El metal sigue siendo una amenaza: Slayer obligados a retirar su esponsorización de la NASCAR

Nergal (Behemoth) expulsado también de un gimnasio por no creer en Dios

Algunos pensábamos que estas cosas ya no ocurrían. Al fin y al cabo existen estilos musicales -cuyas letras claramente misóginas y que bordean el delito en ocasiones- reciben bastante más atención mediática incluso en informativos televisivos de prime time, y no se arma ningún escándalo. Pero este fin de semana el mundo del metal ha vuelto a padecer uno de esos ataques que parecen bastante gratuitos vistos desde la distancia.

Y es que como os contábamos en esta misma web la semana pasada leer todos los detalles aquí), los norteamericanos Slayer habían anunciado su esponsorización de un coche de la NASCAR en una carrera de esta competición que debía celebrarse este pasado sábado. Pero finalmente el grupo se vio obligado a retirar su apoyo debido a presiones de sectores conservadores.

La noticia se difundió en la tarde del viernes (hora española), a 24 horas de la celebración de la carrera. En un breve comunicado, la oficina de la banda explicaba que la retirada de los logos de Slayer del vehículo a pilotar por JJ Yeley se debiá a presiones de otras empresas anunciadoras. No se comenta en el texto, pero la impresión que se da es que el equipo decidió echarse atrás ante el riesgo de perder a patrocinadores más antiguos.

Parece mentira que a estas alturas todavía haya gente que se pueda sentir ofendida por el mensaje de un grupo como Slayer -algo que en un tanto porciento muy elevado no creo que se tomen en serio ni ellos mismos-, pero así ocurre a día de hoy como podemos ver en la ultraconservadora sociedad estadounidense. «Después de casi 40 años, aparentemente Slayer siguen dando tanto miedo como antes», finalizaba el comunicado.

La cosa sería una simple anécdota, pero da la casualidad de que este fin de semana también el polaco Nergal, líder de Behemoth, no pudo ejercitarse en un gimnasio estadounidense al que acudió con una camiseta de Darkthrone. Al parecer y según ha relatado él mismo en sus redes sociales, el encargado del acceso le preguntó si creía en Cristo, a lo que Nergal respondió que no, siendo invitado por el primero a abandonar el edificio.

En algunas cosas, en lugar de avanzar, parece que vamos hacia atrás.

Foto: David Bonvillain

Comentarios

Comentarios