Desvariados – ‘Víctimas del sueño americano’ (Warner Music 2020)

Hemos oído hasta la saciedad eso de que en el rock -y por extensión en casi cualquier estilo de música- todo está inventado. Pero eso no quiere decir que una banda, cualquier banda, deba abandonarse a la simple emulación de sus héroes musicales. Puede que no todos los artistas tengan la pasta para crear algo novedoso y original, pero al menos deberían intentar hacer de lo conocido algo suyo, algo personal.

Desvariados parecen ir lográndolo con esa mezcla entre el rock and roll de ascendencia más cañí vía Burning, y las influencias anglosajonas, tanto británicas como norteamericanas (aparte de ciertos aires de americana, intuyo por ahí retazos de Status Quo o incluso Thin Lizzy), que podemos entresacar de la escucha de «Víctimas del sueño americano», su segunda obra de estudio tras «Café Caimán».

«Víctimas del sueño americano» fue grabado en los Audiomatic Estudios de Madrid el pasado mes de noviembre de 2019 con Josu García (Loquillo) a los controles, y en el álbum la banda ha incluido once cortes de rock chulesco cantado en castellano que revisita múltiples facetas de nuestra música preferida.

De este modo, podemos decir que el cuarteto de Carabanchel muestra también diferentes registros, pareciendo en todos ellos encontrarse bastante cómodos y despachando canciones de manera impecable y natural (aunque tal vez algún momento puntual puedan sonarnos un poco más forzados). Una música a la que acompañan unas letras personales que no se limitan a los clichés del estilo y a las que por ponerles una pega, el laísmo que se desliza en «Su dictadura animal». Mencionar también como curiosidad que la banda incluye una versión de los mencionados Burning, «Muévete en la oscuridad».

A modo de resumen podemos decir que Desvariados han logrado crear un álbum con un
caracter muy sólido, unas canciones muy bien tejidas y, de estas, alguna con madera de convertirse en himno. Como mínimo, se puede decir que estamos ante un disco la mar de entretenido. Y eso en estos tiempos no es decir poco.

Comentarios

Comentarios