The Kleejoss Band nos presentan «El Secreto»

«Girar con The Sheepdogs nos dio la oportunidad de aprender de una banda pro»

Apenas una semana después de la publicación de “El Secreto”, quinto disco de estudio de la banda zaragozana The Kleejoss Band, hemos mantenido una amistosa charla con uno de los miembros fundadores del grupo, Luis Kleiser.

Platicando sobre lo divino y lo humano, sobre su pasada gira con The Sheepdogs y las implicaciones de ser una banda profesional en gira internacional, sobre sus sensaciones ante la respuesta de sus fans, sobre parte de las letras del disco, el proceso de grabación del mismo con Röver, el por qué de esa escapada a Cantabria, el encaje de los nuevos miembros y algún que otro chascarrillo, llegamos a la conclusion de que los Kleejoss son una banda con las cosas meridianamente claras y los pies bien anclados en el suelo.

Estas fueron nuestras preguntas y esas las respuestas de Kleiser:

– Antes de la grabación de este nuevo disco, estuvisteis girando con los canadienses The Sheepdogs. Entendemos que la gira fue sobre ruedas, pero ¿cómo fue la relación con los que son unos de vuestros ídolos musicales reconocidos?

– La relación fue muy buena; tuvimos algunos buenos momentos con ellos pero hay que entender el contexto. Un grupo como Sheepdogs que se pasa meses de gira no está con el modo Fiesta On. Están trabajando y así se lo toman. Descansan todo lo que pueden, aparecen a la prueba de sonido, vuelven a hotel, tocan, atienden a sus fans y a la cama. Quizá para bandas más pequeñas una gira es un acontecimiento excepcional, pero para Sheepdogs es un día en la oficina y no pueden permitirse estar destrozados al día siguiente. Hablábamos bastante después de los shows, hicimos buenas risas con Jimmy y con Luke, el batería sustituto. Con Ewan las conversaciones eran más serias, sobre aspectos culturales del país, cacharros para tocar o sobre cómo nos lo montamos las bandas aquí. Pudimos ver de primera mano cómo se comporta una banda pro de gira; así que tomamos nota y tratamos de aplicar lo aprendido.

«Lo vivimos todo
con calma y
sin flipar demasiado»

– Sin duda, además de una gran experiencia suponía una gran oportunidad para daros más a conocer, pero lo cierto es que cada día que pasa, crece el número de fans y aficionados al rock que arrastráis en los conciertos. Supongo que eso es reconfortante, complace y se lleva muy bien como músicos ¿cómo lo estáis viviendo en The Kleejoss Band?

– Con calma y sin flipar demasiado. Todo en The Kleejoss Band es de un tamaño minúsculo y creer que eres más importante de lo que dicen los números es engañarse a uno mismo. ¿Reconforta? Mucho; ver que cada vez que repites en un sitio hay más gente que la vez anterior y que cada nuevo trabajo supera en ventas al previo es alentador. Indica que algo estás haciendo bien pero somos muy conscientes de que todavía nos falta mucho por hacer, muchas ciudades por visitar y aún hay mucha gente que tiene que descubrirnos. Lo de siempre amigo; carrera de fondo y no mirar atrás. Seguimos en ese camino.

– Pues desde fuera se os ve genial, pero centrémonos algo en la nueva publicación. Habéis ido a grabar a Cantabria, a los estudios Guitar Town Recordings de Hendrik Röver, de Los Deltonos ¿Qué os llevó hasta allí, más allá de la oportunidad de grabar con un ínclito del rock patrio, y qué diferencias fundamentales habéis percibido respecto de anteriores ocasiones en estudio?

– Fuimos allí por casualidad. No teníamos previsto grabar tan pronto ni allí, pero Hendrik vino a vernos a un bolo en Castro Urdiales y nos invitó a probar un fin de semana en su estudio, grabando “a su manera”. Aceptamos, pero una vez habíamos dicho que sí pensamos ¿y si en lugar de grabar un par de temas nos ponemos a hacer un disco? Total, vale lo mismo editar un CD con un par de temas que con un trabajo completo. Nos pusimos a currar y salió «El Secreto». No sabíamos si seríamos capaces de hacerlo, eso de grabar en directo es una cosa que en estos tiempos de perfección digital a los que se ha acostumbrado a la gente acojona. Pero no teníamos mucho que perder a parte de cuatro días y unos cientos de euros. La cosa salió  de maravilla, así que la apuesta fue acertada. A fin de cuentas, si un tipo con el bagaje de Hendrik te dice “ven”, te toca hacerle caso, ¿no?

