Uzzhuaïa – Zaragoza (Sala López 17-11-2018)

Este fin de semana, como la mayoría, a los amantes de la música en directo nos tocaba elegir entre varios eventos, en el caso de los indecisos. Pero este sábado, muchos lo habíamos marcado en rojo desde que se anunció la visita de Uzzhuaia a la ciudad del cierzo. Solo seis fechas para celebrar el décimo aniversario de su disco «Destino Perdición» y una de ellas era Zaragoza. Apuesta segura del grupo, ya que siempre han tenido muy buena acogida y son muchos los fans de la banda en la ciudad, que además, para la ocasión, contamos con la presencia de gente venida de otras localidades e incluso alguno que va a asistir a varios de los seis conciertos.
Sobre las diez de la noche empezaban a sonar los acordes de «Rain», tema de The Cult que utilizan como intro junto al tema de «Terminator». «Baja California» fue la encargada de abrir el concierto, cómo no una de las pertenecientes a «Destino Perdición». El concierto se centró en sus últimos cuatro discos, tomando más presencia el disco homenajeado con un total de ocho temas. No sonaron todos seguidos, fueron intercalando las canciones; así «Santos y Diablos» fue la segunda, y también se escucharon «La mala suerte de 13 veces» o «Fugitivos», que no habían tocado en su última gira.
«La otra mitad» fue uno de los momentos más emotivos dejando el grupo a Pau con su acústica y ayudado por el público en casi toda la canción. En la recta final del concierto, sonaron tres canciones contundentes: «13 veces por minuto», «Una historia que contar» y «Blanco y negro». Para el final guardaban la que no podía faltar, «Destino Perdición», en la que, otra vez, se vió que la comunión entre el grupo y la audiencia era perfecta.
Como era de esperar, la gente quería más y tras un breve descanso salieron al escenario para encender la traca final, no sin antes agradecer a los asistentes el apoyo, por estar esa noche en la Sala López y recordando lo mucho que les gusta Zaragoza por lo bien que se les ha tratado en sus visitas. «No quiero verte caer» fue el primer bis, seguido, para esta vez sí, terminar por todo lo alto con dos temas de «Destino…», «Desde septiembre» y «Nuestra revolución».
Lo que dejó claro el concierto fue primero la respuesta del público arropando desde el minuto uno al grupo, cantando y disfutando todo momento y a la banda que está en muy buena forma, sabiendo llevar el tempo del concierto, transmitiendo una buena química entre ellos que la contagian al público y haciendo un buen repaso de su discografía. Buen sonido, buen juego de luces y muy buena entrada para lo que suele ser esta ciudad y con una pregunta que todos que pudimos hablar con el grupo, ya que después del concierto tuvieron el detalle de saludar a todos de la sala: ¿es una vuelta para quedarse? Aunque el deseo de los seguidores está claro, eso solo lo saben ellos y el tiempo lo dirá.

Comentarios

Comentarios