The Black Crowes se reúnen: 30 aniversario de «Shake Your Money Maker» o la crónica de una vuelta anunciada

En estos tiempos de campañas virales, la noticia de la vuelta de The Black Crowes para conmemorar el trigésimo aniversario de su álbum de debut, el juvenil «Shake Your Money Maker», no va a pillar ya por sorpresa a nadie. Hace días que se rumoreaba el asunto y hasta se había filtrado algún que otro cartel por las redes sociales.

Hoy sin embargo ya es oficial, puesto que la banda de los hermanos Robinson ofrecerá esta misma noche, lunes 11 de noviembre, un concierto íntimo en el Bowery Ballroom de Nueva York; el jueves 14 será el turno de la otra costa de los Estados Unidos, ya que los cuervos harán lo propio en el conocido Troubadour de Los Angeles. Son el prólogo de lo que llegará en el verano de 2020, cuando The Black Crowes se embarquen en una gira norteamericana de 46 conciertos que tendrán lugar entre el 17 de junio y el 19 de septiembre.

Esta será la primera gira de la banda desde el año 2013 y para ella los Robinson van a contar con una banda completamente nueva que incluye a Isiah Mitchell de Earthless en la guitarra solista, el bajista de sesión Tim LeFebvre, el teclista Joel Robinow y el batería Ojha de Once and Future Band. Despejada pues la incógnita de la formación, solo resta saber si Rich y Chris planean primero venir a Europa en algún momento (el deseo mayoritario de los fans de nuestro país los situaba en el próximo Azkena Rock Festival, algo que era altamente improbable como ha demostrado el calendario de gira) y si habrá nuevo material en un futuro más o menos cercano.

Sorprende sin embargo la facilidad con la que los hermanos han hecho las paces después de una poca agradable separación por motivos económicos. También llama la atención que hayan decidido tirar adelante con una banda completamente renovada, lo que huele a que, ahora sí, los Robinson se han puesto de acuerdo en que todos los miembros del grupo salvo ellos deben ser unos simples asalariados. Y a mí personalmente no deja de molestarme que se hayan prestado a una campaña de marketing viral tan burda como la que han protagonizado, un recurso que, sinceramente, ya asquea bastante. Estamos hablando de The Black Crowes, no creo que fuera necesario crear expectación de esa manera. La llevan ya de serie.

Pero supongo que simplemente han decidido agitar su máquina de hacer dinero, algo que dicho sea de paso me parece estupendo. Y en cualquier caso yo no voy a decir que me resistiré a ir a alguno de sus conciertos si es que deciden traer la gira a Europa, porque estaría mintiendo. Y no me cabe duda de que en algún momento nos visitarán, pero solo hace falta saber cuándo.

Comentarios

Comentarios