«The Kleejoss Band es también
un pequeño secreto que se
va contando de fan a fan»

– Sí, supongo la invitación se torna en “orden” y compromiso obligado en algún momento. Rechazarlo o posponerlo, a la vista del resultado final, hubiese sido un desacierto.

Aun con todo lo dicho, y viendo lo discretos que habéis sido con todo lo que ha rodeado a la grabación de “El Secreto”, es posible que la respuesta sea muy obvia, pero la siguiente pregunta, además de tópica y simplona, es obligada: ¿de dónde viene ese título?

– Ya ves cómo surgió el proyecto. Era una sorpresa para nosotros mismos y nos gustaba la idea de que también lo fuera para la gente en lugar de estar meses dando la tabarra con eso de “nuevo disco pronto”, “componiendo en el local” y bien de fotos en el estudio. Ya sabes que H. tiene como lema eso de “el rock americano es posible en castellano”; lo valoramos pero sólo nos atrevimos con el título… un pequeño homenaje. Así que el título viene un poco por ahí, por eso de gestar algo sin que nadie sepa nada. También tiene que ver con la idea de que The Kleejoss Band es también un pequeño secreto que se va contando de fan a fan y con las letras de los temas, que contienen pequeños secretos para sobrevivir y ser feliz. Si te compras el disco y ves el artwork, o ves el video de lanzamiento queríamos contar todo el proceso y compartirlo con nuestros seguidores. Que tuvieran la sensación de asomarse a las sesiones de grabación, queríamos compartir esos pequeños secretos de la gestación de un disco que a todo fan le gustaría saber de su banda favorita. En “Hush-Hush” decimos eso de “share it only with someone you trust” y así sentimos la banda, como un secreto que se va contando entre seguidores. En fin; era un título que encierra bien la esencia de la banda y del proyecto en este momento.

«Quedamos super contentos con
la grabación y sabíamos que
repetiríamos; de ahí lo de Vol.1″

– Viendo tu respuesta, me siento menos culpable por ciertos aspecto que comenté en la reseña de vuestro nuevo disco (risas…). Para el resto de sensaciones esperaré a la edición vinilo.

¿Y la coletilla “vol.1”? ¿Acaso hay prevista en breve una segunda entrega de “El Secreto”? ¿Tenéis material preparado para ello?

– Cuando acabamos la grabación, ya en el coche de vuelta, estábamos pensando en cuándo sería la siguiente. Quedamos super contentos y sabíamos que repetiríamos. Poner eso de Vol I era una manera de avisar que pensamos volver allí. Es un sitio especial y el ambiente de trabajo que se genera también lo es. Queremos volver a vivirlo, sobre todo porque cuando entras no sabes lo que va a salir y eso es una sensación de vértigo maravillosa. ¿Material nuevo? Oh yeah…la cosa se está cocinando, eso sí, esta vez a fuego lento.

Nos dejas con los dientes largos, pues…

A priori, viendo la acogida y las buenas sensaciones que suscitáis allí donde tocáis y con un nuevo disco en la calle, el 2019 se os presenta como un año prometedor ¿Cuáles son vuestras perspectivas para este nuevo año?

Tocar y tocar. Visitar tantas ciudades como nos sea posible y hacer un poco de caja para encarar el nuevo proyecto. Si hay parones, componer. Lo de siempre, vamos. Currar en música que es lo que nos gusta.

– Ahora un chascarrillo: he oído en los mentideros que no soportas los modelos de guitarra Stratocaster ni a los guitarristas que las utilizan. En RockandrollArmy.com, siendo muchos de nosotros fans de artistas míticos como Rory Gallagher o SRV no entendemos la segunda parte de tu premisa, así que exigimos una explicación. Puedes no ser breve.

(Risas…) Hay algo de verdad en eso; por lo general no soporto el sonido strato. Me fijo mucho en cómo suenan las cosas y si no me mola cómo suena me aparto de esa música. Rory y SVR son grandísimos guitarristas, auténticas leyendas, pero es verdad que no me gusta ese sonido así que los escucho más bien poco porque en cuanto escucho un par de licks el sonido me chirría. Que le vamos a hacer, tengo pésimo gusto. De todas formas hay guitarristas famosos de strato cuyo sonido me gusta mucho menos que esos dos que has mencionado. Me ahorro los nombres para no hacer más amigos.

