Blowfuse – ‘Daily Ritual’ (HFMN etc. 2019)

El tercer trabajo de los catalanes constituye sin duda un hito en su carrera

Hoy viernes 8 de febrero es una fecha marcada en el calendario de los catalanes Blowfuse. Y es que los de Barcelona editan hoy «Daily Ritual», su tercer largo.

Un trabajo este que probablemente es uno de los más esperados de este principio de año por la parroquia punk rocker no solo nacional, sino también fuera de nuestras fronteras: además de HFMN, coeditan el álbum otros siete sellos internacionales (Long Branch Records -Alemania-, Morning Wood Records -Holanda-, Infected Records -Portugal-, Papel and Plastick -Estados Unidos-, Disconnect Disconnect -Reino Unido-, Epidemic -Italia- y Melodic Punk Style -Polonia-).

Y es que Blowfuse han sabido hacerse con un buen número de seguidores gracias a sus constantes incursiones por todo el territorio nacional y también por el resto del continente o incluso Japón. Algo que cualquiera que les haya visto alguna vez sobre unas tablas entenderá a la perfección.

Para estas once nuevas canciones, que fueron registradas entre febrero y mayo del pasado 2018, la banda ha contado con la producción de Arnold Lanni (Simple Plan, King’s X) y las mezclas del reputado Nick DiDia (en su curriculum figuran nombres como Bruce Springsteen, Danzig, Incubus, Mastodon, Neil Young, Pearl Jam, Rage Against the Machine o Stone Temple Pilots entre otras decenas de clientes).

Y la verdad es que tanto la banda como los técnicos involucrados han hecho un buen trabajo. El sonido aquí no puede ser calificado de menos que perfecto (aunque yo personalmente me inclino más por las producciones un poco menos pulcras) y el grupo ha reunido una notable colección de canciones que nos muestran todas las vertientes del Blowfuse.

Con una base de punk rock, pop punk y aquello que se dio en llamar hardcore melódico, Blowfuse no se limitan a un único registro, sino que también saben construir algunos cortes en una onda que podríamos relacionar con el rock independiente e incluso con ciertas influencias del mainstream rockero de los años 90. Se me ocurre como ejemplo de variedad un tema como «Sunny Daze», corte dotado de una melodía que se incrusta en tu cerebro para no abandonarlo con facilidad.

Precisamente melodía a paladas es lo que podemos encontrar en este disco; pero melodía que no deja de lado a la potencia y contundencia, sino que ambas se dan la mano en perfecto matrimonio.

Constituye pues este nuevo trabajo de Blowfuse un sólido hito en su carrera. Un hito además que no se cimenta en un sonido monolítico y plano, sino que como decimos sabe jugar con maestría con todas las influencias que el grupo atesora para transformarlas en una obra variada pero sin llegar a ser esquizofrénica, inspirada y sobre todo muy divertida y disfrutable. Porque al fin y al cabo de eso se trata, ¿o no?

Comentarios

Comentarios