Crobot – ‘Motherbrain’ (Mascot 2019)

El próximo viernes 23 de agosto llegará a las tiendas «Motherbrain», el que va a ser el
cuarto largo de los estadounidenses Crobot. Una banda que poco a poco se ha ido
haciendo con un hueco en la escena gracias a una serie de interesantes discos («Legend
of the Spaceborne Killer» de 2012, «Something Supernatural» de 2014 y «Welcome to Fat
City», obra que en 2016 fue recibida ya con cierto entusiasmo), y que llega a este
cuarto álbum bajo la atenta mirada de crítica y público, que esperan que con este disco
la banda acabé de explotar.

Así que «Motherbrain» debería o bien aupar a Crobot definitivamente a los primeros
puestos de entre las bandas de rock surgidas en esta década, o bien mantenerlos como
uno de esos grupos interesantes que siempre gusta de ver en directo pero que no acaban
de explotar.

Para hablar de estas once nuevas canciones tenemos que remontarnos a finales de 2017,
que es cuando la banda comenzó con la composición del material que ahora tenemos entre
manos. Tras comenzar el proceso en la casa que el guitarrista Chris Bishop posee en la
ciudad sureña de Austin, el cuarteto de Pennsylvania se trasladó al estudio de Corey
Lowery en Georgia, donde durante un mes trabajaron en el disco. El productor guió a la
banda hacia un sonido un tanto más oscuro que en anteriores ocasiones, algo que se deja
notar en unas canciones cuyos ambientes pesados recuerdan a los Soundgarden de obras
como «Louder Than Love» (el registro vocal de Brandon Yeagley tiene también mucho que
ver en ello), con unas guitarras que también remiten a Tom Morello (y no, no se me
escapa que la mezcla entre los de Seattle y Rage Against the Machine de hecho existió y
se llamó Audioslave).

«Motherbrain» es por tanto un disco con el que Crobot quieren dar un paso adelante –
algo que se nota no solo en la dirección de la música, sino también en la temática un
tanto más «adulta» de las letras-, pero quieren hacerlo manteniendo también un sonido
reconocible. Y no hay aparente contradicción, porque cualquiera que haya seguido a
Crobot podrá reconocer al grupo sin problema en estos 42 minutos y medio. Pero no es
menos cierto que efectivamente «Motherbrain» tiende a sonar más heavy que sus
predecesores. El resultado es un disco que va creciendo con las escuchas y que cuenta
con varios temas potentes (mi preferido en este momento es «Low Life»); que vaya a
marcar una época, ya sea para la propia banda o de cara a la repercusión que obtenga,
tal vez sea demasiado pronto para vislumbrarlo.

Comentarios

Comentarios