Quizá mi aversión por las stratos tiene que ver con eso de que se convirtiera en la guitarra favorita de todo buen orquestero o con eso de que “es la guitarra más versátil”… a mí me resulta una guitarra aburrida y un sonido que no me engancha. No pesa nada, es demasiado cómoda y a mí me gusta sufrir un poco con el instrumento. Tengo ese punto masoca, por eso me pongo cuerdas bien gordas y me molan esas guitarras que pesan mucho y que no tienen rebaje para el codo o a barriga aunque cada vez me haga más falta. De todas maneras tampoco soy un talibán del asunto. Que sepáis que en algunas grabaciones de The Kleejoss Band se han usado stratos, alguna vez ¡incluso tocadas por mí mismo! Si la canción pide ese sonido…lo pide. Y también diré en mi defensa que hay guitarristas con strato que me flipa cómo tocan y cómo les suena, como Jimmy Hendrix (lo más grande), Bob Mould, John Frusciante; Pete Townshend; Mike McCready, Ronnie Wood… ¿a que me compro una?…

«A veces ser “odiado” significa que te
mantuviste firme y que no cediste
ante la opinión de alguien»

– (Risas…) Pues yo tengo una que seguro te iba a gustar. Ya hablaremos del negocio…

En el nuevo álbum hay temas de temática muy clara y fácilmente interpretables, como el que dedicas a tus hijas y sus miedos, “Monsters In The Closet”, pero mi curiosidad   –esto también es un chascarrillo- ronda sobre a quién va dirigido el mensaje de “Keep On Hating Me” que, dicho sea de paso, es mi tema preferido de todo el disco.

– No va dirigido a nadie en concreto, no creo ser tan importante como para que nadie me odie. Simplemente lo escribí tras un mal día de curro en el que caí en la cuenta de que todo el mundo es un hijo de mala madre en la historia de alguien, y sin embargo todos nos vemos como buenas personas que actúan bien. ¿Vas a cambiar por eso? ¿Vas a esforzare por caerle bien a todo el mundo? A veces ser “odiado” por alguien significa que te mantuviste firme y que no cediste ante lo que considerabas una equivocación, que tu personalidad y tus convicciones estuvieron por encima de la opinión de alguien. Eso te generó problemas, ¿y? Si te empeñas en no caerle mal a nadie puedes acabar como Woody Allen en Zelig, cambiando de disfraz según quien te acompaña en cada ocasión y cediendo constantemente. También me molesta esa gente que te culpa de sus errores y que no asume sus responsabilidades en las decisiones que toma en su vida. Hasta Dave Grohl tiene detractores y ¡mira que se esfuerza por ser el tío más majo del Rock and Roll! Y oye, después de la pregunta anterior, ¿no entiendes un poco mejor lo de “Keep On Hating Me”? Con esa ¡he ganado unos cuantos nuevos  amigos!

– (Risas…) Soy duro de mollera, pero algo he entendido, sí. He de decir que yo también conozco esa sensación y que tampoco soporto a la gente que no asume sus errores y reparte las culpas a diestro y siniestro.

De cualquier forma, y después de unos cuantos meses de rodaje y con un nuevo disco bajo el brazo que presentar, supongo que ya se puede hacer una valoración sobre las nuevas incorporaciones en The Kleejoss Band ¿Qué crees que han aportado Andrés y Nacho a las rutinas de la banda tanto en directo como en estudio?

Son muy pro. Te dan tranquilidad en que todo está trabajado y va a salir bien. Tocan de maravilla y creen 100% en el proyecto. Eran ya buenos fans de la banda antes de entrar y eso ayuda mucho. Además saben mil veces más de armonía y de música que yo. Cada vez que se ponen a hablar entre ellos de arreglos me quedo mirándolos como un niño de primaria en una clase de física cuántica. Son tan buenos que con ellos hemos sido capaces de escribir y montar un disco en poco más de 10 ensayos. ¿Qué más se puede pedir?

Probablemente, poco la verdad. Un placer.

Foto: Jaime Oriz

Comentarios

Comentarios