Gluecifer + Kosmic Boogie Tribe – Madrid (Sala But 25-10-2019)

El calor que vino del Norte

Todo es relativo en el devenir humano. Lo que para unos es imprescindible, para otros es superfluo. Probablemente no haya acuerdo acerca de cuál es la banda más representativa de la hornada que en el último lustro de la década de los noventa del siglo pasado irrumpió desde la fría Escandinavia con el hard y el punk rock por componente común, aunque para una gran parte, si no todos, los que el pasado viernes se congregaron en la sala But, la respuesta era más que obvia.

Gluecifer hacía acto de presencia en la piel de toro, tras su más o menos reciente paso por el Azkena este pasado 2018, con una gira en salas que a priori prometía ver a la banda de Jacobsen y sus secuaces en mayor esplendor, controlando todos los detalles de su actuación.

Para ello, los vikingos se trajeron de la mano a una joven formación, al menos de media, como artistas invitados, que saltaron a las tablas de la sala But dispuestos a recaudar un buen puñado de nuevos seguidores.

Kosmik Boogie Tribe articuló un compacto concierto, virado hacia los temas más «duros» de su repertorio, y más cercanos, al menos en sonido, al cabeza de cartel, quizás por tratar de empastar mejor con el perfil del público asistente.

El quinteto desgranó durante la media hora larga que permanecieron en el escenario con frenesí y actitud, además de con un potente y compacto sonido, esos temas que consiguieron caldear el ambiente y en buena medida conectar con la audiencia.

Tarea ardua de todas maneras cuando lo que viene detrás es uno de los grupos con un directo más demoledor, como dejaron claro que querían demostrar desde el momento que el quinteto saltó a las tablas.

A partir de ahí, casi sin dar tregua, Gluecifer comenzaron a soltar aldabonazos repasando todas las etapas de la banda, con un Biff Malibu y su sempiterna americana blanca, que acabó perdiendo más tarde, comandando con nervio la nave.

La intensidad, y sobre todo la fe con la que Gluecifer desplegó su arsenal hizo que el respetable reaccionara desde que los osleños hicieran acto de presencia en el escenario. Su apisonadora sónica aplastó literalmente a los incrédulos, dejando ver a las claras el potente estado de forma en el que se hallan, reclamando para sí la corona del rock escandinavo.

Por supuesto hubo momentos álgidos en la velada, aunque Gluecifer se encargaron de no bajar el pistón en ningún momento, a base de mantener un frenético ritmo, pero sí habría que destacar, sobre todo, los temas clásicos de la primera etapa de la banda, que desataron en no pocos momentos un espasmódico movimiento corporal en la mayor parte de los allí reunidos, y especialmente en las primeras filas, aunque llegamos a pensar que alguno que otro se precipitaría desde la barandilla de la primera planta de la sala But con las convulsiones provocadas por la dupla «I Got A War» y «Leather Chair«, o «Take It» por nombrar algunas.

Para el cierre del cuerpo del concierto, Biff Malibu, a pesar de tener a la parroquia en el bolsillo, les propuso el juego de las palmas, una suerte de réplica y contra replica entre él mismo y el respetable, que consiguió aún más, como si fuera necesario a esas alturas, conectar ambos lados del escenario, creando una efervescencia realmente notable.

Pero aún no había acabado la cosa, ya que los reyes del rock volverían a la carga no una, sino dos veces, con sendos bises en los que acabaron de poner patas arriba la sala But, y haciendo perder, más si cabe, la cordura a nuestro jefe cuando, después de los cánticos pantagruélicos del público reclamándolos de nuevo, abrieron la segunda tanda con una versión extendida de «The Year Of Manly Living«.

Si había alguna duda acerca del tratamiento que Gluecifer merece en el orbe del rock, quedó totalmente disipada, o mejor dicho, dinamitada, la noche del pasado viernes en las entrañas de la But, porque a pesar de que la fortuna no les haya sonreído todo lo que debiera, pueden dar por seguro que tienen bien merecido el apelativo de reyes del rock.

Necesitamos más rock. Necesitamos bandas como Gluecifer. Necesitamos a Gluecifer.

Kosmik Boogie Tribe
Kosmik Boogie Tribe
Kosmik Boogie Tribe
Kosmik Boogie Tribe
Kosmik Boogie Tribe
Kosmik Boogie Tribe
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer
Gluecifer

 

Comentarios

Comentarios