Supersuckers – Zaragoza (Sala López 30-11-2018)

Los malos no son tan malos...

Supersuckers – Zaragoza (Sala López 30-11-2018)
4.5 (90%) 2 votes

Mucho ha llovido desde que Supersuckers actuaran por primera vez en Zaragoza y el parecido entre aquella y esta banda es bastante lejano. En primer lugar por la composición de la formación, funcionando en modo trío desde hace algún tiempo y con Eddie Spaghetti como único miembro inmutable del combo. Pero también por la evolución del grupo, cada vez más enfocado hacia el rock and roll de corte digamos más clásico que al sonido más punk de sus comienzos.

Y tampoco es que esté yo descubriendo nada a esta alturas, pero como al parecer por los mentideros de internet se ha venido diciendo estos días que la banda no estaba en muy buena forma me parecía sensato recalcarlo. En cualquier caso ni los buenos son tan buenos ni los malos tan malos, así que tampoco hay que hacer mucho caso de los haters y trolls semiprofesionales que se creen que tienen algo que decir.

Sí que es cierto que Supersuckers tienen fama de ofrecer conciertos correctos y poco más, pero que hayan estado celebrando el aniversario de “The Evil Powers of Rock ‘n’ Roll” tocando íntegramente su LP más conocido debería haber bastado para que todo buen aficionado se acercara a verlos en alguna de múltiples fechas que tenían los de Tucson.

Al filo de las 22:15 de la noche comenzaría a sonar “Eruption” de Van Halen por los altavoces de la López, poniendo en alerta a los presentes porque la autodenominada “banda más grande de Rock ‘n’ Roll del mundo” estaba a punto de tomar el escenario. Con un sonido poco definido y la voz un poco baja, el trío comenzaría desgranando parte de su nuevo disco, “Suck It”, incluyendo el single “History Of Rock n’ Roll”, ese tema donde homenajean a bandas, compañeros de generación y de paso a ellos mismos.

Pronto atacarían las canciones del mencionado “The Evil Powers of Rock ‘n’ Roll” en el mismo orden que en el álbum, lo que le quita algo de sorpresa al asunto, pero ese es un detalle muy poco importante cuando suenan canciones como “Dead Meat”, “Cool Manchu”, “Gone Gamblin'” o “Santa Rita High” y además uno descubre que la guitarra de Metal Marty se las apaña bastante bien para reproducir canciones escritas originalmente para dos instrumentos de seis cuerdas.

Pasaría cerca de una hora hasta que sonaran las últimas notas de “Hot Like the Sun”, último tema del disco del que se celebraba el aniversario y con ellas la banda se retiraría del escenario momentáneamente (ya se sabe, el paripé de los bises). Volverían a él para regalar a la audiencia otras cuatro canciones: “Good Luck”, “Pretty Fucked Up”, su revisión del “Cowboy Song” de Thin Lizzy y “Born With A Tail”, lo que convertiría a estos encores en algo así como una mini revisión rápida de toda su carrera. Con el reloj acercándose peligrosamente a las 23:30 y “Running With the Devil” saliendo por los altavoces, Supersuckers abandonarían definitivamente el escenario, dejando al público asistente más que contento a tenor de las caras de felicidad que se podían ver una vez que acabó el concierto.

Sí, tal vez Supersuckers no sean la mejor banda en directo del mundo -tampoco la peor, que quede claro-, pero pocas objeciones se le puede poner a un concierto en el que se cumplió una máxima que debería ser obligatoria: el público se lo pasó en grande. ¿Podía haber sonado mejor? Sin duda, pero lo dicho, no hagáis mucho caso de lo que leáis por ahí porque los malos no suelen ser tan malos.

Fotos: Vicente Cabello Herrero

Comentarios

Comentarios