The Zeros – Zaragoza (Sala Z 15-3-2019)

The Zeros – Zaragoza (Sala Z 15-3-2019)
4.3 (86%) 20 votes

Aunque flotaba en el ambiente una cierta sensación de incertidumbre ante la ausencia de Robert Lopez (aka El Vez), lo cierto es que cuando pasadas las 21:30 The Zeros en formato trío (Javier Escovedo a la guitarra y voz, Victor Penalosa al bajo -también en los actuales Flamin’ Groovies- y Baba Chenelle a la batería) arrancaron su concierto zaragozano con “Pipeline”, todas las dudas se despejaron de inmediato.

En una Sala Z en la que se reunió una nada desdeñable representación de la escena local, a pesar de la feroz competencia que ofrecían los varios conciertos programados en otros lugares -entre ellos el de una Nikki Hill que siempre consigue congregar a una buena parte del público rockero zaragozano-, The Zeros convencieron con un set corto pero intenso (hablaremos de esto más tarde) a todos los que decidimos acercarnos a la calle Latassa. Debo decir por tanto que quien no acudió por reparos hacia el actual estado de forma del grupo o por volver a ver a una artista que ha visitado repetidas veces la ciudad se equivocó. Ni se echa tanto de menos una segunda guitarra (tal vez sea algo más notable en algún tema concreto como “Handgrenade Heart”, pero son momentos muy puntuales), ni la banda es una de esas viejas glorias que a duras penas saben defender en directo su herencia musical.

Así, The Zeros se dedicaron a desgranar en unos 57 minutos de concierto su temas más conocidos (además del mencionado “Handgrenade Heart” sonaron por ejemplo los imprescindibles “Don’t Push Me Around”, “Beat Your Heart Out” -canción que tuvieron que comenzar dos veces por un error de Victor Penalosa-, “Wimp”, “Going Nowhere Fast” o “Wild Weekend”), junto con alguna canción de Javier Escovedo como “Downtown” o el sentido homenaje a Johnny Thunders en el que se convirtió la fantástica versión del clásico “Chatterbox” de New York Dolls. Un concierto que fue de menos a más -básicamente por la concentración de clasicazos impepinables en la recta final, no por falta de entrega- y que nos dejó con cierto sabor agridulce cuando tras el último tema la banda no volvió a subir al escenario a ofrecer alguna propinilla en forma de bis. Pero siendo justos con el grupo, tampoco es que les quedara mucho por ofrecer. Yo desde luego me doy por más que satisfecho. Ya conocemos el dicho: “lo bueno si breve…”.

Fotos: Vicente Cabello Herrero

Comentarios

Comentarios