JIRM – Madrid (Wurlitzer Ballroom 5-7-2018)

JIRM – Madrid (Wurlitzer Ballroom 5-7-2018)
3.7 (74.55%) 22 votes

Después de la primera resaca festivalera, la capital del reino volvía al habitual estado de semi letargo en cuanto a programación en salas de pequeño y mediano aforo. Las grandes propuestas se abren paso en los albores vacacionales, y hay que buscar denodadamente entre la cada vez mas exigua oferta debido al cercano éxodo vacacional.

Con una buena parte de la parroquia entregada a las fiestas del Madrid rosa, nosotros nos adentramos en las profundidades de la mítica Wurlitzer Ballroom, en la que unos muchachos procedentes de la tierra de las rubias que hacían sudar a Alfredo Landa en los setenta nos iban a mostrar su particular visión musical. Nos estamos refiriendo a JIRM, que desde la capital de las catorce islas, se presentaban en su primera cita dentro de la gira que les llevaría por tres puntos de la geografía patria en este mes de julio.

Antes de que JIRM saltara al escenario, los encargados de abrir la velada fueron Krazark, grupo del foro, que en la hora aproximadamente que duró su concierto, nos ofrecieron una colección de temas de influencia stoner en los que se oían ecos de los tótems del estilo y que lograron conectar con los allí congregados.

Tras ellos, JIRM comenzaba su actuación. Su hard rock psicodélico, con momentos stoner, pasajes doom, filigranas blueseras y hasta algún devaneo melódico en las líneas vocales que incluso nos trajo a la memoria fugazmente a sus compatriotas Europe, se mostraba fresco en esos desarrollos largos hasta casi el delirio que caracterizan sus composiciones.

El sonido compacto, pero no pesado, y una sorprendente entrega de los miembros del grupo consiguió que por momentos la sala girara como un tiovivo con los empaques ácidos de los suecos.

Baste como dato decir que con ocho temas alcanzaron casi la hora y tres cuartos de concierto, la mayor parte de los cuales pertenecían a lo que hasta el momento es su más reciente trabajo discográfico, “Surge Ex Monumentis“, publicado en marzo de este mismo año.

A destacar el dominio de las atmósferas, de las intensidades, y de las repeticiones hipnóticas de algunas partes de sus temas, hasta alcanzar, como les hemos contado, momentos de clímax realmente lisérgicos por parte de los de Estocolmo, que ofrecieron un buen rato a los que esa noche se acercaron a la Wurlitzer Ballroom a por su cuota de psychrock.

Krazark
Krazark
Krazark
JIRM
JIRM
JIRM
JIRM
JIRM

Comentarios

Comentarios