Prins Obi and the Dream Warriors – ‘Prins Obi and The Dream Warriors’ (Inner Ear 2018)

Glam rock, pop ácido, psicodelia y garage se dan la mano en este sorprendente álbum

Prins Obi and the Dream Warriors – ‘Prins Obi and The Dream Warriors’ (Inner Ear 2018)
5 (100%) 2 votes

El interesante sello griego Inner Ear Records, sin duda una discográfica a tener en cuenta por los melómanos más inquietos, nos sigue haciendo llegar sus lanzamientos con este homónimo de Prins Obi and The Dream Warriors.

Detrás de esta especie de super grupo de la escena ateniense se encuentra Georgios Dimakis, miembro de Baby Guru además farmaceútico, que bajo este pseudónimo de Prins Obi y en solitario ya había publicado en diciembre de 2013 el EP digital “Love Songs for Instant Success”, “Notions” en noviembre de 2014 y más recientemente su continuación “The Age of Tourlou”.

Ahora acompañado de The Dream Warriors, grupo en el que participan compañeros suyos en Baby Guru además de músicos de otras formaciones atenienses como The Voyage Limpid Sound, Chickn, Montero band o A Victim of Society, lanza este álbum de título homónimo y resultados expansivos.

Registrado en el estudio Diskex la pasada primavera y con producción a cargo del propio Dimakis junto a Sergios Voudris, las once canciones de “Prins Obi and The Dream Warriors”, cuya composición recae casi exclusivamente en el músico tras el pseudónimo de Prins Obi, mezclan inglés y griego (en este último idioma se han incluido dos temas y parte de un tercero), lo que ya de por sí resulta intrigante al oyente.

No es lo único que se mezcla en esta casi media docena de cortes, ya que la dirección musical es bastante amplia: glam rock vía T-Rex, pop ácido, psicodelia, algo de garage, algún solo a lo Ron Asheton y coros grandilocuentes, todo ello introducido en una coctelera que acaba resultando en un bebedizo que, por alguna razón, no solo no acaba chirriando sino que funciona a la perfección y resulta excitantemente adictivo.

Creo que no os quedará mucha duda: recomiendo encarecidamente la escucha de “Prins Obi and The Dream Warriors”, aunque mejor que no lo hagáis si sois oyentes timoratos.

Comentarios

Comentarios