The Boomtown Rats, banda de Bob Geldof, anuncia disco 36 años después, «Citizens of Boomtown»

El próximo viernes 13 de marzo, evitando cualquier tipo de superstición, se edita «Citizens of Boomtown» (BMG), el primer disco que lanza, The Boomtown Rats, la mítica banda irlandesa liderada por el cantante, compositor, actor y activista Bob Geldof.

El pasado mes de enero la banda lanzaba el primer single de esta nueva etapa, «Trash Glam Baby», escrita por Bob Geldof y producida por el bajista de la banda, Pete Briquette. Los miembros originales de The Boomtown Rats, el vocalista Bob Geldof, el bajista Pete Briquette, el batería Simon Crowe y el guitarrista Garry Roberts han sido los encargados de grabar este nuevo single, junto a Alan Dunn al piano y a Darren Bealeon a la guitarra.

Según Bob Geldof, «En aquel entonces escribí una canción sobre las amazonas de la escena  de finales de los años 70: «She’s so Modern» fue un éxito («She’s so 20th century / She’s so 1970s»). Un milenio y dos décadas después, en la curva de King’s Road, donde ese garabato se convierte en el World’s End y las chicas solían habitar las tiendas de Lloyd Johnson y Vivienne Westwood, el glam se había esfumado para moverse más al este. Excepto por Vivienne, que seguía allí. Ahora, alrededor de su tienda hay tres tiendas de caridad decentes. Voy allí de vez en cuando en busca de camisetas, etc. Un sábado de 2017 me encontré allí a una chica que rondaría los 16 o 17 años, hablando con una amiga detrás desde detrás del mostrador. Era fabulosa. Como un híbrido bastardo entre los New York Dolls y los tempranos Roxy Music. Un vagabundo con lentejuelas. Una bola de discoteca viviente. Ellas estaban quejándose sobre que era sábado y no tenían nada que hacer ni dinero para hacerlo. El discurso habitual de un sábado aburrido. La chica no parecía conscientemente «retro» ni nada parecido; se veía preciosa y maravillosa en su condenada juventud. No era una chica bonita (aunque en realidad, sí lo era), sino una chica normal como cualquier otra que podría vivir en los bloques del final de la calle, pero se veía que entendía pintuitivamente e el teatro del yo, esa particular visión del mundo engendrada desde… oh, desde los bohemios de finales del S. XIX, los Stones de los 60, los Pistols de los 70, los Durans/Anthony Price de los 80. Luego esto se perdió prácticamente del todo a partir de los 90. Y allí estaba ella, haciendo aquella cosa tan peculiar que los adolescentes ingleses consiguen de ese modo tan particular. Una gruñona adolescente inglesa siendo extraordinaria, luciendo de cojones. Ella debería ser una canción. Así que aquí está… Ella es tan siglo XXI…«.

Comentarios

Comentarios