidemos que Los Ilegales son autores de un puñado de canciones que han pasado a los anales de la música popular de este país de los últimos cuarenta años. Puede que su carrera en el largo término haya sido algo irregular (y para mi gusto, gran parte de su etapa clásica ha envejecido mal por culpa de las horrendas producciones de los años 80), pero es innegable que han dejado una honda huella en nuestra música.

Comentarios

Comentarios