The Sheepdogs + The Kleejoss Band – Zaragoza (Sala López 23-11-2018)

The Sheepdogs + The Kleejoss Band – Zaragoza (Sala López 23-11-2018)
3.7 (74.17%) 24 votes

Cuatro fechas en nuestro país tenían esta pasada semana los canadienses The Sheepdogs en lo que era su primera visita por salas tras su doble paso por el Azkena Rock Festival vitoriano de este mismo 2018. Cuatro conciertos los del quinteto de Saskatchewan en los que iban a contar con los zaragozanos The Kleejoss Band como banda de apertura. Un doble cartel con dos bandas no muy similares estilísticamente hablando, aunque con más puntos en común de los que a priori afloran a la superficie. O al menos eso es lo que me parece a mí.

Y precisamente en Rock and Roll Army íbamos a ser testigos del concierto de esta dupla en Zaragoza, con unos Kleejoss jugando en casa y gozando de un repertorio un poco más largo que en el resto de fechas gracias a ejercer de locales.

A eso de las 21:40 The Kleejoss Band tomaban posiciones en el escenario de la López con una asistencia todavía no demasiado numerosa, ejemplo de que la maldición de los teloneros persigue incluso jugando en casa siendo además una banda con ya una importante base de fans en la ciudad. La respuesta del respetable en los primeros compases del concierto tampoco es que fuera especialmente cálida, generándose incluso el proverbial espacio vacío entre escenario y primera línea de público que facilitó mucho el trabajo a nuestros compañeros fotógrafos en estos primeros momentos.

Arrancaron con “The Working of the Working Class Man” un repertorio en el que ya, con cuatro discos a sus espaldas, el grupo maño tiene donde elegir. A la nueva formación de la banda se le ve cada vez más engrasada, a pesar de que para mi gusto al sonido tal vez le faltaba un punto de volumen (algo que, probablemente, sea más un efecto causado por mi incipiente sordera). En cualquier caso The Kleejoss fueron a lo suyo enlazando con “Plasticland”, “Inception”, “I Didn’t See the Waterfall” y “Ode to the Naiads”, donde el público pareció despertar definitivamente regalando a la banda su mejor ovación hasta el momento. A partir de aquí ya una curva ascendente en la platea que continuó gracias a “Villa Modesta”, una incendiaria versión de “Down By the River” de Neil Young que Luis Kleiser dedicó a The Sheepdogs y que algunos no les habíamos visto tocar desde aquella presentación oficial de la banda en La Casa del Loco de hace unos años, para acabar con gran ovación con “Feather In My Cap”, canción que levantó algunas tímidas peticiones para que la banda volviera a tomar el escenario cuando la finalizaron a falta de 5 minutos para las 22:30, pero los horarios no lo permitían así que se quedaron con las ganas.

Media hora larga pasaría hasta que a las 23:00 horas exactas The Sheepdogs salieran al escenario de la sala de la ribera del Ebro. El lugar ya se había ido llenando durante la descarga de sus teloneros y para entonces presentaba una muy buena entrada, haciendo que casi por arte de magia desaparecieran los huecos en las primeras filas, apretara el calor y fuera cada vez más dificultoso transitar hacia las barras o el baño. Y es que, independientemente de la calidad del grupo, el haber pasado de manera destacada por el Azkena Rock Festival suele ser siempre un aliciente extra para muchos aficionados.

Con una imagen a medio camino entre el country outlaw y Buffalo Bill, los canadienses rememoran la esencia del rock sureño vía Allman Brothers con una pulcritud y una perfección que parece casi irreal. Y aunque parece ser que la banda no tuvo el mejor de sus días a nivel personal e interno, sobre el escenario de la López The Sheepdogs se mostraron como una unidad sin fisuras. Incluso Ewan Currie descargó parte de tensión colocándose en varios momentos en el borde del escenario en pose totalmente rock and roll.

Sea como fuere, ninguna posible negatividad se trasladó al escenario. Todo lo contrario, The Sheepdogs parecían atravesar un momento muy dulce, lo que era correspondido por el público que desde abajo jaleaba al quinteto ante tal muestra de impecable sonido y una ejecución que rozaba la perfección. Y ciertamente los “perros pastores”, tal y como presentó a la banda el bajista Ryan Gullen con su precaria pronunciación en castellano, no permitían salir de su asombro al sector del público que suele valorar también estas cosas. Porque pocas veces se puede presenciar a una banda sonar tan bien y de manera tan nítida (aunque algún pequeño falló también se coló en la fiesta, lo que demuestra que hasta el mejor escribano echa de vez en cuando algún borrón).

Momento para la retina (y para las cámaras de los smartphones) cuando Ewan cede la parte central del escenario a su hermano Shamus, que le presta sus teclados para coger un trombón, mientras que el guitarrista Jimmy Bowskill le saca brillo a las cuerdas de su pedal steel. Precedería el momento al triple ataque de guitarra entre los mencionados en la más pura tradición Lynyrd Skynyrd antes de finalizar la “parte regular” del concierto al filo de las 0:30 con “I Don’t Know”, abandonando el escenario envueltos en una despedida por parte del público con el consabido cántico de “oeoeoeoe”. La banda volvería todavía al escenario para regalarnos un “Ramblin’ Man” tal vez algo obvio, pero para nada decepcionante. No oí a nadie quejarse, vaya…

Set list The Sheepdogs – Zaragoza (Sala López 23-11-2018)

Who?
I’ve Got A Hole Where My Heart Should Be
Saturday Night
Bad Lieutenant
Cool Down / Kiss the Brass Ring
Southern Dreaming
Downtown
The Bailieboro Turnaround
Up In Canada
HMS Buffalo
I’m Gonna Be Myself
Take a Trip
Let It Roll
I Anin’t Cool
Help Us All
How Late How Long
Feeling Good
Nobody
I Don’t Know

Bis

Ramblin’ Man (Allman Brothers Band)

Comentarios

Comentarios