Damien Jurado – Madrid (Teatro Calderón 22-10-2018)

Tras haber tenido que suspender su gira por la piel de toro el año pasado, Damien Jurado volvía a la geografía patria con una serie de conciertos que se fue agrandando a medida que se acercaban las fechas. Suponemos que las ganas de verlo en directo hicieron que varias ciudades se apuntaran al periplo del trovador por estos lares, dispuestas a acoger su música.

Jurado, que siempre ha sido un hombre tranquilo, tanto en sus composiciones como en su devenir vital, llegaba a la capital del reino tras haber hecho ya un par de incursiones, y la expectación se veía palpable en los alrededores del Teatro Calderón, espacio que el de la capital mundial del grunge se había encargado de llenar.

Antes de que saliera a escena, Nacho Casado, que a la sazón es el artista invitado de la gira de Damien Jurado por Iberia, presentaba sus temas ante el numeroso público que entraba aún con cuentagotas en la platea del teatro.

Su repertorio, basado en composiciones pop con letras acerca del amor y desamor, con momentos de inspiración carioca, hizo que por momentos temiéramos sufrir un ataque de glucosa, por lo melífluo de sus composiciones.

Agradecido a Jurado por haberle dado la oportunidad de abrir sus conciertos, se despidió de un público que mantuvo la compostura durante su actuación, pero que no logró conectar con las composiciones del ilicitano.

Tras él , y como ya esperábamos después de haber sabido de sus actuaciones los días anteriores, las dos sillas que se hallaban sobre el escenario del Teatro Calderón certificaban que a pesar de haber anunciado que en esta gira estaría acompañado de banda al completo, Jurado se marcó un «háztelo tu mismo» únicamente acompañado por Josh Gordon a la otra guitarra, que se comportó como un perfecto y resolutivo escudero.

Algún reproche llegó a nuestros oídos entre bambalinas antes de que Jurado saltara a escena por parte de varios espectadores, que se resignaron, como el resto de asistentes, a disfrutar del formato que Jurado había escogido.

Cierto es que Jurado es un cantautor atípico, poseedor de una voz magnética, y que arrastra tras de sí un buen puñado de seguidores motivados quizás por ese magnetismo a la hora de hacer e interpretar canciones, con lo cual la apuesta le ha salido redonda.

Sin demasiado esfuerzo, se metió a los allí congregados en el bolsillo a base de perfectas y sentidas ejecuciones de sus temas más emblemáticos, dejando espacio suficiente para dar protagonismo a lo que hasta el momento es su más reciente trabajo, «‘The Horizon Just Laughed«, publicado en la primavera de este año. También hubo momento místico y tremendamente emotivo cuando se levantó recordando a su amigo Richard Swift e interpretó uno de sus temas, «The Novelist«, visiblemente emocionado.

Y así iba transcurriendo el concierto, un concierto en el que Jurado se sentía progresivamente más suelto, y el grado de comunión con el público era más que evidente.

Tras cerrar el cuerpo principal del concierto, Jurado saldría de nuevo a encarar el final con un bis en el que tres temas mas pusieron el broche a la velada de la noche.

No podemos poner demasiados peros a la actuación de Damien Jurado de esa noche. Su música es particular, personal, sus temas son redondos,  tiene su público y parece que esa fórmula de melancolía e introspectividad consigue hacer diana en sus seguidores, pero no podemos dejar pasar por alto que en cierto modo, salvo algunos momentos, como durante en el panegírico a Swift, nos pareció que Jurado iba con el piloto automático puesto.

Tampoco miraremos hacia otro lado acerca de la decisión no comunicada por su parte de no actuar en formato de banda, a pesar de haber anunciado hasta la saciedad que eso era lo que nos íbamos a encontrar en sus conciertos.

Quizás la delgada línea que separa y define la grandeza de un artista esté difuminada en el entorno vital de Jurado y su respeto hacia los que asisten a sus conciertos. Esta por ver si le pasará factura en su próxima aparición por estos lares, a pesar de que todos los que salieron de su concierto parecían enormemente satisfechos de lo allí vivido, y eso, al final, es lo que cuenta, ¿no?

Nacho Casado

[amazon_link asins=’B07B91XGYX,B003E1QDDK,B001CTUHYM,B00000I14E,B00HL9MHPO,B00GTSVPEM,B01H2ROWPM,B019D79EDO,B00008AJQ6′ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’d2364e64-d68c-11e8-afd4-41867d0832f8′]

Comentarios

Comentarios