Babymetal – ‘Metal Galaxy’ (earMUSIC 2019)

El pasado mes de octubre veía la luz oficialmente «Metal Galaxy», el tercer trabajo de
ese seductor engendro infernal llamado Babymetal. Seductor porque todavía recuerdo lo
pegajoso que resultó su primera obra de estudio; en un primer momento no había por
dónde cogerlo, pero a la segunda o tercera escucha uno descubría con pavor que no había
manera de deshacerse de esas canciones, que se grababan con fuerza en tu cerebro (al
menos durante un breve lapso de tiempo -debo reconocer que tan rápido como me entró acabó saliendo y hoy en día no guardo en mi memoria aquellas canciones-). Y engendro
infernal porque algo así está claro que está concebido con la idea de llevarnos al
huerto, de que probemos el fruto prohibido como aquella serpiente que sedujo a la pobre
Eva.

Estoy convencido por todo lo anterior de que Babymetal son el «placer culpable» de
muchos metalheads, y no solo de aquellos que además son aficionados a la cultura pop
japonesa. Al fin y al cabo, aparte de toneladas de programaciones y elementos
electrónicos, voces aniñadas y estribillos como de dibujo animado, aquí podemos
encontrar también una base puramente metalera. Casi escondida dentro de una producción
que gusta de destacar los aspectos más pop de la música y exagerada hasta el mareo, eso
sí -como todo lo que viene del país del sol naciente por otra parte-, pero metal a fin
de cuentas. Y al menos hasta ahora la cosa les ha funcionado. Que no se nos olvide que
Babymetal han conseguido llamar la atención de popes del mundillo como Kirk Hammett por ejemplo, o que aquí colabora la vocalista Alisa White-Gluz entre otros.

Claro que la ensalada de sonidos puede resultar indigesta, y personalmente creo que
aquí la variedad de palos que han querido tocar resulta excesiva (un tema arabesco por
aquí, un arreglo flamenco por allá, una canción con estribillo al estilo de los
cánticos de los hooligans por acullá…). «Metal Galaxy» acaba resultando pues un disco
estomagante al que su extensión (estamos hablando de catorce temas) no beneficia en lo
más mínimo. Hablamos pues de un disco que se hace desesperadamente largo y que si
servidor ha llegado a escuchar de un tirón, es precisamente porque debía contaros aquí
sus impresiones.

Para mí totalmente cargante e imprescindible, pero estoy seguro de que muchos les
seguirán riendo la gracia.

Comentarios

Comentarios