Bazooka – ‘Zero Hits’ (Inner Ear 2019)

Punk, post punk, psicodelia o garage se mezclan en un álbum que atrapa nuestra atención de inicio a fin

Bazooka – ‘Zero Hits’ (Inner Ear 2019)
4.4 (88.42%) 38 votes

Resulta sorprendente pensar que probablemente conozcamos mejor la escena underground anglosajona que gran parte de su homóloga europea. No voy a descubrir yo ahora el neocolonialismo cultural y la sumisión del mundo del entretenimiento a la industria que produce contenidos en inglés (norteamericana principalmente, pero también británica).

Pero tal vez ya sea hora de denunciar que ni todo lo bueno en materia cultural procede del ámbito anglosajón (en este caso en cuanto a música se refiere), ni que todo lo que nos llega sea superior a lo que tenemos dentro de nuestras fronteras; o incluso en las de esa gran Europa que, más de seis décadas después de la creación de la CECA, sigue sin desarrollar un sentimiento de unidad y una cohesión interna.

De este modo, nos sigue resultando hasta cierto punto éxotico descubrir grupos como estos Bazooka que procedentes de la ciudad de Atenas hoy nos ocupan; extraño cuando vamos conociendo en los últimos tiempos que en un país como Grecia hay una efervescente escena musical underground, algo que nosotros en concreto tenemos que agradecer al diligente sello Inner Ear que se está encargando de editar a muchos de estos grupos y hacernos llegar puntualmente sus lanzamientos.

Este cuarteto formado por Xanthos Papanikolaou (voz, guitarra), John Voulgaris (batería, percusión), Vasilis Zelepis (guitarra) y Aris Rammos (bajo), nos presenta ahora este álbum de irónico título, «Zero Hits». Formados en 2008 en la ciudad de Volos (donde por cierto dice la mitología que vivían los centauros), la banda se mudó a Atenas ese mismo año por su mejor programación de conciertos en directo. Si hacéis algo de memoria, es la misma fecha en la que estalló la última crisis de alcance mundial de la que todavía estamos sufriendo las concesuencias, tanto allí en Grecia como en nuestro país; momento también propicio para que surgiera un nuevo movimiento musical subterráneo del que Bazooka forman parte junto a otros nombres como Acid Baby Jesus, Gay Anniversary, Komodina 3, The Callas (tal vez os suenen por el disco que lanzaron hace algún tiempo junto a Lee Ranaldo, ex Sonic Youth) y A Victim Of Society.

La banda debutó con el sello de culto Slovenly Records en 2013, etiqueta con la que lanzaron dos largos y algún que otro siete pulgadas. En 2016 lanzaron su primer EP con Inner Ear, «Zougla», término griego que significa jungla y que ahora se ve continuado con este «Zero Hits». Grabado en el Electric Highway Studio con el batería John Vulgaris como ingeniero de sonido y producido por la propia banda, este disco se compone de catorce cortes con una duración de unos cincuenta minutos totales que ya están siendo calificados como su mejor lanzamiento hasta el momento.

Y es que la banda va marcando cierto viraje desde su anterior largo «Ahristi Genia» («Generación inútil»), donde unas sinceras letras en griego eran las protagonistas, el paso intermedio que supone ahora «Zougla», donde ya se mostraba un cierto interés por la experimentación, hasta llegar a «Zero Hits», un disco que tal vez podríamos calificar como de punk en un sentido amplio, pero al que esa etiqueta se le queda corta incluso en una primera escucha.

Se trata de una obra que desprende urgencia en todos sus surcos, ya sea en los momentos más cercanos al garage, los que parecen imbuidos de cierto espíritu y oscuridad post punk o en los coqueteos con la psicodelia sixties, detalles todos ellos presentes aquí y allá durante toda la duración del álbum. Un álbum que resulta intenso y que mantiene en tensión al oyente de principio a fin, como la visión de un tren a punto de descarrilar que absorve toda nuestra atención. Y esto a pesar de que todas las letras están en griego (nota: la banda ha incluido las traducciones al inglés en el libreto). Y tal vez ese sea el mayor escollo, la particular sonoridad del idioma griego, sobre todo acostumbrados como estamos al inglés, pero como suele decirse la música es un lenguaje universal y no debiera resultar mayor problema.

Comentarios

Comentarios