La canción del día: «Born to Cry» de Biters

Los estadounidenses Biters han anunciado este pasado fin de semana que se toman un «hiato indenido», como probablemente ya sabréis si es que os molestáis en leer nuestra sección de noticias (ver artículo aquí). Es una verdadera lástima, pero no es menos cierto que estas cosas pasan continuamente en el mundo del rock.

Recuerdo que conocí al grupo hace unos años gracias a su gira acompañando a Danko Jones por nuestro país. Lamentablemente no pude acudir a ninguno de aquellos conciertos, pero gracias a Youtube pude ver algunos de sus videos y me enamoré del grupo. Caí tan rendido a sus pies que incluso me atreví a entrevistar telefónicamente a Tuk, su vocalista, guitarrista y principal compositor. Tiempo después pude conocer al grupo en una gira posterior en la que también tuve el placer de saludar al mencionado Tuk, que ante mi sorpresa me dio un abrazo como si realmente se alegrara de verme e incluso llegó a regalarme una camiseta de la banda (la que tenían expuesta porque ya no quedaba ninguna otra de mi talla). Estas cosas no se pagan con dinero, creédme.

Posteriormente ficharon por Earache y de alguna manera el sello se las ingenió para que su repercusión -al menos dentro de nuestras fronteras- fuera cada vez menor. Así que les perdí algo la pista, pero siempre he seguido con cierta regularidad sus andanzas por las redes sociales y he comprado puntualmente sus lanzamientos. Unos lanzamientos que cada vez tenían menos chispa, bien es verdad, pero que al menos los mantenían vivos y girando.

Supongo que algo de esto que menciono (la poca repercusión) ha tenido que ver en este abandono. Pero el estado del rock and roll en el año 2018 es el que es, y aunque Biters tenían la actitud, la imagen e incluso las canciones (al menos en sus comienzos), esto no son matemáticas y las ecuaciones muchas veces no alcanzan la resolución lógica. Espero que al menos Tuk se saque de la manga un nuevo proyecto a la altura porque todo lo que ha hecho este tío me encanta (tal vez tengáis suerte y localicéis por internet algo de Poison Arrows, el germen de lo que se convertiría luego en Biters, o de su proyecto anterior, Heart Attacks). Yo por mi parte os dejo aquí con uno de mis temas favoritos de la banda, aunque os tengo que confesar que me ha costado bastante decidir cuál iba a ser el elegido. Rock on.

[amazon_link asins=’B01N13VN49,B00V5RQ3K8′ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’f1b78eda-d518-11e8-a966-198415e52a91′]

Comentarios

Comentarios