En estos días de encierro obligado, no está de más repasar en nuestra sección de cine y TV algo de material audiovisual que, si bien no de actualidad, si os puede dar ideas para pasar la tarde de una manera entretenida. Así que hoy os vamos a hablar de «Blokes You Can Trust» el documental que en el año 2013 dirigió Matt Weston sobre los australianos Cosmic Psychos.

No sé si quedará mucha gente por ahí que no sepa quiénes son Cosmic Psychos, pero por si acaso diremos que estamos hablando de una de las bandas de aussie rock más especiales de las últimas décadas. Desde su imagen nada impostada de auténticos garrulos (notoria en esas icónicas portadas como las de «Go the Heck», «Self Totalled» o la del álbum que comparte título con este filme), hasta su sonido básico, áspero y sin concesiones, los Psychos son también un grupo que tuvo gran influencia por ejemplo en muchas bandas de la era grunge (en el filme aparecen varios miembros de Mudhoney, Eddie Vedder de Pearl Jam o Butch Vig, el productor de «Nevermind» de Nirvana que trabajó con los australianos en 1991). Mención aparte merecen L7 y la carambola que une al grupo con The Prodigy (ya hablamos de ello en esta misma web hace algún tiempo).

La historia de Cosmic Psychos, que aquí se nos muestra de manera sucinta pero muy bien estructurada, está ligada sobre todo a la figura de Ross Knight, chico de campo cuyas letras son las que definen de una manera fundamental lo que es la identidad del grupo y peculiar elemento, como vamos descubriendo a lo largo del metraje. De su mano (y de la mano de otros protagonistas y personajes que se han cruzado con el grupo a lo largo de los años), vamos conociendo la carrera del grupo, sus tragedias, sus éxitos, su afición por la cerveza y, en definitiva, que son unos tipos en los que se puede confiar. Si todavía no habéis visto este documental no es complicado localizarlo; y si todavía no habéis escuchado alguno de sus discos nunca es tarde para ponerse con ellos.

Comentarios

Comentarios