Spiritual Front – Madrid (Wurlitzer Ballroom 22-2-2019)

Felicidad entre la negrura

Spiritual Front – Madrid (Wurlitzer Ballroom 22-2-2019)
5 (99%) 20 votes

Una larga espera tuvieron que soportar los que la pasada noche del viernes se arremolinaron en la mítica sala Wurlitzer Ballroom para ver a una de las bandas de culto de la escena darkfolk decadente del imperio romano.

Con la sala a reventar y la impaciencia de los allí congregados a punto de la sublevación, hacían aparición sobre las tablas Spiritual Front.

El ahora cuarteto, fiel a su estética espartana para la escenografía, nos deleitó, como tienen costumbre, con un clásico de la filmografía mundial en blanco y negro. En esta ocasión una obra de su compatriota el genial Pasolini, Mamma Roma”, fue la ambientación que Spiritual Front eligieron para la ocasión, amén de unas guirnaldas de bombillas sobre los soportes de micro y la batería, aderezados esporádicamente y muy de cuando en vez por unos fogonazos de esos míticos focos que la Wurlitzer atesora en su techo.

Una vez en escena, todo ello se vio disipado al comenzar la primera parte del concierto, dedicada a repasar, de una manera bastante académica, grandes éxitos de The Smiths, así como algún otro hit de su vocalista, en el que Simone, con su camisa, peinado y gestos, pareciera haberse transmutado esa noche.

Uno a uno, ante el alborozo de los allí congregados y algún que otro estallido hormonal por parte de las más acaloradas por la presencia del muchacho, fueron cayendo temas de los de Manchester.

Tras aproximadamente una hora, y tras una breve escapada al camerino, los de la ciudad de Rómulo y Remo volvieron a la carga para esta vez ofrecernos temas de su cosecha propia, entre los cuales la balanza se inclinó hacia lo que hasta el momento es su más recientemente publicado trabajo discográfico, “Amour Braque“.

Con ese dark folk decadente, con ramalazos pop y una tremenda deuda de las bandas sonoras de la época dorada del gran cine italiano, que recrean en esas bases programadas con arreglos de cuerdas que ejercen de colchón sonoro durante la ejecución de las composiciones de Spiritual Front, sus lánguidos medios tiempos nos llevan al recuerdo de ambientes creados por Cave o Bargeld, pero desprovisto de la fiereza de aquellos.

Ante un más que rendido y entregado público, la noche se alargó hasta casi el infinito, con un par de idas y vueltas al camerino, hasta que pusieron definitivamente fin a la liturgia recurriendo de nuevo a un tema del imaginario de los Smiths, visiblemente emocionados por la respuesta del respetable, con lo que probablemente los tengamos de vuelta en cuanto tengan oportunidad de hacerlo.

Caras de felicidad entre la negrura del vestuario, muchas camisetas del puesto de venta, y unas cuantas fotos con la banda para poblar las redes sociales son quizás el resumen de esta noche oscura del alma.

 

Comentarios

Comentarios