Deacon Blue – Madrid (La Riviera 4-3-2019)

Deacon Blue – Madrid (La Riviera 4-3-2019)
4.5 (90.91%) 22 votes

Tras una larga ausencia en la piel de toro, esta segunda juventud que acontece a los de las tierras altas parece que ha acrecentado su interés por nuestras tierras, ya que en poco más de un año han protagonizado dos giras, la primera de ellas saldada con las entradas agotadas en la mayor parte de las fechas.

Quizás por ello Deacon Blue se embarca en esta ocasión en salas de más aforo, para evitar que nadie se quede fuera de un evento que evoca los momentos estelares de su carrera, y que conmemora las tres décadas dedicados a la música que los de Rick Ross llevan en la mochila.

Variopinto pelaje entre los asistentes con el denominador común de haber superado ampliamente los cuarenta en su aplastante mayoría, dispuestos a reverdecer momentos pretéritos con esos melosos temas con los que la banda se hizo un hueco en los ahora muy de moda años ochenta, consiguieron hacer tres cuartos de entrada en La Riviera, cosa realmente encomiable para una tarde de lunes en la capital del reino.

No faltaron los temas bandera, solapados entre otros de la trayectoria de la banda, en el extenso concierto que nos ofrecieron en la velada, con una ambientación correcta y un sonido mejorable en el que las voces de la dupla Ross-McIntosh sonaron quizás demasiado por encima de sus compañeros.

Esto y la elección de algunas canciones dentro del listado, que por momentos lastró la dinámica del concierto hasta momentos cercanos al letargo, fueron lo que podemos incluir en el debe de los escoceses.

Poco importaba esto a los allí congregados, excepto a los que se arremolinaban en torno a las barras tratando afanados de que sus conversaciones se oyeran por encima de la música, ya que el público había acudido a una sesión de regresión colectiva que se consumó desde el momento en el que Deacon Blue saltaron a las tablas, y que alcanzó momentos de éxtasis cuando temas como «Real Gone Kid» o «Fergus Sings The Blues«, este último guardado con eficaz astucia junto otro peso pesado, «Dignity«, para los bises, sonaron en La Riviera.

Una nueva aparición casi por sorpresa para cerrar con la canción de Brenda Lee que el rey del rock hizo suya, «Always On My Mind«, dejó el depósito lleno a los que acudieron a la cita tras una sesión de soul blanco y pop elegante de una de las bandas que marcaron una época en esa batidora que fué la década de los ochenta, facturando canciones de una talla innegable, que conservan todavía su vigor después del inexorable paso del tiempo, lo cual es toda una hazaña, y hace grande a un grupo que por el caprichoso devenir del destino no alcanzó el olimpo definitivo en su momento, del cual quizás hubiéran sido merecedores.

Comentarios

Comentarios