The Pineapple Thief – ‘Dissolution’ (KScope 2018)

Una obra conceptual en torno a la ruptura del tejido de la sociedad

The Pineapple Thief – ‘Dissolution’ (KScope 2018)
4.2 (83.48%) 23 votes

El pasado 31 de agosto llegaba a las tiendas el ducodécimo álbum de estudio de los británicos The Pieneapple Thief. Titulado “Dissolution”, es también el segundo trabajo que cuenta con los servicios de Gavin Harrison (King Crimson, Porcupine Tree) a la batería, tras “Your Wilderness”, el disco que el grupo que encabeza Bruce Soord lanzó justo dos años antes, en agosto de 2016.

Las nueve canciones que componen el disco se grabaron a distancia en varios estudios del Reino Unido (incluyendo Bourne Place de Gavin en Londres y los Soord estudios del compositor del combo, situados en Somerset), con los miembros de la banda trabajando independientemente e intercambiando ideas mediante mensajería instantánea. Todo quedó en casa, porque de las mezclas se encargaron los propios Soord y Harrison, mientras que la masterización corrió a cargo del teclista Steve Kitch. Mencionar también que el guitarrista David Torn participa como invitado en la canción “White Mist”.

Tras el muy exitoso disco anterior, Soord ha compuesto una obra cuya temática general gira en torno a “la notable ruptura del tejido de la sociedad”. Según ha explicado el propio Soord, la disolución a la que hace alusión el título es un problema grave: “Es un momento en el que se supone que estamos más unidos que nunca, pero nunca me he sentido tan apartado del mundo. Vivimos una revolución y ahora mismo no estoy seguro de que sea buena”.

Partiendo de esa premisa, Soord ha pergeñado tres cuartos de hora de música en la línea habitual. Su art-rock, rock experimental, prog o la etiqueta que a la crítica se le ocurra adjudicarle, sigue por lo tanto el mismo discurso que ya conocemos. Por lo tanto no hay sorpresas que nos sobresalten a lo largo de estos casi 44 minutos, algo que se agradece.

Estamos por lo tanto frente a un disco continuista, sin que esta palabra adquiera en este caso ningún tipo de connotación negativa. Un disco además que, a pesar de la forma en que se ha grabado, nos presenta a una banda con un sonido muy orgánico. Las atmósferas y los estribillos cuasi épicos siguen ahí, y por los resultados cualquiera diría que las sesiones se llevaron a cabo con toda la banda en la misma sala. Destacar un tema resulta difícil, pero apurando yo me quedaría con “Uncovering Your Tracks” o “All That You’ve Got”, colocadas estratégicamente en el ecuador del disco.

Comentarios

Comentarios